Viaje de 3 días a Amsterdam

Amsterdam y sus carismáticos canales

Un buen amigo mío se casa dentro de unos meses. Allá él. Lo mejor de todo es que habrá una despedida de soltero y parece que va a ser tremenda. La sede de tal acontecimiento no está decidida todavía, aunque una de las candidatas que más votos ha recibido por ahora es Amsterdam. Cómo no, mi amigo me ha encargado las tareas de investigación referentes al alojamiento y en éso estoy.

En cualquier caso, organizando todo este tema me ha venido a la memoria un viaje de 3 días a Amsterdam que realizamos Avistu, David y yo junto con otros dos amigos. Hace ya unos cuantos años de aquello, pero el viaje dio para algunas de esas anécdotas difíciles de olvidar. Esto es lo que sucedió.

Un molino característico de Amsterdam

En aquel entonces residíamos todos en Irlanda. Nos apetecía pegarnos una escapada que incluyera cultura, originalidad y farra. Dadas las premisas, no tardamos mucho en decidir destino. La elegida fue Amsterdam.

Probablemente ya sabes lo que pienso de Ryanair, pero he de reconocer que para un viaje de este tipo nos fue como anillo al dedo. El vuelo no llegaba al lugar que queríamos visitar sino que lo hacía a Charleroi, 265 kilómetros al sur de Amsterdam. Pese a la distancia, el precio era tan asequible que decidimos tomar la opción y alquilar un coche para realizar la segunda parte del desplazamiento. Eramos cinco, por lo que resultó ser una idea bastante práctica.

Dinamismo, canales y bicicletas, muchas bicicletas, es lo primero que me viene a la mente cuando recuerdo Amsterdam durante el día. Si rescato las memorias nocturnas, los canales y las bicicletas se transforman en luces de neón, madalenas y humo, mucho humo.

Lee también:  Festivales de verano gratis en Ámsterdam

Llegamos a Amsterdam sin haber reservado alojamiento y, tras preguntar por aquí y por allá, terminamos hospedándonos en un hostel de cuyo nombre no puedo acordarme. Lo bien que nos hubiera venido una web como GetReadyRentals a la hora de preparar aquel viaje, pero claro, te estoy hablando de hace bastantes años atrás y la oferta en internet no era tan abundante como ahora.

Amsterdam es una ciudad con mucha personalidad

El Museo Van Gogh es el museo más visitado de Amsterdam. La Casa de Ana Frank, El Museo Rembrandt, La Casa Museo de la Familia Van Loon o el Museo Erótico son otras opciones interesantes si te apetece empaparte de cultura y te encuentras en Amsterdam. Nosotros no visitamos ninguno.

Eso sí, paseamos por lo canales, siempre atentos para no ser atropellados por una bicicleta, y terminamos encerrándonos en un coffe shop en el que el tiempo pareció desvanecerse y con él el sentido de la realidad y la imaginación.

Todavía no hemos sido capaces de averiguar si uno de nosotros se tiró al canal o no. Todo indica a que pudo haber sucedido, aunque nunca hemos sido capaces de demostrarlo. Otro integrante del grupo decidió que era la hora de echarse una siesta en la calle tras comerse una madalena y fue amablemente despertado por unos simpáticos transeuntes que pasaban por ahí. Las calles de Amsterdam se convirtieron en un escenario de risas y felicidad.

Amsterdam alberga una de las noches más vibrantes de Europa

Son muchos los recuerdos que guardo de aquel fin de semana. A todos ellos los rescato de vez en cuando, como en esta ocasión, reproduciendo sin poder evitarlo una pícara sonrisa en mi rostro. Han habido muchos aventuras desde entonces, algunas vueltas al mundo y un sinfín de historias que te hemos contado durante hace ya bastantes años aquí en viajablog. Pero para Avistu, para David y para mí, aquel viaje de 3 días a Amsterdam  sigue siendo una de las mejores experiencias que hemos vivido juntos.

Lee también:  Los 10 mejores coffee shops de Amsterdam
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
Una respuesta
  1. Frase Para Ser Feliz 3 noviembre 2012