Talasoterapia, Spas, botánica y golf en Gran Canaria

La vista desde una de las cabinas privadas del Corallium Villa del Conde

Aunque el tesoro más preciado de las Islas Canarias suele ser los más de 300 días de Sol y temperaturas agradables durante todo el año, cada vez es más variada la oferta disponible para el visitante a Gran Canaria. Talasoterapia, spas en general, belleza botánica y campos de ensueño para los que gustan de practicar el golf, son algunos de los nuevos reclamos.

De la mano de Gran Canaria Wellness pudimos conocer distintos hoteles que ofrecen acceso a este tipo de actividades.

Talasoterapia y Spas

Gran Canaria es uno de los centros más importantes de talasoterapia en toda Europa.

Esta -relativamente nueva- técnica se basa en diversos tratamientos con agua del mar -entre 33 y 37 grados centígrados- y complementos marinos (algas y lodo), que logran que el cuerpo humano pueda absorber elementos como yodo, azufre, calcio y magnesio, que suplan las carencias de sales minerales, provocadas por el estrés y el cansancio. Es muy beneficiosa, además, para aliviar el reumatismo, artritis, problemas óseos y musculares, y trastornos respiratorios.

El Gloria Palace San Agustin ofrece talasoterapia. Ésta es la vista desde su terraza chill out

Tuve mi primer contacto con este tipo de terapia en el centro del Gloria Palace San Agustín Thalasso & Hotel.

Este hotel 4 estrellas situado a 600 metros de la playa de Las Burras posee una zona de Spa y Wellness de gran tamaño en la que no sólo existe la posibilidad de hacer un circuito de Piscina Puesta en Forma como el que hicimos, sino que también ofrece masajes y tratamientos, tanto estéticos como de salud. Yo aproveché para recibir una sesión de drenaje linfático que tanta falta me hace.

La piscina de talasoterapia del Corallium Thalasso Villa del Conde

Un día más tarde comprobábamos los destrozos que había causado una tormenta de lluvia y viento en las bonitas instalaciones al aire libre del Corallium Thalasso Villa del Conde.

Lee también:  Nueva Zelanda: Trekking en Glenorchy (1)

Allí realizamos otro circuito de talasoterapia y saunas en su zona interior, donde disfrutamos de una piscina de agua de mar equipada con camas sumergidas y chorros de diferente presión y altura; otra de flotación tipo el Mar Muerto; y una sauna finlandesa que alternábamos con la de hierbas aromáticas.

En su zona exterior disfruté de los escasos minutos de Sol tumbado en el balcón que sobresale de la pared de piedra y parece que se interna en el mismísimo mar.

La terraza exterior del Corallium Thalasso Villa del Conde tiene vistas y tranquilidad absoluta

Las suites exteriores equipadas con tumbonas, camillas para masajes y pequeñas piscinas con efecto infinity, son ideales para parejas o fiestas de amigos.

Botánica

Cuando Marcos Aguilar -subdirector del hotel- nos guiaba por el laberíntico recinto del Hotel Cordial Mogán Playa -situado a poca distancia de Puerto de Mogán– no sabíamos si nos encontrábamos en un hotel o en un jardín botánico.

El hotel Cordial Mogán Playa tiene más de una decena de tipos de cactus y muchas más plantas y árboles debidamente etiquetados

Más de una decena de tipos de cactus, otros tantos de palmeras, flores de variados colores, arbustos, e incluso tomateras, mangos, y otros árboles frutales. Todo ello lo encuentras como pulmón verde y multicolor de un complejo que parece un pequeño pueblo, con su diminuta iglesia, restaurantes, jardines interiores y exteriores e incluso un conjunto arqueológico real que puedes visitar siguiendo un senda empinada que parte de una de las puertas traseras del hotel y se interna en la cercana montaña.

Muchas de las plantas, árboles y arbustos del Hotel Cordial Mogán Playa están identificados con placas que muestran el nombre de su especie y procedencia.

Lee también:  Cuando la pasión del fútbol divide ciudades

Un lugar que inspira tranquilidad y recogimiento en casi todos sus rincones.

El oasis de paz del Seaside Grand Hotel Residencia

Aunque pocos pueden competir en este apartado con el Seaside Grand Hotel Residencia.

La privacidad, relajación y belleza natural de la que se puede disfrutar en este hotel, ha hecho que sea el elegido por cantantes –Bruce Springsteen se alojó aquí-, políticos -Zapatero- y otros famosos que quieren descansar unos días sin ser molestados.

Al pasear entre los caminos que comunican su reducido número de suites uno cree que está en el jardín del Edén y la serpiente saldrá buscando una fémina a la que ofrecerle la materia prima de la sidra.

Golf

Si eres un acérrimo seguidor de la Ryder Cup -con la mítica victoria del equipo europeo de Olazabal este año- o simplemente te relaja coger un palo de hierro y pegarle a una pelotita blanca con el único objeto de hacerla caer en un agujero, Gran Canaria es tu isla.

Desde la piscina del Aloe Spa del Sheraton Salobre Golf se pueden ver los campos de golf, la montaña y la costa

La verdad es que no practico -ni me gusta- este deporte, pero respeto a la gente que lo hace. Al fin y al cabo, hay muchos deportes que me encantan y que pueden ser definidos también como alguien sacudiendo pelotas de distintos tamaños con un fin muy poco productivo.

Existen ocho campos de golf de gran calidad en la isla de Gran Canaria.

Uno de ellos se encuentra en un emplazamiento envidiable. El Salobre Golf está incrustado en un valle rodeado de montañas grises que hace posible pensar que se podría jugar al golf en Mordor.

Lee también:  Bolivia: la ruta de la muerte en mountain bike

Para disfrutar plenamente de vuestras jornadas de golf podéis alojaros en el contiguo Sheraton Salobre Golf Resort & Spa.

Abierto desde el año 2006, este hotel tiene envidiables vistas a la costa por un lado, y las montañas y el magnífico complejo de golf -2 campos de 18 hoyos- por el otro. También acoge eventos y convenciones.

Nos comentaba Ana Alonso de Celada -relaciones públicas del hotel- que más de la mitad de los clientes desayunan bien pronto y se marchan, hasta bien entrada la tarde, a los campos de golf.

El hotel tiene 11 pisos -albergando 313 habitaciones– que trepan la montaña de una manera que hace que, estés donde estés dentro del recinto, nunca te parezca que te mueves por un lugar tan grande.

Aunque no jugué al golf, sí disfruté de la buena cocina de su restaurante La Palmera y de las impresionantes vistas al valle apoyado en el borde de la piscina infinity del Aloe Spa.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, , ,