Sorrento y la costa Amalfitana

sorrento-amalfitano

Vistas a la península de Sorrento desde la isla de Capri

Tras nuestro paso por la bonita región de Puglia y visitar la sorprendente Matera nos dirigimos hacia la costa occidental de la bota de Italia.

La carretera que une Basilicata con la región de la Campaña es mucho más verde de lo que uno espera en una zona tan al sur del país, apenas vimos pueblos a nuestro alrededor y en unas pocas horas llegamos a Salerno donde nos topamos con la belleza del lugar que nos aguardaba:



Booking.com

Una carretera secundaria nacía de la autopista para bordear la costa Amalfitana por el sur, cruzando las poblaciones de Positano, Amalfi y Sorrento. En un atardecer glorioso, el sol agonizaba ofreciendo colores rojos y violetas, las nubes atenazaban su energía bajo su manto frío y la costa Amalfitana se perfilaba nítida con sus acantilados emergiendo de las aguas y sosteniendo los pueblos que en la distancia parecían livianos.

Seguimos no obstante por al autopista que se dirige a Nápoles para llegar más rápido. Ya saborearíamos los encantos de la costa Amalfitana más adelante. No obstante, esta carretera cubre la costa norte de la península con preciosas vistas al Vesubio y a la isla de Capri.

vesubio-desde-sorrento

El Vesubio emergiendo de las aguas, la visual desde Sorrento

Llegada y visita a Sorrento

Llegamos a Sorrento y al alojamiento que habíamos reservado. El denso tráfico de esta población turística se dejó notar. Aparcar en cualquier pueblo de la costa Amalfitana es casi imposible y Sorrento no es una excepción. Veréis en la misma carretera un montón de coches apostados que en ocasiones dificultan el tráfico en peligrosas curvas. Tras dar unas cuantas vueltas finalmente nos rendimos y optamos por aparcar en el parking del hotel que nos cobraron 12 euros por noche.

Lee también:  El Valle de Itria y la costa de Puglia

Nos alojamos en el Hotel Rivage, nada del otro mundo, un hotel venido a menos pero cuyos precios se mantenían al nivel de la ostentación que aparentaban. Al igual que lugares turísticos históricos como la costa azul o Biarritz, la península de Sorrento se hizo famosa entre la aristocracia durante los primeros años del siglo XX y lo veremos en el estilo arquitectónico de sus hoteles más antiguos.


El alojamiento nos salió por 76 euros por noche para una doble con un sobrio desayuno incluido, una habitación que olía a naftalina, una sábanas lavadas en demasiadas ocasiones y vistas poco halagüeñas a un patio interior.

Lo importante era el entorno que nos rodeaba y apenas pisamos el hotel más que para dormir y poco más.

atardecer-sorrento

Atardecer desde Sorrento

Visitar el centro histórico de Sorrento es recomendable especialmente cuando los abundantes turistas y visitantes esporádicos desde Nápoles se encuentran haciendo sus itinerarios, en la playa o echando una siesta. Sorrento es pequeña, tranquila y sus principales atracciones las encontraréis alrededor de la piazza Tasso y las callejuelas cercanas donde existe una buena variedad de lugares donde comer.


Entre los restaurantes que visitamos en Sorrento destacamos el restaurante Parrucchiano. En pocas ocasiones de viaje repetimos un establecimiento pero en Sorrento no nos pudimos resistir. El lugar cuenta con un magnífico jardín interior, camareros de toda la vida con su sarcasmo y buen humor, una extensa carta, buen marisco y unos solomillo de infarto. Por unos 30 euros por persona comeréis de maravilla acompañados de vino y tranquilidad.

Itinerario en coche por la costa Amalfitana

Durante el día lo mejor que podemos hacer en Sorrento es subirnos al coche y realizar un itinerario por la península y conocer la costa Amalfitana. En nuestra primera jornada no disponíamos de mucho tiempo y nos dirigimos hacia el oeste para cubrir la punta final de la península. Llegamos hasta la punta Campanella donde a uno le vienen unas ganas terribles de cruzar a nado la corta distancia que nos separa de la isla de Capri.

costa-amalfitana

La serpenteante carretera de la Costa Amalfitana

Esta zona norte de la península es mucho más tranquila, menos fotogénica que el abrupto perfil que decora la costa Amalfitana en la parte sur. No obstante, merece la pena pasear por ella y disfrutar de las vistas que la carretera nos va regalando de vez en cuando.

Lee también:  Excursión a Villa Jovis en la isla de Capri

En nuestra segunda escapada nos dirigimos a la zona sur para conocer la famosa costa Amalfitana y sus conocidos pueblos, Positano, Praiano, Amalfi y Vietro sul Mare. El tiempo no nos acompañaba y unos grandes nubarrones nos impidieron disfrutar del paisaje habitual de la zona. Con la falta de sol cualquier paisaje mediterráneo pierde encanto y nuestra sensación a lo largo de la serpenteante carretera fue que la costa Amalfitana está sobrevalorada. Un pequeño rayo sobre las casitas de Positano posadas sobre el acantilado nos hubieran ayudado a enamorarnos de este lugar tan aclamando entre sus visitantes. No obstante, ese rayo de sol no llegó y la costa Amalfitana no nos sorprendió más que otros lugares ya conocidos como la Costa Brava o la Costa Azul francesa.

Declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en los años noventa, la costa Amalfitana se extiende entre los pueblos de Positano y Vietri sul Mare. A través de sus curvas podréis ver pequeñas poblaciones aferradas a la roca, antiguos hoteles vestidos de palacio, lugares como Positano que parecen un anfiteatro erguido entre las rocas con vistas al cielo y el mar y acantilados de gran altura. Si miramos hacia abajo desde ellos, en ocasiones veremos algún barco pesquero lidiando con el mar.

variado-marisco

Variado de marisco que nos zampamos en Vietri sul Mare

No obstante, circulando por la costa Amalfitana también encontraremos un rosario de coches interminables tras el tubo de escape de un camión a 20 kh/m, y lo que casi nunca veremos es un lugar donde aparcar el coche. Y eso que recorrimos la península durante el mes de enero, así que no me quiero imaginar cómo debe ser en temporada alta.

Sorrento y la costa Amalfitana
4.6 (92%) 5 votos
47 Comentarios
  1. Mario 13 febrero 2014
  2. José María 8 septiembre 2014
  3. Quique 9 septiembre 2014
  4. carmelo diaz 13 octubre 2014
  5. Gabriel 17 octubre 2014
  6. sandra 6 noviembre 2014
  7. Guillermo 27 noviembre 2014
  8. LAURA 4 diciembre 2014
  9. SILVIA 7 diciembre 2014
  10. Maria 16 diciembre 2014
  11. nora 14 abril 2015
  12. Quique 14 abril 2015
  13. Beatriz Castro 23 abril 2015
  14. Eliana 27 abril 2015
  15. Quique 27 abril 2015
  16. rubia 16 mayo 2015
  17. Fabiana 19 octubre 2015
  18. Anita 27 noviembre 2015
  19. graciela 9 febrero 2016
  20. Daniela 24 febrero 2016
  21. Ana 26 marzo 2016
  22. Andrea Estrada 19 abril 2016
  23. silvia claren 21 abril 2016
  24. David 21 abril 2016
  25. ALEJANDRA 25 abril 2016
  26. Quique 25 abril 2016
  27. steph 3 junio 2016
  28. Quique Cardona 4 junio 2016
  29. SANDRA 4 junio 2016
  30. carlos 9 junio 2016
  31. Quique Cardona 9 junio 2016
  32. alicia 12 junio 2016
  33. Quique Cardona 12 junio 2016
  34. Lola 30 junio 2016
  35. Quique Cardona 30 junio 2016
  36. Paulo 7 julio 2016
  37. Quique Cardona 7 julio 2016
  38. Marisa 7 julio 2016
  39. Quique Cardona 8 julio 2016
  40. Irma 8 agosto 2016
  41. Lucia 10 agosto 2016
  42. Quique Cardona 10 agosto 2016
  43. Lucia 12 agosto 2016
  44. CAROLINA RIO GARCIA 16 septiembre 2016
  45. Quique Cardona 19 septiembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *