5 películas que me animan a viajar

Google +TwitterFacebook

El cine es una de mis pasiones. En cuanto llegué a Dublín aproveché para sacarme esa tarjeta maravillosa que te permite ir a los Cineworld Cinemas tantas veces como quieras por 19.99 Euros al mes. Teniendo en cuenta que aquí pagas 10 Euros por ver una película, me parece un auténtico chollazo. Sus 16 salas permiten proyectar películas para todos los gustos y siempre hay algo que merece la pena.

La gran pantalla a veces te hace vivir sensaciones que mejoran las que provoca un libro. Soy defensor acérrimo de la frase que reza que el libro es siempre -o casi siempre- mejor que la película, sobre todo por el mayor detalle que encuentras en ellos y por la grandeza de poder ver a tu manera, en tu mente, tanto personajes como paisajes. Sin embargo, hay películas que te dejan una huella y un deseo peculiar.

Aquí va mi top 5 de películas en las que, al terminar de verlas, sentí un deseo irrefrenable de coger la mochila y ¡partir hacia la aventura!:

5. El club de los poetas muertos (Dead poets Society). Sí, ya sé que la película se desarrolla en una academia de los Estados Unidos, pero me quedo con el moto que enseña el nuevo profesor de literatura, John Keating (Robin Williams), y que el grupo de jóvenes soñadores adopta como propio: Carpe Diem. Es una película que me impactó en mi adolescencia y aún hoy me hace ver el lado positivo de las cosas y tomar decisiones arriesgadas pero que te harán vivir la vida de forma más apasionada. ¡Carpe Diem!

4. El Señor de los Anillos.La trilogía.(Lord of The Rings. The Trilogy) Bueno, además de confesar que soy un friky de todo lo que tenga que ver con el Mundo creado por Tolkien – me he leído todo, o casi todo, lo publicado en relación a la Tierra Media – el ver todos aquellos fantásticos paisajes neozelandeses donde se rodaron los planos de la película, me hizo sentir un deseo irrefrenable de coger la mochila e ir a verlos con mis propios ojos. Éste fue el punto cero de mi viaje alrededor del mundo. Con la idea de viajar a Nueva Zelanda por unos meses fuimos a la agencia de viajes y fue allí donde vimos aquellos carteles que anunciaban billetes con 5,7 o ¡20 paradas!…¡por todo el Mundo!. ¡Gracias Tolkien!

Reserva tu viaje al mejor precio:

3. La Playa (The Beach). Aunque la película no es lo que se dice una obra maestra, me quedo con la sensación que me dejó. Esa posibilidad de encontrar una isla paradisíaca de arena blanca, vegetación salvaje y aguas cristalinas, conocida por sólo unos pocos, donde la gente vive en armonía y despreocupada. Tal y como se dice en el film: el sueño de todo mochilero hecho realidad. También estuve en el lugar donde se filmó y, la verdad, si en Nueva Zelanda me quedé maravillado y la realidad superó a la ficción, en la Playa de Leo pasó lo contrario. Una pequeña franja de arena con bonitas vistas, pero abarrotada de turistas, acabó un poco con el mito. Pero creo que lo importante no es el lugar físico, sino la sensación de sentirte en el paraíso mientras viajas. Y éso no se perdió.

2. Into the Wild. Basada en hecho reales, esta película cuenta la historia de Cristopher McCandless desde que, al finalizar la Universidad, dona todos sus ahorros a la caridad y se cuelga una mochila a la espalda comenzando a patearse los Estados Unidos teniendo como meta el poder vivir de forma primitiva y salvaje en la tierra vírgen de Alaska. Es una oda a la libertad del hombre, fuera de las restricciones y ataduras de la sociedad capitalista en que nos movemos. Durante su travesía se encuentra con personas de toda clase que dejarán huella en su personalidad. Los increíbles paisajes y su gran banda sonora consiguieron que me sumergiera totalmente en sus escenas y notara como subía una sensación de la boca del estómago que me incitaba a coger la mochila.

1. Diarios de motocicleta (The Motorcycle Diaries). Sin duda la número 1 para mí. Esta historia sobre el viaje por Sudamérica de Ernesto Ché Guevara y su amigo Alberto Granado te hace sentir vivo en cada fotograma, despertando unas ganas irrefrenables de conocer los paisajes, las gentes y la cultura de América Latina. Cuando la ví en Dublín ya había regresado de mis cinco meses de periplo que me llevaron de India a Bolivia. Había quedado enamorado de Sudamérica y sentía que me había faltado tiempo para disfrutarla y conocerla en la medida que me habría gustado. Cuando salí de la sala los ojos me brillaban y dí forma a una idea que había estado rondando mi cabeza por varios meses: ¡haría un viaje de varios meses por Centro y Sudamérica!. Y ahora estoy con los preparativos.

Y para tí, ¿cuáles son esas películas que te han hecho soñar con lugares o aventuras que te gustaría conocer o correr? ¿Cuál fue esa película que te inspiró lo suficiente como para coger la mochila y perderte?

Puntúa este artículo
7 Comentarios
  1. Elena222 2 abril 2008
  2. David 2 abril 2008
  3. Anonymous 4 abril 2008
  4. David 4 abril 2008
  5. Kamurría 10 abril 2008
  6. David 12 abril 2008
  7. viviana 21 junio 2009