Viajar a Malta: las mejores vistas desde La Valletta

Puesta de sol desde Jardines Hastings en Malta

Puesta de sol desde Jardines Hastings, La Valletta, Malta (c) Avistu

Uno podría pasarse tres días de slow travel en Malta y no salir de La Valletta y sus alrededores. Al menos si a uno le gustan las calles empinadas, los callejones estrechos, encontrarse casi a la vuelta de cada esquina con unas vistas al mar y sorpresas poco turísticas pero auténticas. Si, yo levanto el brazo ¿alguien más con gustos similares?

Esa densidad de edificios, con antigüedades y estilos desde el Barroco y el siglo XVI al Modernismo, con funciones tanto civiles como religiosas y militares, le valió el reconocimiento de las Naciones Unidas que declararon a la ciudad “Patrimonio de la Humanidad” en 1980.

Puerto y Tres Ciudades desde Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta

Puerto y Tres Ciudades desde Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta (c) Avistu

Miradores de La Valletta

Antes de perdernos por sus calles, hay varios sitios que ofrecen privilegiadas vistas hacia las ciudades que se arremolinan en cada una de las orillas, izquierda y derecha, de la Valletta. Los más conocidos son los dos jardines que comparten el mismo nombre, Barrakka, pero están situados a 500 metros de distancia el uno del otro,

A pocos minutos caminando desde la estación de autobuses (a la entrada de la ciudad), y detrás del pequeño edificio que alberga la Bolsa de Malta, se encuentran los Upper Barrakka Gardens (Altos Jardines Barrakka). Donado en el siglo XVIII por un caballero italiano, el jardín en sí es pequeño y tranquilo y se prolonga hacia una zona, en forma de ele, poblada por algunas estatuas y flanqueada por columnas.

La Valletta desde Upper Barrakka Gardens (al fondo, Lower Barrakka Gardens), Malta

La Valletta desde Upper Barrakka Gardens (al fondo, Lower Barrakka Gardens), Malta (c) Avistu

Si nos acercamos a su exterior tenemos una vista panorámica sobre el puerto y, enfrente las Tres Ciudades (L´Isla, Birgu, Bormla). Bajando un poco la mirada desde la barandilla nos encontramos a nuestros pies con una batería de cañones desde la que se dispara una única salva a diario, a las doce del mediodía.

Lee también:  Viaje a las islas Gili en Indonesia

En el caso de que además de la mirada querramos bajar el cuerpo hacia el puerto, hay un ascensor (de pago) en uno de los laterales del jardín.

Los Lower Barakka Gardens (Bajos Jardines Barakka), son el hermano pequeño de los anteriores. Con un pequeño templo neoclásico en su centro, las vistas que se ofrecen desde estos jardines incluyen la zona de Kalkara y los rompeolas a ambos lados de la entrada del Gran Puerto. Barcos mercantes, cruceros y algún megayate (yo ví uno de esos de película, con un helicóptero en la popa, el Samar que se alquila desde sólo 650.000 € a la semana) son los buques que podréis ver anclados, entrando o saliendo del puerto.

Megayate Samar en Malta

Megayate Samar en Malta (c) Avistu

Una realidad histórica más sentimental la encontramos en forma de monumento junto a los jardines. Se trata de la Campana del Asedio, erigida en memoria de todos los que perdieron la vida entre 1940 y 1943 cuando las fuerzas alemanas intentaron tomar Malta.

Cerca de ella encontré algo que no buscaba pero que aprecias cuando lo encuentras, un rincón inesperado y nada turístico. Entre el monumento y el museo llamado The Malta Experience, paralelo a Mediterranean Street, hay una zona al pie de las murallas que está llena de construcciones sencillas y humildes. Entre las paredes de ladrillo o cemento asomaban las proas de pequeñas embarcaciones de pesca.

En ese momento, los únicos habitantes de la zona eran los gatos, por otro lado omnipresentes por toda la isla. Inmunes a mi presencia, y al mar que rompía con fuerza a pocos metros de ellos, alternaban – como todos los gatos del mundo – entre estar hechos un ovillo y estirarse.

Lee también:  El mejor crucero del mundo
Casetas de pescadores bajo Lower Barakka Gardens, La Valletta, Malta

Casetas de pescadores bajo Lower Barakka Gardens, La Valletta, Malta (c) Avistu

En el lado contrario de La Valletta, el opuesto al Gran Puerto y las Tres Ciudades, también podemos encontrar un par de zonas por las que merece la pena pasear o, como los Jardines Hastings, para ver una puesta de sol.

Sobre los bastiones del lado occidental, estos jardines ofrecen vistas a las ciudades de Floriana, Msida, Sliema y la Isla Manoel. Hay una leyenda que dice que los jardines se construyeron en sólo 4 horas aunque lo único real que os puedo contar sobre ellos es que en su interior hay un monumento al Marqués de Hastings, Gobernador de Malta, y cuyos restos reposan en el jardín.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
7 Comentarios
  1. Joan 23 octubre 2013
  2. beatriz 14 enero 2014
  3. Avistu 14 enero 2014
  4. Isabel salinas 18 abril 2014
  5. Craig Feigin Real Estate 27 junio 2015
  6. Pablo 10 febrero 2016