Viaje a las Eolias: Vulcano

isla-lipari
Ya con la lista a mano de los ferries que circulan de viaje por las Eolias sacado de las oficinas en el puerto de Salina, al día siguiente opté por visitar la cercana isla de Vulcano.

Poca gente se encontraba en el barco, apenas unos cuantos campesinos con alguna oveja entre ellos y probablemente marineros vestidos de paisano que iban de una isla a otra. En invierno no suelen verse turistas por este lugar apartado de Europa.

A medida que nos acercábamos a la isla de Vulcano se podía observar el enorme cráter que precede la isla y el pequeño puerto que se encuentra justo debajo del mismo.

Cuando uno deja el barco enseguida se le contagian las fosas nasales de un fuerte olor a azufre y al rato se acostumbra a percibir este fuerte olor por donde quiera que se mueva por esta isla en movimiento. Aun así, me informaron que el volcán hace años que no emite escapes de lava aunque sí embiste al aire con continuos escapes de gas.

Hoy en día apenas habita gente en la isla y se hace extraño encontrar tantas nuevas casas construidas por el litoral sin apenas ver un alma en vida circulando por sus calles. Imagino que Vulcano es bastante frecuentada durante el verano.

Me subí al cráter de la isla. Existe un fácil camino que en llega hasta la cima donde os espera una enorme boca que desprende continuos gases que el mismo Frodo sería capaz de confundir con la montaña de fuego de Mordor. Se tarda aproximadamente una hora y desde arriba se contemplan preciosas vistas de la mayoría de las islas Eolias que circundan Vulcano: Lípari, Salina y a lo lejos Panarea y Filicudi.

Lee también:  Sicilia: visita a Catania

Si os van los baños de barro como terapia, este sitio os encantará. Existen varios lagos en la isla donde vi a unos cuantos (probablemente los pocos turistas de la temporada) que se daban un buen baño de barro bajo el sol. No llevaba ni toalla ni nada por el estilo así que contuve mi primer impulso.

Mi visita a Vulcano duró apenas tres horas, el siguiente y último barco que zarpaba de vuelta a Salina lo hacía a la 1 del mediodía y no me quedó otro remedio que volver y disfrutar de la tarde paseando por Pollara.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,