Travel Bloggers: Google, Dios y Demonio

El Señor Muñoz impartiendo un Taller SEO en TBM Gredos

El Señor Muñoz impartiendo un Taller SEO en TBM Gredos

Posicionamiento, estrategias SEO, aumentar el número de visitas de tu web y las mejores keywords para que Google te considere relevante y te muestre en la primera página de resultados. Todo eso tan técnico, tan mundano y tan poco pasional, aparentemente sí que tiene que ver con los viajes.

El Señor Muñoz se esforzó durante su Taller SEO del sábado pasado, que a insistencias del público del TBM Gredos se solapó con la pausa para el café, en explicar las mejores formas de ligarnos a Google, la heredera – bondadosa para unos, malvada para otros – que trae consigo millones…de visitas.

Entre los asistentes la reacción fue tan dispar como distintas son las intenciones de quien tiene un blog. Los había preocupados por cómo una palabra en lugar de otra les restaba visitantes; los había que admitían cándidamente su ignorancia de todo lo que se les planteaba; los había, como Iván Marcos o Carlos que meneaban con incredulidad la cabeza. Por ella probablemente les pasaba el mismo pensamiento “Yo escribo sobre viajes, y punto”.

Son unos románticos (lo digo con cariño como personas y admiración como viajeros), y los entiendo, pero el Señor Muñoz (Fernando, después del tercer tuit intercambiado) también tiene su parte de razón.

En tiempos donde el ecologismo es ley divina, si no hubiera ordenadores yo habría sido quemado en la hoguera hace años. Admiro a quienes escriben bien un artículo de carrerilla y corrigiendo sólo alguna falta ortográfica sin mayor importancia. Yo no soy de esos. Si usara papel y bolígrafo, mis cuartillas estarían llenas de tachones y el suelo rebosaría bolas de folios arrugados, cubiertos de palabras despreciadas.

Lee también:  Ranking de blogs de viaje: Viajablog sigue subiendo

Tengo en mi cabeza las sensaciones y experiencias pero, como buen Virgo, el perfeccionismo formal y la necesidad de documentarme doman mi pasión (que, a veces, rompe las ataduras). Escribo, corrijo, escribo. Y después – perdonadme que admita la herejía, Iván y Carlos – miro a ver si cambiar el orden de un párrafo, eliminar una oración subordinada o sustituir una expresión por otra va a hacer el texto más atractivo para los lectores pero también para los buscadores.

Y los buscadores te premian trayendo visitantes a tu web. Hay gente dentro del mundo de los blogs de viajes que cree que se puede ganar un sueldo con ello. No es que se hayan vuelto locos porque en realidad sí se puede hacer, si tienes publicidad en tu blog – que a mayor número de visitas, mayor porcentaje de clicks en un banner – , si consigues sponsors para tus textos y viajes o si además haces cosas no relacionadas directamente con escribir, como dar charlas, conferencias, ser un consultor, etc.

Plantearse su carrera de bloguero así es tan respetable como cualquier otra opción. En cualquiera de los tres casos anteriores, tienes que ser conocido y relevante. Y eso sólo se consigue de tres maneras: teniendo visitas, recibiendo visitas y con muchas visitas.

Por supuesto está la relevancia de ser un prescriptor, alguien cuyas letras son bebidas con fruición por la élite que las esparce a los cuatro vientos. No conozco a nadie así que no tenga decenas de miles de visitantes de su blog o web. A diario.

No gano una fortuna escribiendo en Viajablog, y ninguno de mis otros compañeros se está haciendo rico tampoco. Cuando nos conocimos, escalonadamente, todos trabajábamos en empresas que eran las que nos pagaban las facturas. Hoy, en Dublín, Barcelona, Alicante o Asturias, las circunstancias son las mismas.

Lee también:  Europa en tándem: De Suecia a Castellón apoyando la lucha contra el cáncer

Yo escribo, mejor o peor, en Viajablog porque me gusta viajar y contarlo.

Admitámoslo, escribimos para compartir nuestras experiencias de viaje, para hacérselas llegar al público, que nos lea cuanta más gente mejor. Pero hoy sólo te leen si Google te recomienda.

Si no pensáramos así, escribiríamos diarios que guardaríamos en cajones y nunca verían la luz fuera de nuestra casa.



Fotos | Avistu

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
29 Comentarios
  1. Quique 9 mayo 2012
  2. Victoria 9 mayo 2012
  3. Purkinje (mapaygps) 9 mayo 2012
  4. Hernando Reyes 9 mayo 2012
  5. Daniel Ruiz 9 mayo 2012
  6. Carlos Olmo 9 mayo 2012
  7. David 9 mayo 2012
  8. Sergi 9 mayo 2012
  9. avistu 9 mayo 2012
  10. Avistu 9 mayo 2012
  11. Avistu 9 mayo 2012
  12. Avistu 9 mayo 2012
  13. Avistu 9 mayo 2012
  14. Avistu 9 mayo 2012
  15. Avistu 9 mayo 2012
  16. Avistu 9 mayo 2012
  17. Pau 9 mayo 2012
  18. Sin Eñe 9 mayo 2012
  19. Señor Muñoz 9 mayo 2012
  20. José Carlos DS 10 mayo 2012
  21. Fran Soler 10 mayo 2012
  22. Jose W 11 mayo 2012
  23. José Luis 11 mayo 2012
  24. Avistu 16 mayo 2012
  25. Avistu 16 mayo 2012
  26. Avistu 16 mayo 2012
  27. Avistu 16 mayo 2012
  28. Avistu 16 mayo 2012
  29. Avistu 16 mayo 2012