Explorando las Blue Mountains en Australia

Google +TwitterFacebook

Las Three Sisters, emblema del parque de Blue Mountains

A tan sólo algo más de un par de horas de coche de Sydney, hacia el Oeste, se encuentra la gran belleza natural de las Blue Mountains.

Si os encontráis en Sydney es algo que no podéis perderos. Hay compañías que hacen tours de ida y vuelta en el mismo día. Salen pronto por la mañana, te llevan a ver los puntos más famosos y te devuelven a las 6 de la tarde. Pero lo ideal es quedarse unos días para disfrutar de este maravilloso paisaje de formaciones rocosas imposibles, senderos espectaculares, tupida vegetación y cascadas varias.

Nosotros no íbamos sobrados de tiempo en Australia así que sólo nos quedamos una noche y 2 días.

Salimos con nuestro coche alquilado en Spaceship -el mejor resultado que tuvimos de todas las compañías de alquiler entre Australia y Nueva Zelanda- rumbo al Oeste a mediodía. La etapa final del camino es bastante sinuosa pero puede ser lo entretenida que tú quieras porque ya empiezas a tener miradores donde pararte e incluso algunas sendas que llevan a pequeñas cataratas.

El parque en sí es enorme y tendréis que elegir un punto donde quedaros. Hay hostels en un par de pequeñas ciudades a la entrada Este (Glenbrook) y la Oeste (Katoomba) pero lo más económico es dormir en vuestra furgoneta en el único lugar de acampada -permitida- que no se paga. Preguntad en una de las oficinas de información turística del parque porque el lugar es muy difícil de encontrar (sobre todo si llegáis a él de noche, como nos pasó a nosotros). También hay campings de pago.

La erosión del agua ha dibujado una cara en una de las rocas que vimos en el trekking

En nuestra primera tarde fuimos al mirador más famoso del parque. Desde él se divisan las famosas Three Sisters, 3 pináculos rocosos que desafían, a solas, el fuerte viento que azota la zona.En un principio era un solo acantilado pero el viento y la lluvia fueron erosionándolo y derrumbando parte de él, dejando separadas del cuerpo principal a las Tres Hermanas.

Lee:
El Salto del Ángel y Canaima: imágenes y experiencia de viaje

Además aquí encontraréis una oficina de información turística donde os darán indicaciones de todos los trekkings de la zona.

Mediante un corto camino de bajada llegamos a la primera hermana y contemplamos más de cerca la acción corrosiva de la naturaleza. El viento helado soplaba con una fuerza tremenda y aguantamos poco tiempo allí.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Desde ese mismo punto comienzan un par de buenos trekkings de media duración que decidimos dejar para el día siguiente si el clima mejoraba.

Anochecía muy pronto así que a las 5 pm comenzamos a buscar el sitio gratuito que nos habían mencionado. Dimos mil vueltas a oscuras -no hay nada de iluminación en los caminos- sin encontrarlo y finalmente paramos a un coche que entraba a un rancho. Con sus indicaciones encontramos lo que buscábamos: no llegaba casi ni a merendero. Imposible verlo a oscuras.

Pasamos una noche helada allí, sin ningún otro coche, en el medio de la nada. Fue una gran sensación aunque alguien -Tatiana- siempre puede acabar pensando en las típicas películas de terror en las que salta un pavo con un hacha sobre el techo del coche.

Al día siguiente nos fuimos a caminar por una senda que pasaba por 3 caídas de agua de distinto tamaño. El bosque es muy húmedo y conviene llevar ropa de abrigo incluso en verano. En invierno se cubre de nieve.

Uno de los bonitos saltos de agua que encontramos en las montañas

Había pocos turistas y pudimos hacer el cabra un poco por los caminos sin vergüenza ninguna.

Lee:
Cabalgando por los Pirineos: De vuelta del Desman Trophee

Después del trekking comimos en uno de los merenderos gratuitos que hay en la zona. Sacamos nuestro cocina de gas y nos hicimos la primera pasta con tomate y atún de las muchas que seguirían en las próximas semanas. Si alguien algún día quiere invitarme a cenar que sepa que pasta, atún y tomate no será una opción hasta pasado el 2016.

Pasamos de nuevo por el mirador de las Three Sisters y pusimos rumbo al Sur para continuar nuestro camino hacia Melbourne.

Hay gente que se queda aquí por 2 semanas haciendo y deshaciendo los múltiples trekkings con los que os podéis perder en esta vastedad de montañas y árboles. Sin embargo, tened cuidado y conseguid planos de la zona antes de aventuraros demasiado profundamente en el parque porque hace unos años se hizo famoso un inglés que dejó el hostal y se fue a las Blue Mountains por su cuenta.

Vista general desde un mirador. El verde se extiende hasta donde alcanza la vista

Se metió por uno de los caminos y pasó horas avanzando sin poder encontrar luego la senda de regreso. El pavo se tiró como 2 semanas perdido en el parque sin que los equipos de rescate pudieran encontrarlo. Tuvo suerte de que fuera verano y pudo sobrevivir hasta que lo hallaron. La operación de rescate costó una fortuna y fue muy complicada y en estos casos se suele ver al protagonista más como estúpido que como héroe.

Es una visita obligada para los amantes de la naturaleza ya que es la zona montañosa más bonita del país.

Puntúa este artículo
, ,
Google + Twitter Facebook
4 Comentarios
  1. Purkinje 21 septiembre 2011
  2. David 21 septiembre 2011
  3. xas 25 septiembre 2011
  4. David Escribano 25 septiembre 2011