Senegal desde la carretera

baobabs-cabras

Baobabs y cabras: un clásico en Senegal

Viajar por Senegal no solamente se centra en visitar lugares concretos, conocer a sus gentes y tradiciones. El viaje mismo ya sorprende a pie de carretera, ya sea subido en un coche, en una furgoneta, en un car rapid -los taxis compartidos del país- o en cualquier medio de transporte que nos permita observar el día a día en grandes ciudades como Thiès o en poblados apartados en la zona de Sahel o en el delta de Saloum.

El colorido de las ropas y el contraste con el árido del paisaje parece hipnotizar al viajero. Los cuerpos estilizados, altos y generalmente delgados y fibrados de los senegaleses impone y no suele ocurrir como en otros países del mundo donde parece que las mujeres están de muerte y los hombres están escuchimizados -¿sudeste asiático?- o parecen salidos de una película de terror de serie B -¿Rusia?-.

cuscus-senegal

Machacando las semillas para preparar el cuscús

En algunas partes podremos observar zonas industrializadas, especialmente cruzando la ciudad de Thiès, la segunda más grande del país. Su economía está basada en el téxtil y en fábricas químicas donde se procesa el fosfato que puede encontrarse en varias de las pocas colinas que rompen la habitual planicie de Senegal.

También veremos la basura acumulada o quemada en las zonas al límite de las poblaciones y en contadas excepciones encontraremos una basura o container donde la gente lance sus desperdicios -islas como Fadiouth o Goree son una excepción de limpieza en toca regla-.

Cuando nos alejamos de las poblaciones el baobab y la acacia presiden el paisaje llano y árido del interior de Senegal con rebaños de cabras o cebús guiados por sus pastores.

bandia baobab

Un gran baobab presidiendo la entrada a la reserva natural de Bandia

La estética figura de los baobabs preside el firmamento y sus ramas cortan los atardeceres con una peculiar melancolía. El baobab, símbolo del país cuya fruta es el remedio natural equiparable al fortasec en las farmacias, da un tono poético al horizonte con su vigoroso tronco y fuertes ramas expandiéndose durante siglos y pueden llegar incluso a los 1000 años de antiguedad.

Lee también:  Qué ver en tu visita a Dakar
acacia-senegal

El grupo de viaje junto a una de las múltiples acacias que encontramos por el camino

Otro árbol que veremos con frecuencia y define el paisaje del país es la acacia. A través de él se produce la goma acacia, popularmente conocida como goma arábiga. Los usos de la goma arábiga se conocen desde hace más de 4.000 años, cuando los egipcios la utilizaban en el proceso de momificación y en la preparación de cosméticos y perfumes. Sin duda, los mejores ingredientes están en la naturaleza.

Nuestro guía nos informó que se trata de un ingrediente ampliamente utilizado por la industria alimentaria como los caramelos, vinos, y bebidas refrescantes que se producen en España. Si, como yo, eres de los que se lían sus propios cigarrillos, tal vez no sepas que esta misma y natural goma arábiga, libre de colorantes y aditivos artificiales, es la que la marca española de papel de liar Smoking aplica a sus libritos Smoking Deluxe 2.0 para conseguir que peguen más con menos goma, como dicen ellos.

La exportación de los nódulos de goma representa una parte fundamental para el desarrollo social de esta zona. Con un clima de prolongadas sequías y un ecosistema limitado para la producción agrícola, muchas familias nativas basan su economía en la recolección de esta materia prima.

senegal carretera

Escenas desde la ventana

Como sucede en la mayoría de países calurosos, atravesando ciudades y pueblos podemos ver la vida mercantil a los lados de la carretera: puestos de mecánicos improvisados con coches que funcionan milagrosamente gracias a la pericia de sus propietarios, carpinteros construyendo camas y puertas con madera de cedro, cerámica y multitud de puestos de verdura y fruta.

Lee también:  Joal y Fadiouth: una isla artificial en Senegal

La vida en Senegal es joven y probablemente disfrute de una pirámide de población sana en su estructura con multitud de chavales y una esperanza de vida que apenas llega a los 60 años. Desde la ventana de vuestro vehículo o paseando por las calles obvervaréis multitud de niños ya sea ociosos o trabajando. Da igual la hora que sea y si les haces la clásica pregunta te responderán que el colegio ya ha terminado o que ese día no tienen clases.

senegal-ventana

Escenas desde la ventana

El profundo respeto a los mayores es palpable y en más de una escuela podemos leer una frase que el mundo occidental debería reflexionar: “Cuando muere una persona mayor es como si ardiera una biblioteca entera.

Y una vez examinado el espectáculo de Senegal desde la ventana de nuestro vehículo ya solo nos falta bajar del coche, pisar el suelo senegalés, mezclarnos con sus locales y disfrutar de las aventuras que este sorprendente país nos depara.

 

 

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Senegal desde la carretera
5 (100%) 1 voto

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *