Viaje a Estoril

Estoril en Portugal

Estoril en Portugal

Dicen que cuando Ian Fleming escribió su novela Casino Royale, de la serie del espía más famoso al servicio de Su Majestad, la inspiración para ambientarla le vino del Casino de Estoril.

El mayor casino de Europa fue durante la II Guerra Mundial un selecto lugar donde languidecía la realeza exiliada, el nido de espías donde Eje y Aliados buscaban información bélica y la tierra abonada para que aventureros y buscavidas de toda ralea hicieran fortuna. O lo intentaran.

Puede que la etiqueta se haya relajado y el espíritu aventurero se ciña a la cantidad máxima que uno se atreve a apostar en la ruleta, pero eso os lo confirmaré la noche del sábado, cuando juegue allí al blackjack.

Reza el dicho que sarna con gusto, no pica. Si cambiamos la enfermedad por ese virus viajero que intentamos contagiaros desde Viajablog, es obvio que yo estoy muy enfermo pues no acabo de aterrizar procedente de Helsinki cuando vuelvo a acercarme por el aeropuerto de Barajas. Esta vez mi destino no está a 3500 kilómetros de Madrid sino mucho más cerca: me voy de viaje a Estoril, capital del término municipal de Cascais.

Con el patrocinio de la aerolínea TAP Portugal y Turismo de Estoril, cuatro bloggers de viajes de Travel Inspirers visitaremos la zona y os hablaremos de sus atractivos naturales (a través de mis artículos en Viajablog), de su vertiente como destino para el turismo de bienestar y salud (lo hará saludablemente Carmen, en Trajinando por el Mundo), del éxito de su gastronomía (gourmets del mundo, envidiad al elegido, José Luís Sarralde, de Guías Viajar). Y una última vertiente requiere a Doris Casares, de 3 Viajes al día, como chica Bond (aparte de ser guapa, porque el espionaje será su tema estrella).

Lee también:  Lugares históricos de Estoril y Cascais

En mi programa está visitar Cascais, la Duna de Crismina, la playa de Guincho, la de Carcavelos (incluyendo un curso para hacer pública mi manifiesta incapacidad para mantener el equilibrio sobre una tabla de surf, al contrario que David Escribano) y el punto más occidental de la Europa continental: Cabo da Roca.

Sin previsión de pedir martinis (agitados, no revueltos), ni de ponerme un esmoquin (aunque en mi mochila hay al menos una camisa), a estas horas aterrizo en Lisboa.

¡Bem-vido a Portugal!

Foto | Beria (Wikimedia Commons)

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Viaje a Estoril
5 (100%) 1 voto