Viaje a Senegal de una semana

Tras fumarme un cigarrilo a más de 5000 metros junto al Everest

Tras fumarme un cigarrilo a más de 5000 metros junto al Everest

En cuantas ocasiones, visitando algún lugar remoto del mundo, me he parado a disfrutar de un espectacular paisaje, observando mi alrededor, reflexionando. Para todo fumador esos momentos especiales vienen acompañados del inevitable cigarrillo. Es un momento de relax, una sensación irrefrenable de parar el tiempo y dedicarnos un homenaje en la intimidad. Relajado, acompañas el momento con el ágil movimiento de tus dedos para liarte un pitillo y lo enciendes mientras vuelves a posar tu vista al mundo que te rodea. Creo que no hay cigarrillo más adictivo que en momentos contemplativos de viaje como este que os cuento.

Pues bien, curiosidades de la vida, me han invitado a un viaje a Senegal de una semana para conocer cómo se produce el papel de liar de Smoking Deluxe 2.0 que tantas veces he usado en situaciones similares. El tan fotografiado árbol de la acacia, del que se extrae la goma natural, define buena parte de la naturaleza del país más al occidente del continente africano. Y ya me veo disfrutando de nuevos momentos contemplativos frente a las dunas del desierto donde tantos pilotos del Dakar han atravesado.

Playa de Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

Playa de Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

Precisamente iniciaremos el viaje en el lago Retba, también conocido por el lago Rosa, famoso por ser la última etapa del clásico rally París-Dakar. En este mágico lugar las dunas se extienden desde el lago hasta besar las aguas del Atlántico.

Durante el recorrido por Senegal también visitaremos la estación de Portudal, un microsistema repleto de una gran variedad de árboles y flora típicas de la naturaleza saheliana. Poblados como el de Ndangane, a la vera del río Saloum, Saly o Joal, un pequeño pueblo de pescadores, nos acercarán a la realidad del país y a sus gentes.

Lee también:  Qué ver en tu visita a Dakar

Durante los próximos días nos espera adrenalina, aventuras y la manga corta gracias al clima tropical de temperaturas elevadas y húmedas que disfruta Senegal durante casi todo el año.

Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

La ilusión siempre me recarga las pilas para ser multi-tareas así que mientras preparo la mochila, voy actualizando el post, cargo las baterías de la cámara y el móvil y me fumo un cigarrillo desde el balcón con la mente puesta en las dunas y las acacias del Senegal. Como siempre, ¡a la vuelta del viaje os cuento la experiencia!

Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

Dakar, imagen cedida por (c) Susana Busquets

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
Una respuesta
  1. Ricard Torres 17 febrero 2014

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *