ViajablogBanoaviajablog
menu-principalPrepara tu viajepresupuestoguias

Viaje a Sudáfrica

Esta foto tomada en 1885 muestra las vistas desde la mítica colina Lions Head, en Ciudad del Cabo

Esta foto tomada en 1885 muestra las vistas desde la mítica colina Lions Head, en Ciudad del Cabo

El próximo Domingo -y si la huelga de Iberia lo permite- estaré embarcando en la T4 de Barajas para poner rumbo a Ciudad del Cabo, con parada previa en Londres.

Hemos sido invitados por el Departamento de Turismo de la República de Sudáfrica a una feria de diseño de carácter internacional. Y allá voy yo. Sí, ya podéis cerrar la boca porque yo también quedé perplejo cuando me llegó la invitación. Mi conocimiento en el campo del diseño -el programa incluye cerámicas, joyas, ropas, pinturas…- es casi tan profundo como el que del inglés tiene nuestro presidente del Gobierno.

En el email recibido me dejaban claro que sabían que aquél no era mi campo de conocimiento pero que estaba exento de atender a los actos programados para el resto del grupo y era libre para vagar por Ciudad del Cabo y Johannesburgo -las dos ciudades en las que se desarrolla el evento- a mis anchas.

Sudáfrica es un país enorme, con 50 millones de habitantes, once idiomas oficiales, tres capitales distintas y una mezcla racial que ha marcado de manera oscura su historia durante casi la totalidad del siglo XX. Es la potencia del continente negro y supone prácticamente el 25% del PIB de toda África.

Su cultura, flora y fauna son tan diversas que uno podría perderse durante semanas o meses intentando conocer a fondo este país por cuyas costas navegaron los europeos ya en el siglo XV, pero en el que no se asentaron hasta el año 1652, cuando los holandeses fundaron lo que hoy en día es Ciudad del Cabo.

El resto de la historia podéis imaginarla. No es más que un calco de lo que ocurrió en el resto de África. Las potencias europeas comienzan creando poblaciones en las costas. África es un territorio de clima hostil y enfermedades extrañas que hace perecer al débil hombre blanco. Mejor estar cerca de la costa, de sus barcos, de una salida rápida hacia su querida patria desarrollada.

Pero, cuando por fin se adentran en el continente, encuentran oro, diamantes, marfil…Y lo peor de todo: esclavos.

Leyendo estas semanas los libros “Caminos Perdidos de África” de Javier Reverte, y el aclamado “Ébano” de Ryszard Kapuscinsky uno se avergüenza de pertenecer a Europa Occidental.

Los colonizadores saquearon, despoblaron, esclavizaron, robaron, explotaron, torturaron…En definitiva, han sido la peor lacra de la historia de África, dejando un estigma psicológico de inferioridad en su población negra del cual aún se intentan recuperar.

Dicen de Sudáfrica que es un bello país, símbolo de modernidad y florecimiento económico en África, que ha conseguido dejar atrás su época más oscura y mira hacia el futuro con la mayor de las ilusiones.

Yo, en mi afán de descubrir si todo esto es cierto y poder también explorar sus tesoros naturales y culturales, estoy dudando en alargar mi estancia. El viaje programado tan sólo me permitiría conocer Ciudad del Cabo y Jo’burg y, aunque les estoy agradecido, yo siempre he sido de espacios abiertos, montañas, mares, océanos, ríos, bosques, junglas o estepas, animales, flores, árboles…Y seres humanos distintos a mí con los que poder intercambiar experiencias y aprender.

Sin embargo, me voy con la incertidumbre de si ello será posible o no.

Estoy pendiente de la posibilidad de una entrevista para un trabajo al que presenté mi solicitud en Alicante, y, con el tema de la huelga de Iberia, el proceso de selección se ha retrasado porque la gente de recursos humanos debía desplazarse de Madrid a Alicante.

Estaré atento al email durante la próxima semana porque, si quedo fuera del proceso de selección, se me brindará una gran oportunidad de conocer este vasto país y quizá alguno más de la zona.

Ahora debo bajar al parque a buscar una margarita y comenzar a deshojarla entonando una original cantinela: “embarcaré en el avión de vuelta, no embarcaré, embarcaré, no embarcaré…”. ¡A ver qué sale!.

No me llevo mi portátil sino que vuelvo al clásico y romántico método del boli y la libreta, así que tendréis que esperar a mi vuelta -sea cuando sea- para leer mis historietas.

La verdad es que sin haber hecho aún la mochila -y sin saber qué meter, porque los 8 días programados incluyen estancias en hoteles de 5 estrellas y caros restaurantes- no me hago la idea de que el próximo Lunes amaneceré en la punta sur de un continente del que no conozco nada (salvo una breve parada en Casablanca el año pasado).

Me fascina lo que he leído sobre África, su historia y sus gentes. Ahora quiero zambullirme en ella.


Publicado por el Viernes, 22 febrero, 2013
Categorías: Sudáfrica

5 Comentarios sobre "Viaje a Sudáfrica"
  1. Esperemos que disfrutes muchísimo del viaje! Estamos deseando ya leer todas tus experiencias de éste viaje y desearte un buen viaje y que no tengas ningún problema con la huelga de iberia!

  2. machbel dice:

    Buen viaje! Tiene que ser un país fantástico

  3. newshub.es/Viajes dice:

    felicidades ! soy celoso , tiene qeu ser fantastico.

  4. Jess dice:

    Suerte y disfruta!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Política de comentarios y Privacidad en Viajablog

main-portada Archivo enlaces Aventuras Escapadas mapa Gastronomía Videos Prensa