Qué visitar en Bangalore en un día

bangalore-ninos

Niños jugando en un parque público de Bangalore

Bangalore se encuentra en constante evolución. Según mi compañero de vuelo en el avión que me llevaba de Chennai a Colombo en Sri Lanka, Bangalore hace un par o tres de décadas era una ciudad verde, un pulmón en el sur de la India donde los habitantes de Chennai iban a pasar su merecido descanso lejos de la ajetreada ciudad. Durante los últimos años, Bangalore ha sufrido grandes cambios, se han destruido y levantado nuevas edificaciones, algunas sorprentes y otras que dañan a la vista. La nueva línea de metro ocupa gran parte de la visual aérea de la ciudad y no hay una multinacional tecnológica que no tenga su espacio en la ciudad.

Toda esta evolución catapulta a Bangalore a llevar el timón de un país cuyo futuro está vinculado a los bajos salarios y a la revolución tecnológica de nuestros tiempos.

incienso-bangalore

El incienso de los templos impregnando las calles de Bangalore

En lineas generales, en un viaje a la India, las grandes metrópolis no son lo más destacable para visitar del país. Bangalore es posiblemente la ciudad que esté creciendo con más rapidez del mundo y eso se nota: la ciudad en estos momentos es incapaz de albergar a tanta variedad de gente y el tipo de turismo es más cercano al de los negocios que al mochilero que habitualmente tiende a escojer los destinos al norte del país.

Durante las dos visitas que he realizado a la ciudad (durante el 2008 y recientemente en mayo de 2014) siempre la he visto patas arriba y si uno se pasa más de cuatro días dando vueltas por ella puede acabar medio desquiciado.

Lee también:  Visita a Nimes

Lo mejor, o al menos los puntos más importantes de esta enorme, caótica y contradictoria ciudad, se pueden ver en un solo día.

bangalore-puente

Cruzando una de las extensas calles del centro de la ciudad

MG Road

Un buen punto para empezar el itinerario es alrededor de la MG Road (Mahatma Gandhi Road). Es muy posible que tu hotel se encuentre cerca de esta zona. Bangalore no tiene barrio de mochileros como otras ciudades en la India como Mumbai (Colaba) o Delhi (Paharganj) y quizás la MG road sería el punto más parecido gracias al elevado número de extranjeros por sus calles. Es una buena zona repleta de tiendas y buenos restaurantes. Ideal para haceros una idea de cómo viven los nuevos yupies tecnológicos salidos del cuerpo de Brahma en la Palo Alto de Asia. Esta zona nada tiene que ver con el imaginario que tenemos de la India; mega tiendas, edificios modernos y campos de golf.

bangalore-park

Gandhi Nagar

Otro punto de inicio para visitar Bangalore, dependiendo del lugar donde estéis alojados, son las calles que rodean las estaciones centrales de autobús y de tren. Esta zona se encuentra relativamente cerca de MG Road así que puede ser vuestro segundo punto en vuestro itinerario; un rickshaw os dejará en este enclave en apenas 15 minutos. La zona se llama Gandhi Nagar y se encuentra repleta de tiendas y mercados donde pasear -si las motos y la gente te lo permiten- y darse una idea del estrés cotidiano en el centro de Bangalore.

Ristra de rickshaws

Ristra de rickshaws

City Market

Con rickshaw o a pata -si llevas un buen mapa- acércate al City Market. Pasarás por el mercado de Janata y por una mezquita llamada Jami Mazjid. El mercado está dedicado a las flores y es una auténtica profusión de colores que, añadidos a los saris que pululan por el lugar, ofrecen un buen espectáculo visual.

libros-bangalore

Una tienda de libros de segunda mano en la calle

El Palacio de Verano y el Bull Temple

Seguimos hacia el sur pasando por el Palacio de Verano llamado Tipu. Lo vi únicamente desde fuera así que poco puedo hablar de él.

Lee también:  Qué ver en Doha en un día

Más hacia el sur -un rickshaw es conveniente y más por la empinada cuesta que se avecina- se encuentra el curioso Bull Temple. En un área tranquila de la ciudad se halla un templo con un enorme toro en su interior. Se trata de uno de los templos más antiguos de la ciudad. El toro mide 5 metros de altura y 6 de ancho. Tras visitar el templo volvemos nuestros pasos y descendemos hacia Gandhi Bazar. Sin duda, es un buen lugar para descansar y comer algo. Encontraréis un par de buen restaurantes en la calle Bugle Rock Road.

Lal Bagh Garden

Lal Bagh Garden

El Templo de la Fe

templo-bangaloreEl Templo de la Fe Shiv Mandir en Bangalore sorprenderá a muchos. Se trata de un curioso conjunto de enormes estatuas de dioses hindúes pintados en todos los colores posibles. Vamos, el arte cinematográfico de las pelis de Almodovar de los ochenta convertidas al más puro estilo de Bollywood. Encontrareís entre otras curiosas piezas una gigantesca estatua de Lord Shiva con el río Ganges fluyendo alrededor de su pelo. Una delicida.

Si queréis conocer más sobre el lugar podéis leeros el artículo de Avistu dedicado al Templo de la Fe en Bangalore.

Lal Bagh Garden

Para acabar el día, un paseo con los locales en el segundo jardín urbano más grande en India tras el de Calcuta. Se trata del Lal Bagh Garden; un enorme parque con lagos, un montón de locales paseando con una selección amplísima de árboles y plantas. Está muy bien cuidado cosa que sorprende en el corazón de la India. En su interior cobija la torre de Kempe Gowda desde donde podréis albirar unas fenomenales vistas de la ciudad.

Lee también:  Visita a Trieste en un día

Ideal si es vuestro último destino del día, así gozareis de un bonito atardecer lejos del caótico y estridente follón de Bangalore.

bangalore-lalita

Donde comer en Bangalore

El mejor restaurante calidad-precio que encontré en Bangalore fue el Lalita’s Paratha Point. Es uno de aquellos lugares que encuentras por sorpresa y por esa razón todavía lo recuerdas con más aprecio. No obstante, en cuanto a comida, es tan fácil salir con el estómago y el bolsillo satisfecho en cualquier rincón de India que el Lalita viene a ser una anécdota más de viaje.

El restaurante se encuentra en calle Dickenson, al norte de la famosa y céntrica Mahatma Ghandi Road. Es muy probable que tu hotel se encuentre por esta popular zona.

Lo encontré por casualidad y quedé gratamente sorprendido. Se trata de un restaurante especializado en gastronomía del Punjabi y tienen una extensa lista de platos cocinados al estilo tandori. Tienen platos no-vegetarianos así como una buena selección de vegetarianos. Curiosamente, en India, en lugar de preguntarte si eres vegetariano habitualmente te preguntan si eres no-vegetariano.

Por menos de siete u ocho euros puedes salir bien satisfecho del lugar probando un entrante, un plato principal y amenizarlo con algún roti o paratha hecho al tandori. Una auténtica delicia altamente recomendable.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
4 Comentarios
  1. Devjani 31 mayo 2014
  2. Quique 31 mayo 2014
  3. Devjani 1 junio 2014
  4. Lola 28 noviembre 2014

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *