20 cosas que debes saber (o hacer) antes de viajar a Etiopía (parte 1)

Bahir Dar

Bahir Dar

Etiopía es una tierra de misterios. Dice la leyenda que de aquí era la reina de Saba que encandiló al rey Salomón y con el que tuvo un hijo. Él fue quien robó el Arca de la Alianza y la llevó a Etiopía. Desde entonces, está custodiada por monjes y nadie la ha podido ver.

Estas y otras leyendas forman parte de la mitología de un país que comienza a aparecer en el mapa de destinos turísticos más demandados en África, gracias a su mezcla de bella naturaleza, amables y hospitalarias gentes y un legado histórico y arquitectónico apasionante.

El año pasado lo recorrí durante un mes y aquí os dejo algunas cosas que debes saber antes de emprender el viaje, en esa mágica etapa que es la ilusionante preparación de una aventura:

1.Lee “Los caminos perdidos de África”, de Javier Reverte

Este libro forma parte de la trilogía africana del gran escritor de viajes, Javier Reverte. Aunque también habla someramente sobre Sudán y Egipto, el libro se centra en Etiopía. Narra su experiencia en el país pero mezclándola con interesantes capítulos sobre la historia del mismo.

La historia de Etiopía está basada, mayormente, en la tradición oral, dando lugar a multitud de mitos y leyendas que la han enriquecido hasta cotas inimaginables. Leer el libro te dará ganas de ir.

Gente a la que encontramos en la cima

2.Etiopía es el único país africano no colonizado por los europeos

Los indómitos guerreros etíopes siempre se resistieron a ser tiranizados por las potencias occidentales. Gentes amables, hospitalarias y nobles, son, en la lucha, fieros, fuertes y valientes hasta el final.

Árabes, portugueses, ingleses e italianos consiguieron ocupar parte del territorio durante algunos años pero el final, invariablemente, resultaba desolador para las fuerzas invasoras. La continua resistencia etíope terminaba por exasperar a los extranjeros hasta que eran derrotados o decidían marcharse.

Esta particularidad en África les ha hecho conservar un legado cultural propio que resulta fascinante al viajero.

3.Cuando alguien grite “¡faranji!”, se refieren a ti

Faranji es el término amárico (la lengua más extendida en el país) para el hombre blanco. Lo escucharéis, sobre todo, en boca de los cientos de niños que os seguirán en vuestro periplo por Etiopía. En este caso suele ir acompañado de varios “¡money!, ¡money!”, esperando que les déis algo de dinero. De todas maneras, aunque no lo hagáis os seguirán igualmente. La mayoría de los chavales derrochan alegría y curiosidad. Sé amable y abierto con ellos.

Lee también:  Países baratos para retirarse en Asia

4.Aprende algo sobre fútbol, sobre todo de la liga inglesa

Jugando al fútbol en una aldea perdida en las montañas de Dodola

Jugando al fútbol en una aldea perdida en las montañas de Dodola

Los etíopes aman el fútbol, sobre todo el inglés. La mayoría apoya a los equipos grandes: Manchester United, Arsenal, Chelsea, etc. Aunque no seas un gran forofo del deporte rey, es muy útil que vengas a Etiopía con algunas cosas aprendidas. Es el tema perfecto para romper el hielo en cualquier conversación de bus, taxi o café con cualquier etíope.

5.No caigas en el timo del café y el estudiante.

Se trata de uno de los timos más frecuentes en Etiopía, sobre todo en su capital, Addis Abeba.

Mientras caminas por el centro de la ciudad es probable que se te acerque algún joven con buena presencia. Dirá que es un estudiante y que sólo quiere acompañarte para enseñarte los mejores lugares de Addis. Será muy amable y la conversación girará sobre ti y tus cosas. Después te hablará sobre la importancia del café en Etiopía (la cual es cierta) y te sugerirá ir a tomar uno.

Así te llevará a una cafetería (compinchada con el timador) y pedirá que hagan una buena presentación, casi ritual, del café que te van a servir. Quizá la cosa vaya acompañada de un baile tradicional y demás. Cuando te traigan la cuenta te darás cuenta de que la broma sale por unos 100 dólares. La gran mayoría acaba pagando la factura y llevándose un cabreo monumental al hotel.

Sin embargo, esto no representa al etíope. No me cansaré de repetir que son gente excepcional, pero en todos sitios cuecen en habas, sobre todo donde existe más necesidad.

Dodola

Dodola

6. Aprende inglés… Y algo de amárico

Si no quieres que tu paso por Etiopía se reduzca a tratar con tu guía, ver unas cuantas cosas bonitas y volver a casa, más vale que sepas hablar algo de inglés. El idioma de Shakespeare lo dominan los etíopes que han ido a la escuela. Te servirá para conocer un poco mejor cómo viven, entablar conversaciones en las largas horas de autobús o furgonetas, y hacer amigos.

Lee también:  Los 5 mejores destinos de naturaleza del mundo

Además, resulta de mucha ayuda memorizar algunas palabras de amárico, lengua oficial muy extendida por todo el país. Yo conseguí aprender más de 100 después de 2 semanas en el país. Con ellas conseguía hablar a lo indio de vez en cuando. El resultado es siempre el mismo: tu interlocutor se parte de risa y se maravilla de que puedas hablar algo en su lengua. Los turistas, normalmente, ni lo intentan. Los tienes ganados con ello.

7.Viaja entre octubre y enero

Es el mejor momento para visitar Etiopía. La temporada de lluvias finaliza en octubre y los campos, montañas y valles refulgen con colores vivos. Atrás quedan las fuertes lluvias  de julio y agosto que convierten las carreteras y caminos en lodazales impracticables. A partir de febrero y marzo, la temporada seca comienza a quemar todo el verdor y la frescura del paisaje y, aunque te aseguras el calor y el cielo raso, pierde algo de espectacularidad. Yo estuve en abril y en el norte me cansé de ver tierra desnuda, amarilla y rojiza.

8.Espero que te guste el picante

Caras de la montaña

Caras de la montaña

La cocina etíope es muy variada y sabrosa. Sin embargo, tienen cierta tendencia a abusar de las especias y los platos pueden resultar excesivamente picantes para muchos turistas.

Una de las apuestas populares más segura es el injera con suro (o sudo), una especie de salsa de tomate y legumbres que está riquísima y no siempre pica. El injera es el plato nacional. Nunca mejor dicho lo de “plato”.

Esta especie de torta hecha de cereal molido, se utiliza a modo de plato y sobre él se echan carnes, salsas, verduras… Lo que quieras. Se come cortando trozos de injera con las manos y cogiendo, con él, los ingredientes que tenga encima.

Lee también:  Mis rincones favoritos en Barcelona

9.Si te quieren alimentar con sus propias manos, te están honrando

Me pasó en un restaurante de Bahir Dar. Viajaba con unos chicos universitarios en una furgoneta, rumbo a Addis. Paramos a cenar y me invitaron a su mesa. Yo me había comido un bocata de jamón serrano (hecho con mis últimas reservas traidas de casa) y no quise cenar. Charlábamos animadamente cuando, de repente, el chico que tenía a mi izquierda cortó un trozo de injera, lo mojó en un potaje de lentejas con verduras y me lo acercó a la boca.

Mi reacción instintiva fue echarme hacia atrás, pero al mirar las caras de mis nuevos amigos, supe que estaba haciendo algo mal. Pacientemente, me explicaron que era una tradición etíope alimentar así a un invitado al que quieres honrar. Me sonroje y disculpé, y, uno por uno, comenzaron a darme de cenar con sus propias manos.

etiopia-simien

10. Etiopía no es un país pobrísimo donde la sequía lo mata todo

Esta imagen, tan alejada de la realidad, nos la proporcionaron los medios informativos durante la década de los 80 del siglo pasado.

El PIB de la Etiopía actual crece a buen ritmo y el país se está desarrollando a pasos agigantados. La gran desigualdad social sigue siendo un gran problema y existe mucha pobreza, pero la mayoría de los jóvenes tienen estudios y las infraestructuras han mejorado ostensiblemente.

En cuanto al paisaje y la vida en el medio rural, pueden ser duros durante los años en los que la temporada seca se alarga, pero es exuberante e impactante, el resto del tiempo.

 

¿Quieres seguir conociendo un destino tan bello y exótico como Etiopía?. Pues la semana que viene podrás leer la segunda parte de este artículo.

 

 

 

 

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
Una respuesta
  1. Erick 11 febrero 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *