Una semana en Washington y Nueva York

nueva York

Cinco eran los meses que había entre mis vacaciones de Navidad y mi siguiente proyecto viajero en Junio. Entre medias, nada, sólo la oficina de lunes a viernes y el descanso efímero y apresurado del fin de semana. Como eso no podía ser, busqué una fecha festiva en el calendario y me decidí por el 17 de Marzo, el famoso Día de San Patricio, patrón de Irlanda. En torno a ella pedí cuatro días de vacaciones en el trabajo y, después de dudar entre varias opciones, descarté Estambul y Moscú y mi destino va a ser Nueva York.

El próximo sábado 13 de Marzo vuelo de Dublín a Londres y allí cojo otro avión que me dejará a las cuatro de la tarde (espero) en el Newark Liberty International Airport, uno de los tres principales gestionados por la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (los otros dos son el JFK y La Guardia). Mi idea, de último momento, es enseguida irme en autobús a Washington, D.C. y pasar allí hasta el lunes por la tarde que “regreso” a Nueva York. Tal y como yo lo veo, y sin ánimo de comparar ciudades sino distancias, es como si un turista americano sólo dispusiera de una semana en España y decidiera repartirla entre Madrid y Barcelona, visitando sus principales puntos de interés. Lo sé, se pierde uno Sevilla o Toledo, Mérida u Oviedo pero ¡quien mucho abarca poco aprieta!.

El viaje se me ocurrió tan sobre la marcha que el billete me lo compré sólo el 1 de Febrero y a día de hoy aún tengo la cabeza llena de posibilidades sobre edificios, museos y paseos por la capital política de EEUU y por, sin necesidad de pedir permiso de Los Angeles, su capital cinematográfica y financiera. Tengo que repartir mi tiempo entre el monumento a Lincoln, (el exterior de) la Casa Blanca, el conjunto de museos del Smithsonian, el Empire State Building, la estatua de la libertad, Ellis Island, cruzar el puente de Brooklyn, disfrutar de las vistas de Manhattan desde el Staten Island Ferry, pasear por Central Park…todos ellos han sido espectaculares decorados en infinidad de películas y series de TV y ahora tengo la oportunidad de verlos en vivo.

Lee también:  Del aeropuerto de Newark a Nueva York

Indagando en Internet, he visto que la mayoría de edificios federales o gubernamentales tienen agotadas desde semanas antes las plazas en sus tours. Aunque sí que he conseguido apuntarme a una visita guiada por el Capitolio en Washington, mi gozo en un pozo para hacer lo mismo con la Reserva Federal de Nueva York, donde se guarda la cuarta parte del oro del mundo, pero no quedaba ni una sola plaza para todo el mes de Marzo. Para la exposición temporal en el MoMA dedicada a la obra de Tim Burton no debería tener problema más allá de pasar un rato haciendo cola, pero toco madera.

Mi primer consejo es entonces ¡informate y reserva con antelación!

Foto Lauri Jerez a través de nuestro grupo en Flickr

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo