Viajar a Estados Unidos

aeropuerto dublin
Viajar a cualquier país tiene sus particularidades pero más en el caso de hacer un salto al otro lado del oceano. Para los que estamos acostumbrados a una Europa sin fronteras, cuando nos movemos por el Viejo continente la mayor molestia suele ser aprender cuatro palabras del idioma local o chapurrear nuestras preguntas en inglés, que sigue siendo la lingua franca en este siglo XXI.

Sin embargo, si uno quiere viajar a ese enorme país de nacionalidades asimiladas que es los Estados Unidos, ha de tener en cuenta casi tantos factores como si se quisiera viajar a África. Como acabo de volver de disfrutar de una semana entre Washington DC y Nueva York, aquí os dejo los consejos imprescindibles para que preparéis con tranquilidad un viaje a USA.

Los enchufes. Olvidaos de las dos puntas redondeadas y preparaos para un nuevo tipo, con dos puntas planas. Como viajamos con reproductores de música, teléfonos, cámaras y ordenadores, se hace necesario comprar un adaptador, que podéis encontrar en cualquier tienda de aeropuerto. Si sois dos y tenéis una pléyade de electrocacharros a cuestas, lo más conveniente es compraros una toma múltiple de corriente (a la que conectar un único adaptador) y así poder cargar varias cosas a la vez.

El voltaje. Si creías que con el adaptador estaba solucionado el tema, me temo que os lo había puesto demasiado fácil. El voltaje en EEUU es de 110v mientras que en Europa por regla general es de 220v, y eso supone que si dejáis el móvil cargando toda la noche, en un par de días de tenerlo encendido se ha acabado la batería (por no mencionar posibles daños al aparato). Comprobad que los enchufes de vuestros cachivaches sean también transformadores (los de los portátiles suelen serlo, es ese aparato rectangular que os encontrais a medio camino entre la conexión al ordenador y la que va a la toma de la pared, aseguraos de que esté certficado). Para el caso de que no lo sean, en cualquier tienda de electrónica (como BestBuy o Radio Shack por ejemplo) os podéis comprar un transformador para salir del apuro.

Lee también:  Buenos Aires: La capital gay latinoamericana

¿Mochila o maleta?. La pregunta a priori parece una perogrullada porque si estás leyendo este artículo en Viajablog sabes que nos autodenominamos “mochileros”. Sin embargo, salvo que te vayas a hacer trekking por un Parque Natural, ¿realmente necesitas una mochila?. El trasiego por el aeropuerto, el desplazamiento hacia y en el medio de transporte (tren, autobús, táxi), el trayecto hacia el hotel, etc. se hace el 99% del tiempo sobre asfalto y aceras donde las ruedas de una maleta son lo más práctico (olvídate de hacer cola y afrontar las esperas cargando el peso sobre hombros y espalda). Yo me llevé una maleta que moví menos de media docena de veces y creo que fue la decisión correcta.

Seguro médico. Estados Unidos no tiene un sistema sanitario gratuito en general, algo que ya conocemos los que vivimos en Irlanda y pagamos 60 euros cada vez que vamos al médico. El menor incidente puede suponer no sólo una molestia para la salud sino dejar la cuenta del banco temblando. Es conveniente pagar por un seguro, ya sea genérico de viaje que cubra también los gastos médicos además de cancelaciones de vuelos, pérdidas de maletas, etc. o específico para el caso de alguna urgencia. En mi caso, tengo un seguro privado de la empresa en la que trabajo y antes de irme llamé para confirmar que, efectivamente, estaba cubierto en caso de sufrir un accidente o tener que ir al médico/hospital por cualquier trastorno en la salud.

Dinero. El vil metal, ese que nos permite comprar Levi´s 501 por 30 euros o gafas de sol Ray Ban por 70, se mueve en forma de billetes y pequeñas y confusas monedas. Un dime son diez centavos, un quarter son veinticinco, y, aunque lo más común son los billetes, también hay monedas de un dólar (se ha emitido una serie de ellas de color dorado con un presidente en el reverso). Los cajeros automáticos están presentes en todas partes, incluyendo tiendas y supermercados, pero antes de “tirar de tarjeta” tened muy claro cuanto os va a costar. Mi banco español me cobra un 4% (con un mínimo de 3 euros) cada vez que saque dinero fuera de la zona euro, pero no me aplica ninguna comisión si hago compras en tiendas. Adicionalmente, y aunque en cualquier zona turística hay oficinas de cambio de moneda, al final me llevé 400 dólares en efectivo comprados a la tasa de cambio oficial a mi banco irlandés y sólo me supusieron una comisión de 2.91 euros.

Lee también:  Red social sobre Barcelona: Visit Barcelona

Las propinas. Del taxista a la camarera, todo el mundo espera una propina por sus servicios, sean o no adecuados o excelentes (lo que, desde mi punto de vista, desvirtúa por completo el concepto de propina). Lo habitual es que sea de un 10 a un 20% o de un dólar por cada copa/consumición. A veces os encontraréis en la factura el importe recomendado, otras la podéis calcular en función de los impuestos que aparecen desglosados en la misma.

Los impuestos. Yo me quejo de que la hacienda irlandesa se lleva casi un 25% de mi sueldo, pero en Estados Unidos os vais a encontrar con que a todo se le suman impuestos, y a veces más de uno. Ciudades y estados aplican sus propios impuestos o tasas así que, por ejemplo, una cena para dos cuyos platos y bebidas suman 32 dólares, al añadirle impuestos y propina os dejan sin 45 dólares en el bolsillo.

El visado. He dejado para el final precisamente lo primero que tenéis que mirar. En el avión (como fue mi caso) o en el aeropuerto de origen (por ejemplo en Dublín si es vuelo directo) se os da un formulario de inmigración para rellenar. Si vuestra nacionalidad corresponde a la de cualquiera de los paises que participan en el Visa Waiver Program (Programa de Exención de Visado), será el I94 verde. También os tocará dejar los datos correspondientes en el 6059B, una declaración de aduanas. Ambos son independientes de que se haya solicitado, y recibido la aprobación, dentro del programa ESTA (Electronic System for Travel Authorization). A título de curiosidad os comento que cuando hice el check-in en una maquina de autofacturación en Londres, me preguntó el nombre y la dirección de mi hotel ¡una razón más para tener esos datos a mano!

Lee también:  Earth: nuevo wiki sobre viajes
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
4 Comentarios
  1. Lethe 25 marzo 2010
  2. miguel corrales 11 mayo 2010
  3. juan jesus 12 mayo 2010
  4. Fernando Estado 14 junio 2010