Turquía (5) Visita al museo de Göreme

Google +TwitterFacebook

Llegamos Göreme por la madrugada tras una larga noche de autocar directos desde Estambul. Era pronto y poca gente se movía por sus calles. Nos dirigimos hacia el hostal que nos habían recomendado –The Flinstones- donde nos esperaba una preciosa habitación excavada en la piedra con una auténtica piscina de lujo. Desayuno, noche y piscina por apenas 8 euros. Espectacular.

En el mismo hostal conocimos unos australianos y unas inglesas y tras pegarnos un buen baño en la piscina nos fuimos a visitar el museo de Göreme.

El museo de Görem Açik Hava se halla a un par de kilómetros del pueblo. Podéis ir en autoestop o simplemente caminando. Se trata de un museo al aire libre donde se pueden contemplar las iglesias con sus frescos que se construyeron al interior de la piedra entre el siglo XI y XII.

Existían un total de 365 iglesias labradas en la piedra, una para cada día del año. La perfección arquitectónica con medios tan primitivos es despampanante . Es una lástima que en el interior de alguna iglesia los chavales del pueblo hayan pasado a dejar sus pintadas y grafittis.

Merece la pena pasear por este lugar donde vivía antiguamente las comunidades cristianas de Capadocia. Uno sube escaleras, se mete por cuevas, luego se mete en otra y admira alguno de los espectaculares frescos que todavía se conservan. Son de la época bizantina y relatan historias de santos y escenas bíblicas. Muchos de ellos se hallan en muy buen estado. Se trata de habitaciones internas y lugares oratorios que los primeros cristianos construyeron durante la época. Es un auténtico laberinto.

Lee:
Las cuevas prehistóricas del sur de Francia

A su vez, el museo contiene una iglesia cuya entrada se tiene que abonar aparte. Se trata de la Karanlik kilise, la entrada es cara pero merece la pena gracias a unos frescos espectaculares cuya conservación hasta el día de hoy es inaudita.

A la vuelta paseamos por Göreme. Los famosos pináculos de roca volcánica se esparcen por el territorio y a su vez forman la casa de los habitantes de la región desde muchos años atrás. En el centro del pueblo se encuentra la Roma Kalesi, una enorme columna donde se encuentra la fachada de un auténtico templo romano.

Subimos a lo alto del pueblo para gozar de la luz del atardecer y fue un verdadero espectáculo. A la vuelta, teníamos ganas de piscina y quitarnos el sudor y la arena del día pero por desgracia no nos dejaron utilizarla así que tuvimos que esperar hasta el día siguiente.

Imágenes, Becklectic

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
2 Comentarios
  1. GOIKO 7 mayo 2013
  2. Quique 8 mayo 2013