De crucero por el Caribe, primeras impresiones de un no crucerista

MSC Ópera en Terminal Sierra Maestra, Habana, Cuba

MSC Ópera en Terminal Sierra Maestra, Habana, Cuba

Si quieres soñar despierto con algo que rompa con la gris rutina, pocas cosas son más evocadoras que la frase “un crucero por el Caribe”, especialmente si nunca has hecho un crucero.

Esas palabras conjugan en nuestra mente imágenes de cócteles exóticos, piscinas en una cubierta al aire libre y, también, descubrir playas paradisiacas en lejanas islas por las que navegaremos en un barco a todo lujo.

Sufriendo los temperamentales cambios del clima que trae la Primavera, alguien que nunca ha hecho un crucero se preguntará si todo lo anterior es una postal de agencia de viajes o si es la realidad.

Para descubrirlo, con un bonus añadido que os contaré más adelante, a mediados de Marzo volé desde Madrid a La Habana y me embarqué en el MSC Ópera. Es el barco más pequeño – aunque nadie lo diría con 275 m de eslora (longitud) – de los operados por MSC Cruceros, y a bordo de él iba a recorrer el Caribe durante 8 días/7 noches, una experiencia de la que por el momento os doy una breve pincelada.

Plaza de la Catedral, La Habana, Cuba

Plaza de la Catedral, La Habana, Cuba

El bonus añadido es que MSC es la única compañía que tiene un barco basado en La Habana y, además, ofrece dos noches con el mismo anclado a los pies de La Habana Vieja, lo que da más de un día y medio para explorar la ciudad o incluso otras zonas de Cuba.

Y eso es una tentación para cualquier viajero. Con las recientes medidas políticas que han acercado el régimen de los Castro a un país tan importante como es EEUU, pronto la inversión extranjera llegará a Cuba y es ahora el momento de visitarla.

Cuba es un destino para el 2016. Lo convierten en objeto de deseo turístico el encanto colonial con una dosis de melancolía por lo que esconden las fachadas, las sonrisas y amabilidad de la gente de La Habana, el viaje al pasado que supone ver esos coches de los años 50 por las calles, el clima y todos los referentes sentimentales hacia la colonia que perdimos hace poco más de un siglo.

La Habana, 2016

La Habana, 2016

Cuesta, mucho, irse de La Habana pero el tercer día de viaje el MSC Ópera zarpa de La Habana con destino al trayecto más largo de la travesía, 646 millas náuticas para llegar a Montego Bay, en Jamaica.

Lee también:  Descubre Gerona, mucho más que la puerta a la Costa Brava

Para recorrer esos 1.200 km (lo traduzco para los que no se pasan media vida en el mar), el MSC Ópera invierte día y medio de navegación, el momento perfecto para probar todo lo que puede dar de sí un crucero.

Cerveza en el Malecón, Habana, Cuba

Cerveza en el Malecón, Habana, Cuba

Dice una comparación popular que un crucero es como una ciudad flotante. No lo es, a menos que esa ciudad no tenga más objetivo que el placer de quienes están en ella.

En un crucero todo está orientado al ocio, desde los restaurantes, la discoteca, las piscinas, las zonas de juego para niños, el casino para adultos o el Spa. Sólo trabajan constantemente, y son los que más, el Equipo de Animación y los camareros y cocineros.

Piscinas en Cubierta MSC Ópera, Habana, Cuba

Piscinas en Cubierta MSC Ópera, Habana, Cuba

El resto, los más de 2.000 pasajeros cuando todos los camarotes dobles están ocupados, no tiene más “trabajo” que divertirse y no preocuparse por nada. De ello se encarga un ratio de 1 tripulante cada 3 pasajeros.

Tienes a tu disposición 11 bares o barras, incluyendo una discoteca, 3 restaurantes, 1 casino, 1 SPA, joyerías, tiendas libres de impuestos, un Casino, Biblioteca, y, claro, un teatro donde cada noche se representa un espectáculo distinto.

Amanecer en MSC Ópera atracado en Habana, Cuba

Amanecer en MSC Ópera atracado en Habana, Cuba

Y, porque estamos en el siglo XXI y llega a todas partes, también hay acceso a Internet. El precio es casi de Aeropuerto sin Wifi gratis, y los 16,90 € /hora hacen que se reserve casi para emergencias, aunque la velocidad (excepto Facebook) es bastante más rápida de lo esperado. MSC Cruceros está a punto de lanzar unas tarifas mucho más asequibles (puedes ver el enlace al final del post) porque una cosa es estar desconectado en el Caribe y otra querer contar que estás en el Caribe.

Lee también:  Fainè, un humilde y adorado plato típico en Cerdeña

Los que han venido al Caribe para buscar el sol que generalmente niega Europa en estas fechas, coparán las tumbonas. Si quieres exclusividad, la Cubierta 13, a proa, es de acceso restringido (de pago) y es la zona más privada al aire libre.

Para cuando el barco llega a Jamaica por la mañana, habrá quien decida que ese es su mundo y habrá quien necesite poner los pies en la tierra. Los segundos tienen varias excursiones a su disposición (Montego Bay, Rafting, 4×4 etc), aunque la bajada al puerto de manera independiente es una opción, habiendo taxis que te puedan acercar a algún punto de interés.

Crucero MSC Ópera en Gran Caimán

Crucero MSC Ópera en Gran Caimán

Esa misma tarde salimos en dirección a Gran Caimán, donde el barco no puede atracar porque el muelle no lo permite así que para hacer las excursiones se usan las barcas de emergencia del MSC Ópera. Pero no os imaginéis zodiac amarillas, no, son barcas cerradas, con bancos, y cómodas para el trayecto de unos pocos minutos hasta tierra firme.

Las posibles actividades incluyen snorkel (la mía), playas, catamaranes, o paseos, pero nada de visitas a bancos. Gran Caimán puede ser un pequeño gran centro financiero internacional, pero ese no es el atractivo para quien lo visita a bordo de un crucero.

Playa en Gran Caimán, Mar Caribe

Playa en Gran Caimán, Mar Caribe

¿Una estampa con la que me quedo? Al no poder llegar al muelle, el MSC Ópera permanece cerca de la costa y, sin edificios enfrente como en La Habana, por primera vez uno se da cuenta de que la ciudad de vacaciones en que lleva varios días es, realmente, un barco.

Lee también:  Olivia: un crucero sólo para lesbianas

Como en la jornada anterior, el barco zarpará por la tarde al cuarto país que pisaremos en un crucero por el Caribe. El destino es México, la isla de vacaciones de Cozumel.

Restos Arqueológicos de Tulúm, Riviera Maya, México

Restos Arqueológicos de Tulúm, Riviera Maya, México

Aquí yo opté por alejarme de la (famosa) Playa del Carmen, a una hora en ferri de Cozumel, y desde allí tomar la excursión que tras una hora de autobús te dejaba en las ruinas mayas de Tulum. No todo el mundo valorará que merecen la pena las cuatro horas de viaje (entre ida y vuelta, y con el mar revuelto) pero no podía irme del Caribe sin conocer las más famosas ruinas a la orilla del mar de México.

Un crucero por el Caribe es una de esas ideas que se les pasan por la cabeza a todos de camino al trabajo o en él. Mientras el barco abandonaba México en dirección a La Habana, donde pasaríamos unas horas antes de volar de regreso a España, no podía dejar de pensar que, al menos una vez en la vida hay que hacer un crucero por el Caribe.


Más información

El 5 de Abril despegaban otra vez desde Europa los pasajeros que embarcarían en el MSC Ópera en La Habana para hacer este crucero. Si quieres que te den menos envidia y emularles, esta es la página web de MSC Cruceros donde buscar tu crucero por el Caribe.

Para conocer mejor sus características, este es la página web de MSC Cruceros sobre el barco MSC Ópera.

MSC Cruceros dotará a sus buques de servicios de Internet a bordo casi equivalentes a banda ancha, como indican en esta noticia.

Agradecemos a MSC Cruceros la invitación a experimentar en primera persona su ruta con el MSC Ópera por La Habana, Jamaica, Gran Caimán y México.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

De crucero por el Caribe, primeras impresiones de un no crucerista
4.6 (92%) 10 votos
, ,

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *