Viajar y trabajar en una granja: Bomun en Nueva Zelanda

Google +TwitterFacebook

Nuestras campervans aparcadas en el terreno de la granja

Cuando uno se pone a recoger autoestopistas por la carretera puede tener muy mala, mala, regular, buena o muy buena suerte. Algo así como las notas del colegio cuando éramos enanos. En nuestra aventura neozelandesa con nuestra querida Toyota Estima la nota ha sido: muy buena.

Primero fue nuestro amigo belga Greg y ayer -12 de Junio- conocimos a Bomun y Elizabeth, ambos nacidos en Hawai.

Estaba casi anocheciendo cuando regresábamos al parking desde donde comienza el trekking del cruce alpino de Tongariro. Sólo nos habíamos encontrado a 7 personas en todo el día y una pareja estaba tan sólo 100 metros detrás nuestra todo el camino. Hablamos con ellos cuando llegamos al coche y nos explicaron que habían comenzado el circuito desde el lado opuesto y no sabían cómo iban a volver a su coche. Nos ofrecimos a llevarles y ellos nos invitaron a pasar la noche en su granja.

Tenemos que reconocer que la idea mental que teníamos de granja -ducha y cama caliente en una casita principal- era muy distante a lo que vivimos, pero nos gustó muchísimo más la realidad.

Bomun emigró de Hawai por estar en total disconformidad por todo tipo de política que se lleva a cabo en su país y la lavada de cerebro que los medios de comunicación hacen a los americanos. Creo que el caso español no dista nada del mismo tema. Sólo hay que ver la telebasura que me niego a tragarme cada vez que visito mi país y el hecho de que la corrupción política en España se vea como algo normal.

Tenía pensado visitar Nueva Zelanda para ver si le gustaba para establecerse pero tras ser apresado por participar en revueltas antigubernamentales en Hawai decidió dar el salto a Nueva Zelanda sin probar primero. Y está encantado con su decisión.

Lee:
Viajablog en las ondas: entrevista en Onda Vasca

Las que serán las oficinas de la granja

Su preocupación por el medio ambiente y el intentar vivir en armonía con la naturaleza es ejemplar. Tiene un negocio junto con 3 socios más en el que intenta inculcar a la gente una forma de vivir más verde. Durante el día que pasamos en su granja nos enseñó de qué iba todo.

Bomun se dedicaba a la construcción en Hawai pero se dio cuenta de que las técnicas y material empleado en las casa convencionales eran muy caros e insostenibles a largo plazo. Comenzó a investigar y meterse en el mundo de la construcción sostenible y está viendo su sueño hecho realidad mediante su trabajo en Nueva Zelanda. Una muestra clara de ello era su granja.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Nos invitaron a cenar y sólo compramos salsa de tomate, carne picada y pasta. Todas las verduras y condimentos que añadimos eran cultivados en el huerto de la granja. Cenamos como campeones y después nos hornearon unas galletas hechas en el momento. Una pasada su horno de arcilla fabricado por él mismo. Tiene otro montado en un carrito con el que acude a ferias para vender pizzas al forno hechas en un momento.

El famoso horno mientras se hacían las galletas

Al calor del fuego nos explicó sus ideas para la granja, siendo una de las inminentes la preparación de una zona de acampada para la cercana Copa del Mundo de Rugby. El día había sido agotador así que a las 10 estábamos durmiendo en nuestra furgoneta y ellos en la suya. Ya os dije que no era una granja convencional y nada tenía 4 paredes y techo sino que eran espacios abiertos con techo para la lluvia.

Lee:
Los glaciares del Everest comienzan a fundirse

Al día siguiente nos dimos una vuelta por el terreno y nos fue explicando cómo funcionaba cada cosa. Lo que más me impresionó fue el modo de conseguir agua caliente gratis. Tanto para la cocina como para la ducha -al aire libre- había colocado un cubo con agua y una tubería dentro del mismo. Después cubre todo con una mezcla de tierra cultivable y abono. El calor queda atrapado dentro por unos 3 meses y el agua que pasa por la tubería sale caliente por el grifo de la ducha. Voilà.

Se estaba construyendo una casa -lleva 3 años viviendo en la furgoneta- basada en sacos de arena apilados para ir formando capas y unidos por alambrada y recubiertos después con escayola. Aún le queda mucho trabajo por hacer pero su forma totalmente redonda ya se vislumbraba perfectamente. Él se siente cómodo en viviendas de planta redonda y además no hay esquinas y se aprovechan todos los espacios.

Echando una mano en la construcción de unos baños

El día era fresco y soleado, así que desayunamos y nos pusimos a ayudarle en la construcción de unos aseos con ducha. El método es el de los sacos de arena y nos llevó una hora entre los 4 el poner otra capa de sacos a toda la estructura.

Pasado el mediodía tuvimos que partir porque tan sólo nos quedaban 2 días hasta llegar a Auckland. Nos despedimos de Bomun y Elizabeth y pusimos rumbo a Rotorua habiendo aprendido muchísimo de una buena forma de vivir en armonía con la naturaleza.

Para quien quiera saber un poco más sobre la construcción sostenible y el trabajo que está haciendo Bomun con sus compañeros pasaros por su web ecoshow.co.nz. O mejor aún, visitad su granja Awhai en Taurangi. ¡Venid a Nueva Zelanda!

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
3 Comentarios
  1. Miladytrip 30 julio 2011
  2. Jessica 13 octubre 2011
  3. Avistu 15 octubre 2011