Viajar siguiendo un deporte

futbol-de-viaje

Las etapas de mi vida en las que alguna lesión o problema físico ha provocado que no pudiera hacer deporte ni viajar, las recuerdo como las más tristes. Afortunadamente, no han sido muchas. Pienso que tanto el deporte como viajar contribuyen a la felicidad y bienestar, tanto físico como psicológico, del ser humano.

Por ello, cuando tienes la posibilidad de reunir ambas cosas, la mezcla es siempre positiva. Hay aficionados y practicantes de algunos deportes cuyas pruebas tienen lugar por todo el planeta. Aquí os dejo una pequeña lista, totalmente personal, de los que considero que más cosas pueden aportar a un viajero-deportista.

Alpinismo y senderismo

El glaciar Franz Joseph en la isla Sur de Nueva Zelanda

El glaciar Franz Joseph en la isla Sur de Nueva Zelanda

Los grandes montañeros recorren los cinco continentes -o seis, si contamos los enormes bloques de hielo que coronan en la Antártida- en busca de nuevos retos y naturaleza en estado puro. Los ochomiles se encuentran en el Everest trekking asiático pero otros picos – como el Aconcagua en Sudamérica o el Kilimanjaro africano- también gozan de una popularidad sin fronteras. En Europa tenemos el Mont Blanc, los Cárpatos o, sin ir más lejos, los Pirineos.

No hay que ser un experto con gran preparación técnica y física. Puedes cargar tu equipo de montaña y explorar el mundo buscando esas rutas y sendas que el tiempo, el viento y la lluvia han ido horadando en las superficies rugosas de la Tierra.

Fútbol de viaje

futbol-davidCómo no. El llamado “Deporte Rey” mueve masas a nivel mundial. Son pocos los privilegiados que triunfan y viajan con su club por el Mundo, pero son muchísimos los que pueden, simplemente, seguir al club de sus amores o su selección nacional.

Lee también:  Puigpedrós: Iniciación a las raquetas de nieve

Yo probé a seguir a la Selección Española en el Mundial de Alemania del 2006. Pasé unos días en Munich Oktoberfest y Stuttgart con unos buenos amigos. El ambiente me dejó perplejo. Croatas, españoles, holandeses, marfileños, alemanes, brasileños, australianos… Y aficionados de otros muchos países disfrutaban del fútbol y la fiesta a partes iguales. El buen rollo se respiraba en cada rincón y el nivel de alegría se disparaba en el caso de los hinchas del equipo vencedor, pero tampoco variaba mucho si tu escuadra perdía.

Fueron días inolvidables que nos decidieron a seguir a España por toda la fase de clasificación para el siguiente Campeonato de Europa del 2008. Estuvimos en Suecia, Dinamarca, Letonia y Estonia, cuando nadie daba un duro por el equipo y sólo unas decenas de aficionados viajaban para verlo. Nos daba igual. Cada ciudad era una fiesta y fueron de los mejores viajes que hice jamás.

Al final España ganó la Euro 2008 y comenzó una nueva era en el fútbol español. Yo no digo nada, pero creo que aportamos nuestro granito de arena.

Carreras de fondo y extremas

Quique decendiendo en una trail en el valle de Estós

Quique decendiendo en una trail en el valle de Estós

Parece que desde que la crisis económica comenzó a pegar fuerte en España, a todo el mundo le ha dado por comprarse unas zapatillas y ponerse a correr. Yo creo que la razón estriba en que es la opción más barata para ponerte en forma y tener vida sana. Lo otro que me queda es pensar que el país se ha llenado de cobardes y les ha dado a todos por salir corriendo. Prefiero la primera.

Algunos corredores siempre han hecho deporte y han seguido con una evolución hacia la carrera de fondo, pero otros muchos no se habían levantado del sillón en su vida. El caso es que ahora son muchos los que corren medias maratones, maratones, carreras de 10 kilómetros o, los más locos, pruebas de trails en la montaña, triatlones, iron man, o ultramaratones. Las pruebas se hayan diseminadas por todo el Mundo y es una excusa perfecta para hacer las maletas y abrirte a vivir nuevas experiencias de una forma muy sana (aunque sigo dudando que semejantes palizas al cuerpo pueda derivar en algo sano).

Lee también:  Viaje solidario con el Desafío Xplora

Tenis

De espectador en Wimbledon

De espectador en Wimbledon

Lo reconozco. Esto es un anhelo propio. Como cantaba la melodía que escuchaba cada mañana subiendo a la Universidad en el programa matinal de los grandiosos Gomaespuma:

Estoy loco por el tenis, me encanta su ritmo tan emocionante.
Estoy loco por el tenis me encanta su ritmo tan electrizante…

Lo practico de manera amateur desde que soy niño. Junto con el fútbol, es mi deporte favorito e intento seguir todos los torneos que puedo a través de la televisión. Uno de mis sueños es poder ver los cuatro Grand Slam en una misma temporada. Melbourne (Australia), París (Francia), Londres (Reino Unido) Wimbledon y Nueva York (Estados Unidos) son las cuatro sedes. Hasta ahora sólo tuve la suerte de poder ir una sola vez a Wimbledon. El Grand Slam británico es el torneo más antiguo e importante de todo el circuito y fue un regalo (hecho por mi querido primo Álvaro) que nunca olvidaré.

Las sensaciones que tuve durante esos dos días en el templo del tenis fueron de las mejores experiencias de mi vida. La atmósfera clásica y épica, con partidos de hasta casi cinco horas, me absorbió. Pude ver a Nadal, Serena Williams, Murray, Sharapova, Federer… Y muchos más, a tan sólo unos metros de mí.

Pero no hace falta ir a los Grandes. Hay torneos menores en Asia, Europa, América del Norte y Sur y Oceanía. Elige uno y sigue a tus ídolos.

Surf, Windsurf y Kite Surf

Practicando surf en la Escuela de Surf La Curva, en Loredo

Practicando surf en la Escuela de Surf La Curva, en Loredo

De los tres tan sólo he practicado el surf en Brasil y España (Tenerife surf y País Vasco surf). Quedé enamorado desde el primer minuto. Lástima que mi pericia no sea proporcional al esfuerzo que le pongo al tema.

Lee también:  Aigüestortes: travesía al estany Redó desde Boí

Pero estos deportes en los que surcas las olas del mar o el océano montado en una tabla -aunque de diferentes maneras- no versan sólo sobre técnica, esfuerzo o trofeos. Es una forma de vida.

Recorrer playas espectaculares por medio mundo mientras ves piruetas y saltos espectaculares sobre las olas, para después apuntarte a las fiestas nocturnas en carpas y bares. A mí no me suena nada mal. ¿Y a ti?.

Y tú… ¿Qué excusa deportiva para viajar añadirías a la lista?.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
Una respuesta
  1. Casa de Pueblo 9 mayo 2015

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *