Viaja a Pekín y visita los hutongs antes que desaparezcan


Con la excusa de las olimpiadas la capital China, a golpe de rímel y talonario, está modelando una nueva ciudad donde el pasado y los centros históricos no tienen cabida. Cuando viajé a Pekín hace un par de años una de las cosas que más me gustó de esta ciudad fueron sin lugar a duda los hutongs. Se trata de núcleos dispersos en la ciudad que a primera vista parecen escondidos entre grandes calles. En ellos las calles estrechas serpentean y están llenos de ritmo y color. Raviolis, cerveza, pinchos, noodles y un sinfín de tiendecitas que le daban vida y aroma a unas pequeñas aldeas escondidas en la gran metrópolis.

Hoy en día, a base de nuevas construcciones están desapareciendo y en unos años parece ser que en Pekín sólo van a verse largas y aburridas calles diseñadas por un loco matemático enamorado de las formas cuadriláteras.

Otras ciudades chinas como Kunming fueron arrasadas y vueltas a la vida moderna como si los 3.000 años de historia que la precedían no valieran para nada.

La enorme población china y su evolución tecnológica pide sin duda que las ciudades se modernicen. De todas maneras, no me imagino una cosa igual en Roma, por ejemplo, donde un sistema de transportes eficaz y las ruinas imperiales o las republicanas no tendrán nunca un espacio conjunto en la misma ciudad. O la misma Venecia, donde de aquí 20 o 30 años ya no habrán venecianos viviendo en su propia ciudad.

Quizás en Europa somos incapaces de tirar todos los recuerdos que guardamos en el cajón. No sé, quizás hacer borrón y cuenta nueva sea la forma más útil y práctica de convivir con el futuro.

Lee también:  Viajar a China durante el Año Nuevo Chino

A mi, sin embargo, no deja de entristecerme ver que un lugar auténtico y lleno de vida como los hutongs en Pekín pasarán a la historia y en su lugar los rascacielos cubrirán el cielo gris y contaminado de una ciudad que se mueve a ciegas por la prisa y no recuerda su pasado.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo