Viaje a Marruecos: visita a Taroudant y llegada a Essaouira

Google +TwitterFacebook

Quinto día de ruta en coche por la Marruecos Bereber
Taliouine – Taroudant – Essaouira
428 km (aprox.)
5 horas aproximadas sin contadas las paradas
Ver jornada anteriores: Primer día (Marrakech – Ait Ben Hadu)
El valle del Draa y la puerta del desierto
Las dunas de Erg Chegaga
Del desierto a Taliouine

Poca cosa es un eufemismo para definir lo que puede hacerse en Taliouine cuando uno viaja en coche por Marruecos. Desayunamos en el primer bar que entramos en el pueblo tras levantarnos y reiniciamos la ruta en dirección en Taroudant donde nos esperaba una bella ciudad.

Los 120 kilómetros que separan ambas ciudades los cubrimos en una hora y media aproximadamente. Apenas encontramos una docena de coches a lo largo del trayecto.

azul-marruecos-casaA Taroudant se le llama la pequeña Marrakech habida cuenta de su bonito y auténtico zoco y las murallas de la kasbah que encierran el casco antiguo de la ciudad.

Taroudant fue la antigua capital del Souss y significa una buena alternativa para comprar regalos en su bullicioso zoco. Aunque alguno es duro de regatear, encontraréis muchos menos turistas que en Marrakech y la calidad parece mejor que la enésima repetición de artículos que existe en la gran ciudad con un buen repertorio de artículos decorativos, alfombras, joyas y demás souvenires para llevar a vuestros familiares de vuelta del viaje.

Taroudant se encuentra protegida por imponentes murallas de adobe. A través de ellas existe un agradable aunque largo paseo en las que podremos ir descubriendo las cinco grandes puertas de acceso a la ciudad. Tras las murallas se extienden jardines que ofrecen un bonito colorido.

Lee:
Ruta en coche por Marruecos: visita a Essaouria

Reserva tu viaje al mejor precio:

Tras la visita, seguimos carretera en dirección Essaouira. A lo largo del recorrido y a medida que nos aproximamos al Atlántico y abandonamos el Sahara, el verde poco a poco va creciendo sobre el árido terreno. Se nota la caricia del océano en una tierra que no llora la ausencia de agua porque parece tener el lagrimal seco.

ciudad-moto-taroudant

A medio camino nos sorprendió una escena insólita. Había visto anteriormente una postal con ocho cabras colgadas de un árbol buscando la última hoja verde de un árbol seco y moribundo. La calidad de la postal era mala y pensé que se trataba de una mala reproducción en photoshop que a modo de capas, iba enganchando cabras en cada una de las ramas del árbol. Antes de llegar a Agadir, no obstante, nos encontramos con la misma escena ante nuestros ojos. Las cabras iban saltando por el tronco del árbol y, ágiles, conseguían llegar a las ramas más alta buscando las hojas verdes que todavía eran capaces de producir oxígeno. Fue una escena insólita que se fue repitiendo por el camino que nos llevaba hasta Essaouira.

Las cabras de Marruecos saltan sorprendentemente a los árboles en busca de su alimento

Las cabras de Marruecos saltan sorprendentemente a los árboles en busca de su alimento. Imagen, Oliver Laumann

Atravesamos Agadir como una gacela perseguida por leones voraces y la dejamos atrás en apenas unos minutos.

Decidimos parar a comer en el pueblo de pescadores de Tamraght, ya frente al océano Altántico. Pensábamos encontrar un pueblo tranquilo y con buen pescado fresco. Lamentablemente no tuvimos mucha suerte con el pescado –refrito y duro- y el turismo se había afincado en Tamraght a modo de surfers, rastas y cumbas apijados. Nada personal contra ellos, pero sin duda, distaba mucho de la tranquilidad que andábamos buscando.

aceitunas-marruecos

Aceitunas en el mercado de Taroudant

Viaje a Marruecos: visita a Taroudant y llegada a Essaouira
5 (100%) 1 voto

Google + Twitter Facebook
3 Comentarios
  1. Pau Pasaporteblog 6 mayo 2016
  2. Quique 6 mayo 2016
  3. Alexandra 31 octubre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *