Vacaciones en la Costa Brava

Vacaciones en el Club Giverola

En muchas ocasiones habrás oído escuchar decir a alguien, cuando hablaba de sus vacaciones, lo de “han sido unas vacaciones muy completas”. Bien, hace un par de semanas me pasé por Tossa de Mar (Catalunya) y te puedo asegurar que mis vacaciones en la Costa Brava fueron mucho más completas de lo que me podía llegar a imaginar. A continuación te cuento las razones:

1. El Club Giverola

Actividades en el Club Giverola

El Club Giverola te ofrece un sinfín de actividades lúdico-deportivas para que hagas de tus vacaciones un auténtico alto en el camino que te recargará los niveles de energía, tanto física como psicológicamente.

Siempre he creído que hay dos tipos de viajes: los viajes para conectarse al mundo y los viajes para desconectarse de él. Sin abusar demasiado de uno ni del otro, pienso que ambos tipos de viaje son necesarios y me parecen totalmente complementarios. Es más, pienso que deben ser complementados, cada uno a su debido tiempo y en su debido lugar.

Hay ocasiones en las que uno debe marcharse a India para que se le despierten los sentidos y para comprobar que el mundo va mucho más allá de su día a día. Hay otros momentos en los que uno debe pararlo todo por unos instantes y dedicarse única y exclusivamente a repostar para poder seguir peleando con ese día a día. Cuando llega ese momento, te aseguro que el Club Giverola es un lugar ideal para hacerlo.

El Club Giverola goza de unas instalaciones espectaculares. Piscina descubierta, piscina cubierta y climatizada, pistas de tennis, mini-golf, campo de fútbol, gimnasio… Y la playa, mi eterna favorita.

Lee también:  Colgando del cielo: la experiencia de volar en Paramotor en Albacete (con vídeo)

Otro deporte muy popular para los visitantes  es el ciclismo. Situado en plena Costa Brava, los aficionados al ciclismo encontrarán en el Club Giverola el campo base ideal para realizar tantas escapadas como les plazca.

Si por el contrario no te apetece mover un dedo para nada y lo que buscas es simple y puro relax, es también el lugar ideal. Con su propia playa, sus piscinas, hamacas, bares, restaurantes y un bonito entorno natural, la brisa y el olor a salitre llenarán tus pulmones de pureza y se encargarán de que, aunque sólo sea por unos días, te olvides de todo y de todos.

2. Tossa de Mar

Tossa de Mar

El Club Giverola se encuentra situado en Tossa de Mar, una localidad con un encanto especial que está en el Noreste de Catalunya.

Así como su vecina Lloret de Mar se caracteriza por albergar un turismo masivo llegado de todos los rincones de Europa, Tossa de Mar conserva un estilo más relajado.

Hace un par de semanas estuve allí y te puedo asegurar que la tranquilidad gobernaba el lugar. Hablando con los lugareños me enteré de que mientras en Lloret de Mar la juerga y el jolgorio están presentes prácticamente todo el año, en Tossa de Mar la temporada intensa se concentra entre Junio y Agosto, por lo que durante meses como Mayo, Septiembre o el mismo Abril, se convierte en un lugar ideal para gozar de la Costa Brava sin necesidad de compartirla con el turista cervecero.

El castillo de Tossa de Mar y sus alrededores son, sin duda, mis lugares favoritos para pasear y gozar de unas espectaculares vistas marítimas. Sus callejuelas con suelo adoquinado y murallas medievales le añaden un cierto romanticismo a esta preciosa localidad mediterránea.

Lee también:  Un hombre más rápido que el sonido

3. La Costa Brava

Vistas a la Costa Brava desde la habitación del Club Giverola

A mí es que esta mezcla de mar y montaña me encanta. Con bosques que desembocan en playas, grutas cargadas de misterio y pueblos que guardan ese aroma auténtico Mediterráneo, la Costa Brava es una zona ideal para el descanso y la reflexión.

Sus preciosas calas con aguas de color turquesa no tienen nada que envidiar a otros fantástico parajes que nos regala nuestro planeta. La Costa Brava no sólo ofrece playa, sino que alberga arte, cultura e historia, mucha historia.

Situado en su corazón, el Club Giverola se convertirá en un campo base ideal para realizar excursiones a otras localidades cercanas que seguro te dejarán un buen recuerdo y harán que te marches con ganas de volver.

4. El Mediterráneo

Cala Giverola

Lo confieso, soy un enamorado del Mar Mediterráneo. Tal vez porque nací en un hospital que se encontraba literalmente a menos de 100 metros del mar y desde mis primeros días de vida el olor a salitre ha penetrado en mi alma, cuando estoy cerca del mar es cuando realmente me siento en casa.

Recuerdo que durante mi viaje de un año alrededor del mundo descubrí una infinidad de lugares fantásticos, maravillosos y muy interesantes. India, Australia, Tailandia, Bolivia, Argentina… En cada uno de ellos, por un motivo o por otro, se quedó un pedazo de mi corazón. Pero he de confesar que aquel largo viaje y la oportunidad de conocer tantas otras maneras de hacer y de vivir,  me ayudaron a valorar lo mucho que nos ofrece la región bañada por el Mar Mediterráneo.

Lee también:  Excursión en bicicleta por Istria

El mar, la montaña, la dieta, la cultura, la historia, la diversidad, sólo son algunos de los motivos que convierten el Mediterráneo, para mí, en uno de los mejores lugares para vivir de este planeta.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Vacaciones en la Costa Brava
5 (100%) 1 voto
, ,
4 Comentarios
  1. guia el puerto 30 abril 2012
  2. Sergi 2 mayo 2012
  3. Sergi 2 mayo 2012
  4. vacaciones terres de l'ebre 22 abril 2013