Viaje a las islas Eolias: de Salina a Stromboli en ferry

stromboli-eolias
Tuve suerte al llegar al puerto de Salina. Tenía la intención de visitar el volcán de Stromboli y me dirigí al puerto en busca de algún ferry que realizara ese recorrido.

Me encontré con la compañía Siremar que en temporada baja realiza dos trayectos semanales (martes y viernes) y tuve la fortuna de observar que mi reloj marcaba martes.

Sin dudarlo ni un instante, compré un billete de ida y vuelta para el mismo día y zarpé en pocos minutos en dirección al volcán más espectacular del mediterráneo.

Hacía un tiempo de mil demonios. Un viento insólito en el mediterráneo dificultaba la navegación y fue una suerte que el barco zarpara. Ese mismo día entendí claramente la etimología del nombre de Eolias. Sin duda, el dios del viento había hecho de las suyas durante siglos en esta remota zona.

Habitualmente en invierno son pocos los barcos que circulan por las Eolias debido al tiempo y, por fortuna, ese día el piloto decidió tentar la suerte. Algunos pasajeros lo pasaron mal y lanzaron algún que otro regalo en forma de bilis por la borda.


Fue una lástima ya que apenas pudimos disfrutar de las vistas del volcán Stromboli que se levanta de manera piramidal sobre la isla a una altura a casi 1,000 metros sobre el nivel del mar (en esta ocasión literal).

Al llegar a la isla me indicaron que no era posible subir al volcán de forma independiente. Existe una sola agencia autorizada en la zona que realiza las ascensiones a pie. Las obligaciones de este tipo suelen motivarme a hacer todo lo contrario. Examine la situación, tenía unas cinco horas para tomar el siguiente ferry con destino a Salina y quería aprovecharlas bien. Estuve a punto de lanzarme a la aventura y tratar de subir al cráter. Al final, la lluvia y el viento me hicieron devolver el sentido común y me quedé sin poder hincarle el diente al volcán. Como dice el refranero, una retirada a tiempo es una victoria.

Lee también:  El queso en Sicilia

Los pueblos principales de la isla son Stromboli y Ginostra y juntos apenas llegan a los 400 habitantes.


Si queréis alojaros en la isla de Stromboli debéis reservar con antelación ya que apenas existen hostales o bed & breakfast y suelen llevarse rápidamente.

Me dediqué a pasear por el pueblo de Stromobli visitando la iglesia de San Vincenzo y el centro de este tranquilo y duro pueblo. Realmente la vida en invierno es dura en las Eolias. Según me contaron la población crece de los 400 a los 4,000 habitantes de temporada baja a la alta. Me encontraba en pleno noviembre y pude comprobar la dificultad de la vida en esta zona tan remota y a la vez tan cercana del corazón de Europa.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,
3 Comentarios
  1. al 10 junio 2009
  2. Quique 10 junio 2009
  3. Rosana 29 marzo 2011