Valparaíso y Pablo Neruda

Google +TwitterFacebook

valparaisoValparaíso, los cerros y su paisaje multicolor. El Cerro Esperanza, el Cerro Barón, el Cerro Concepción. El Cerro Alegre, que amparó numerosas comunidades de inmigrantes de origen inglés, francés y alemán dedicadas al comercio naviero desde la segunda mitad del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Hoy estos cerros, a los que puedes acceder caminando o utilizando los populares ascensores, son considerados de alto atractivo turístico, con restaurantes, casas de alto valor arquitectónico y hoteles.

Róisín y yo llegamos a Valparaíso procedentes de Santiago de Chile. La encargada de Residencial San Patricio, hostal en el que nos hospedábamos durante nuestra estancia en la capital, nos puso en contacto con un amigo suyo que regentaba una casa de invitados muy cerca de los cerros. Pagábamos 7.000 pesos chilenos (unos 10 euros) por una habitación con baño privado y con derecho a cocina comunitaria, no estaba mal. Paseando por esta romántica y multicolor población en seguida nos dimos cuenta de que por sus calles se respira poesía, en especial la de un ilustre chileno, Pablo Neruda.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Del libro 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada, se han vendido en el mundo más de diez millones de ejemplares, y seguirán imprimiéndose. A su vez, el nombre de Valparaíso seguirá rodando por lo mares, hasta que los propios mares dejen de rodar. Esos dos nombres, Neruda, Valparaíso, están unidos en canciones, en poemas y en visiones marineras que les pertenecen a ambos.

Una visita muy interesante es la que puedes realizar a La Sebastiana, la última casa que el poeta adquirió y que se encuentra en el cerro Bellavista. La vivienda cuenta con innumerables habitaciones y una vista privilegiada del puerto de Valparaíso. Observando el inmenso Océano Pacífico desde sus magníficos ventanales entendí completamente de dónde le había llegado la inspiración al carismático escritor.

El precio de la entrada es de 2.500 pesos (1.000 pesos para estudiantes y personas de la tercera edad), y la visita sin duda merece la pena.

Puntúa este artículo
2 Comentarios
  1. Anonymous 5 marzo 2008
  2. vicky 25 abril 2012