Viajar en un barco mercante, la vida del “pasajero” a bordo

Google +TwitterFacebook
Barco de carga bajo el puente 25 de Abril

Barco de carga bajo el puente 25 de Abril (CC) Osvaldo Gago

Ferris, yates o cruceros no son las únicas maneras de viajar por el mar como pasajero. Hemos hablado en Viajablog en alguna ocasión de cómo viajar en un barco de carga y de esta forma navegar por el ancho mar. Pero en lugar de hablar yo de eso, hoy lo que os traigo es un vídeo con testimonios de tripulantes y pasajeros de un barco mercante y serán ellos quienes lo cuenten.

Eso sí, lo primero que he de recordaros es que viajar en barco mercante tiene sus pros y sus contras, que es una forma de viajar no apta para todo el mundo. Algunos, cuando los lean tal vez piensen que para ellos es negativo lo positivo y viceversa. Vayamos por partes y que cada uno juzgue por sí mismo:

En teoría es posible llegar a cualquier puerto importante del mundo donde se desembarque mercancía, lo que significa también que sólo si se desembarca mercancía podría ser un destino al alcance del viajero.

Viajar en un barco de carga no tiene ni los lujos ni las capacidades de distracción que tiene un crucero, lo que significa también que uno es responsable de su, abundante, tiempo de ocio.

La tripulación de un barco mercante tiene como objetivo llevar al buque, de la manera más segura, rápida y eficiente posible, a un puerto donde embarcar o desembarcar su carga. El pasajero de un barco de carga puede asistir como privilegiado testigo de las idas y venidas de los marineros y oficiales pero ellos no están allí para servirle.

Lee:
¡Qué bello es mi camello!

Según el tipo de buque, las navieras ponen a disposición de los pasajeros entre una y una docena de plazas en camarotes individuales o dobles similares a los que usan los oficiales del buque. Cuentan con baño completo, variando el resto del equipamiento (nevera, televisor, dimensiones, etc.) en función del barco.

Los horarios de las comidas están fijados de antemano, con poco margen para llegar tarde pues se realizan en función de los turnos de la tripulación,y estas se realizan en el comedor de oficiales. Ingredientes y menú son limitados (que no escasos ni poco apetecibles) por razones logísticas, si uno tiene necesidades especiales conviene avisar de antemano.

Reportaje realizado para el programa Nosolomúsica de Telecinco por Ambae Producciones

Si el coste de un camarote en un barco de carga (de 80 a 120 Eur por día) no es precisamente más barato que hacer un viaje en un crucero organizado, ¿qué lleva a alguien a viajar como pasajero en un barco mercante?

Como dicen en el vídeo, este tipo de viaje es para gente que quiere desconectar de un trabajo y una vida donde prima el stress sobre el relax, las obligaciones y las decisiones sobre el dolce far niente, el placer de no hacer nada. Es el viaje adecuado para alguien que no le tenga miedo al tiempo libre y que no necesite un equipo mixto de animadores para entretenerse. A bordo hay pequeñas librerías y videotecas, más el material que uno lleve consigo.

Viajar en un barco de carga como pasajero no se parece ni a hacerlo en un crucero ni en un velero. El tiempo a bordo, aparte de a charlar con la tripulación cuando no están trabajando, uno lo pasa básicamente consigo mismo y ese es un tipo de viaje que no todo el mundo puede realizar sin agobios.

Lee:
Imagen del día: Solución alemana a la ley anti-tabaco


Para más información o contratar el viaje en un barco mercante

Agencia Frachtschiff-Touristik GmbH Kapitän Zylmann (en español)

Grupo de Facebook “Viajar en Barcos Mercantes” (en español)

Naviera OPDR (la contratación es a través de agentes) (en español)

Agencia C.C.C. CATALINA CARGO CONSEIL (en español)

Agencia A la Carte Freighter Travel (en inglés)

Agencia Globoship (en alemán)

Agencia Cruisepeople (en inglés)

Agencia Freighter Cruises (en inglés)

Guía Seaplus sobre viajes en buque de carga (en inglés)

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
41 Comentarios
  1. Ignacio 31 julio 2014
  2. Ignacio 31 julio 2014
  3. Avistu 4 agosto 2014
  4. Bertha 9 agosto 2014
  5. Avistu 11 agosto 2014
  6. ANTONIO GUAJARDO 21 septiembre 2014
  7. Juan Manuel Merino Font 14 octubre 2014
  8. Juan Manuel Merino Font 14 octubre 2014
  9. fabio 30 octubre 2014
  10. Fernando 8 noviembre 2014
  11. NATALIA 21 diciembre 2014
  12. romer 5 enero 2015
  13. Delia 10 enero 2015
  14. NATALIA 10 enero 2015
  15. Pilar 21 julio 2015
  16. cristina 17 agosto 2015
  17. Carolina 7 septiembre 2015
  18. José Intriago 16 octubre 2015
  19. Karlos 27 octubre 2015
  20. Javier 24 noviembre 2015
  21. diana 29 noviembre 2015
  22. daniela 5 enero 2016
  23. KLIVIA 11 enero 2016
  24. CHRISTIAN DAMIAN ALVAREZ 4 mayo 2016
  25. javier 25 junio 2016
  26. ADRI 13 julio 2016
  27. javier 13 julio 2016
  28. fatima 23 julio 2016
  29. Pedro 31 agosto 2016
  30. adriano 1 septiembre 2016
  31. susana martinez 3 septiembre 2016
  32. lorena 3 septiembre 2016
  33. Maria jose trujillo 10 septiembre 2016
  34. Gustavo Moreno 11 septiembre 2016
  35. Sonia 30 septiembre 2016
  36. Maria jose trujillo 30 septiembre 2016
  37. Bart Bertran 9 octubre 2016
  38. Adriano 9 octubre 2016
  39. Martin 19 octubre 2016
  40. Dan 19 octubre 2016
  41. Graciela 27 octubre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *