Viajablog Banoa viajablog Prepara tu viaje Presupuesto de viaje Guías de viaje Travel Inspirers Ofertas de viaje

Visita a las Islas del Rosario


Tras pasar un par de días en la bella Cartagena de Indias, el hecho de haber visitado gran parte de la ciudad y el tórrido clima que nos abrasaba hasta el atardecer, nos hizo pensar en buscar alguna alternativa algo más refrescante. La elección de tomar el tour a las Islas del Rosario demostró ser un gran acierto.

Te ofrecen el tour tanto por el centro de la ciudad como en la zona del puerto turístico y los precios varían -entre 45.000 y 100.000 pesos colombiano- según lo que incluya el tour y el tipo de embarcación que escojáis. El nuestro nos salió por 60.000 pesos (unos 20 Euros al cambio de Mayo 2009) y nos incluía algo de fruta, agua y el almuerzo en una de las islas.

El archipiélago de las Islas del Rosario se encuentra a 46 kilómetros al suroeste de Cartagena y está formado por 43 islas, parte de las cuales están habitadas y algunas, incluso, sirven de segunda residencia a personalidades de la vida colombiana o sudamericana. Las aguas del mar esconden una flora y fauna única, que lo han llevado a conseguir el grado de Parque Nacional Natural con una gran cantidad de corales y más de 1.000 especies marinas.

Nos reunieron a las 8 de la mañana en el muelle turístico. El tema de organizar los botes y demás se llevó con la típica flema colombiana. Las cosas tranquilitas, y hasta las 9 no salimos de allí.

El día amaneció nublado, pero casi mejor, porque la temperatura era buena y en la barca habríamos estado expuestos al sol abrasador durante toda la excursión. Dejamos la bahía de Cartagena pasando junto a dos imponente fuertes de los tiempos coloniales que hacían imaginar los cañonazos que se debían endiñar, españoles e ingleses, holandeses, franceses y toda la tropa que saquearon y ocuparon Cartagena -lugar estratégico en el Caribe- per secula seculorum. La historia siempre me gustó muchísimo y contemplé absorto las construcciones intentando imaginar la vida que habrían albergado 500 años atrás.

Seguimos navegando hacia mar abierto y la lancha rápida comenzó a dar todo de sí. Rompíamos las aguas a gran velocidad y llegaron los típicos “uhhhh!!” y “ohhhhh!” -dependiendo de la nacionalidad de la persona- cuando el agua salpicaba al personal. Mientras, nuestro guía nos iba contando historietas sobre el parque nacional.

Tras casi 45 minutos en la barca, entramos a la zona del Parque Nacional y comenzamos a divisar pequeños islotes, algunos de los cuales estaban totalmente vacíos y otros albergaban desde pedazos de casas con ornamentos tropicales, hasta casitas bastante humildes que parecían propiedad de gente mucho más hippy.

El guía nos señaló la que había sido vivienda de retiro de Pablo Neruda por varios años – la casa parecía haber estado habitada hasta hacía muy poco- y la pedazo de casa que había pertenecido al difunto y famoso capo de la droga colombiano, Pablo Escobar. Era sin duda la más ostentosa de todas y contrastaba de manera flagrante con la pequeña casita en la que vivía una mujer catalana enamorada de la zona. La verdad es que el lugar es muy bonito, pero más bien como retiro temporal o jubilación. O ni siquiera éso, porque vería complicado organizar partiditas de dominó con los colegas estando tan lejos de todo.

Después nos llevaron a una de las islas de mayor tamaño, que alberga un acuario. Las personas que querían entrar a visitarlo debían abonar la entrada y tenían una hora para explorarlo. Los demás decidimos quedarnos en la barca y pagamos un extra para alquilar el equipo para hacer un poco de snorkelling.

Nos llevaron a una zona de corales y allí pasamos una horita viendo peces de mil colores y formas, corales, estrellas marinas, etc…etc… La verdad es que valió la pena y fue una de las mejores actividades de la jornada.

Tras esto nos llevaron a comer a una isla que poseía las infraestructuras justas: un pequeño restaurante para dar de comer a todos los turistas, y algunas sillas y sombrillas de alquiler para el personal en la playa. La comida, compuesta del típico plato combinado de arroz, ensaladas y un buen pescado frito, estaba incluida. Después nos dejaron tiempo libre y nos dedicamos a pasear por la orilla, alejándonos de la zona donde había mayor concentración de turistas.

Fue así como encontramos un sitio del que nos habría gustado disfrutar por más tiempo.

A unos 15 minutos caminando por la orilla había un camping con apenas infraestructura y casi vacío. Era el sitio ideal para haber pasado una noche alejados de todo y contemplando las estrellas en la isla mientras le bajábamos los humos a una buena cerveza. Jose y yo nos planteamos la opción de quedarnos esa noche y pedir que nos llevarán a Cartagena al día siguiente -hay servicio de taxis que te llevan de Cartagena a la isla directamente a un precio mucho más barato que los tours- pero estábamos sin dinero. Una pena, porque no teníamos días para volver.

Durante el paseo conocimos a un colombiano que vendía figuritas de piedra y nos contó que había pasado un par de años en una cárcel española. Cuando le preguntamos el porqué, nos comentó que era piloto de barcas a motor que pasaban inmigrantes de África a España. Al final le pillaron y, a los dos años, fue expatriado. La verdad es que el tío era cojonudo y no fue el único que conocimos que nos pudo contar su experiencia en las cárceles españolas. Todos ellos tenían una situación desesperada cuando se decidieron a hacer las cosas por las que después cumplían condena y nos parecieron muy buena gente.

En la playa se pasean muchas mujeres con un cubito de agua que empezarán a intentar masajearos para cobraros después el importe total de un masaje. Aunque son un poco demasiado insistentes, debéis poneros en su situación y ser pacientes e incluso acceder a daros el masaje. Muchas de ellas habitan en aldeas en el interior de la isla, se dan caminatas de horas para llegar a ese punto turístico y ésta es su única fuente de ingresos. La verdad es que yo reaccioné muy cortante al principio porque el guía nos puso sobreaviso, pero cuando una de ellas nos contó su historia personal, el tema es triste.

Lo que sí que es un timo es el tema de los que te dan a probar una ostra -o vieira o algo así- que llevan en cubos. Te dicen que es gratis, un souvenir, pero si la comes prepárate a pagar 10.000 pesos o incluso más por cada una. Es el timo más extendido hacia los turistas y siempre hay alguien que pica.

A eso de las 4 de la tarde y después de un buen bañito, nos convocaron a todos para ir volviendo hacia Cartagena. A las 5.30 llegábamos a puerto después de un día muy entretenido.

Sin duda recomendado para los que tengan algún tiempo de sobra en la ciudad.


Publicado por el Martes, 23 marzo, 2010
Etiquetas:
Categorías: Colombia, Sudamerica en seis meses

11 Comentarios sobre "Visita a las Islas del Rosario"
  1. Katy dice:

    Muchaas graaacias, esta fue la mejor informaciòn que encontrè, ahora mismo vengo preparando mi viaje a Cartagena, se q la pasaré super.

    Saludos de Perú

  2. David dice:

    Me alegro que te hayamos servido de ayuda Katy! Seguro te encantara esa zona!

  3. Diana dice:

    Gracias muy util estoy planeando mi viaje al caribe y fue muy complementario leerte.

  4. Alan dice:

    Hola David! Muy buenos tus posts. Que isla era aquella en la que te hubieras quedado acampando? Era Baru u otra? Y cuanto costo el buceo? Seguro vale la pena!
    Voy a estar llegando allí a principios de marzo.
    Saludos!

    • David dice:

      Hola Alan!

      Creo recordar que sí que fue la isla de Baru. Lo del buceo costó bastante poco (creo que alrededor de 10 dólares) pero puedes también llevarte tus propias gafas y tubo en la mochila y hacerlo por menos o gratis. Disfrutarás mucho de la excursión. ¡No olvides regatear el precio del tour! Hay muchísima oferta.

      Un saludo!

      • Alan dice:

        Hola David, gracias por la respuesta. Ahora me doy cuenta que cuando dices buceo de tubo te refieres a lo que yo llamo snorkeling jaja. Sigo leyendo tus posts para ir pensando el viaje…

        Saludos!

        • David dice:

          Jajaja..Tienes razón Alan. Cuando releía el texto ayer, después de casi 3 años, me dí cuenta de que esa expresión no estaba bien. De hecho, voy a cambiarlo para evitar confusiones como la tuya.

          Saludos!

      • Alan dice:

        Hola David,

        cada vez estoy mas entusiasmado con visitar el caribe colombiano y sobre todo con acampar en Baru algunas noches. Cualquier consejo que tengas sera muy bienvenido. A mi vuelta voy a procurar volver a escribir para contar mi experiencia!

        Saludos!

        • David dice:

          Genial! lo pasarás muy bien! Poco más puedo decirte a parte de lo escrito en los artículos pero no dudes en preguntar cualquier duda específica que tengas!. UN saludo

  5. Eliza dice:

    Hola. Estoy yendo a Cartagena en unas semanas y me interesa hacer este tour. Te acuerdas con que agencia lo hiciste?

    Sabes si es posible ir a las islas sin tour en lanchas publicas?

    Gracias!

footer Archivo enlaces Aventuras Escapadas mapa Gastronomía Videos Prensa presupuesto guias Prepara tu viaje viajes TI destacados editores contacta