Viaje a la isla de Santorini

Google +TwitterFacebook

santoriniComo contaba en un post dedicado al palacio de Knossos en Creta, hace unos años realizamos un viaje que nos llevó a Creta desde Dublín con pack incluido que resultaba mucho más económico que en un simple vuelo de ida y vuelta. Aparte de visitar Creta, también volamos a Atenas y nos subimos a un ferry desde Heraklion con destino a Santorini, una de las islas más bonitas y turísticas del país heleno.

Existe una gran frecuencia de ferries que unen Heraklion con Santorini. Además, desde la ciudad cretense parten multitud de embarcaciones que os permitirán visitar múltiples islas griegas. Tardamos un par de horas desde Creta hasta Santorini y pudimos subir el coche que habíamos alquilado.

Las vistas a Santorini desde el Mediterráneo son espectaculares. El puerto de Fira se encuentra bajo un acantilado con una caída vertical de cientos de metros dejando el puerto en penumbra hasta que el barco se acerca más a la costa.

Santorini no es una simple isla. Se trata de un archipiélago de islas volcánicas. Incluso una de las primeras islas que pueden verse al llegar a Santorini se creó hace apenas un par de siglos a raíz de la última explosión. De hecho, las islas forman una especie de círculo y en su interior, bajo las profundidades del mar, se encuentra la caldera volcánica que formó, creó e incluso semi-destruyó la cultura minoica hace más de 40 siglos.

No teníamos nada reservado. Estábamos a finales de setiembre y no tuvimos demasiados problemas en encontrar una habitación doble en Fira por unos 40 euros.

Era todavía pronto y gozábamos de un par de días para explorar la isla principal de Santorini.

Lee:
Preparando un viaje a Cerdeña de una semana

Empezamos visitando la capital, Fira (o Thira). A Santorini te la imaginas con casitas con muros pintados de blanco y los techos azules, alguna iglesia erigida a lo alto de los pueblos y los acantilados de piedra volcánica precipitándose hacia el Mediterráneo. Pues bien, así es Santorini. Una musaca y un buen yoghurt para acompañar la visita y coche para desplazarse a través de la isla y visitar el máximo de lugares con toda la libertad del mundo.

santoriniQuien vaya a Santorini en busca de playas de arena fina y paradisíacas se equivoca. Casi toda la costa está repleta de rocas o arena volcánica. Nosotros encontramos alguna playa perdida por la zona este de la isla, cerca de Kamari, entre pescadores, minúsculos puertos y apenas turistas. Un lugar ideal para comer pescado fresco a buen precio y olvidarse de la masa turística que se agolpa en Fira o Oia.

Oia es la segunda ciudad más importante de la isla y es la que goza de mejores vistas al archipiélago. Según muchos, el atardecer en Oia es uno de los más bonitos del mundo. No nos lo perdimos sentaditos en una sucursal del Café del Mar con vistas privilegiadas a las islas volcánicas y al precipicio en forma de lava sedimentada que se precipita al Mediterráneo. Una auténtica gozada con música relajante para confirmar nuestra condición de turistas.

Tras un par de días recorriendo la isla, sus pueblecitos, playas y restaurantes volvimos en un par de horas en ferry a nuestra casa en Creta para preparar una nueva escapada por la isla y luego tomar un vuelo a Atenas para conocer la Acrópolis y otras visitas que la capital griega nos preparaba.

Lee:
De cena y marcha por Malta

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
2 Comentarios
  1. Javier Gómez 23 julio 2008
  2. Quique 29 julio 2008