Ruta de los pueblos blancos desde Jerez de la Frontera

Google +TwitterFacebook


Ver el mapa en grande

Si un astronauta asomara su cabeza desde su nave a una relativa distancia de la Tierra sobre las provincias de Cádiz y Málaga es probable que pudiera discernir unas pequeñas manchas de un blanco impoluto entre el verde de los bosques y el marrón de las montañas. Si además tuviera en sus manos un potente telescopio podría observar los vivos colores que decoran sus blancas calles con macetas de flores. Lo único que no podría ver es el azul intenso del cielo. Son los famosos pueblos blancos de Andalucía y a través de ellos realizamos un delicioso recorrido de un día partiendo desde Jerez de la Frontera.

Salimos de Jerez por la mañana y lo primero que hicimos fue desayunar unos sensacionales churros en el Café La Vega, un local muy frecuentado por los jerezanos en frente del mercado de abastos. Esa mañana merecía un buen desayuno así que nos pusimos las botas con unos buenos churros y unas tostadas con jamón ibérico.

Los pueblos blancos se hallan en el interior de la provincia de Cádiz. Se encuentran dispersos entre sí y rodeados de una vegetación difícil de creer en una latitud tan al sur de la península. Sus casas blancas colgadas de pequeños promontorios compiten por ser las más inmaculadas y bellas de la provincia.

Nos subimos al coche y emprendimos el camino en dirección Arcos de la Frontera. Tras cubrir las 7 rotondas -incluso están numeradas con números enormes- que dejan atrás la ciudad de Jerez y toman la autovía en dirección al este.

Visita a Arcos de la Frontera

pueblos-blancos-gatoLlegamos a Arcos de la Frontera en apenas una hora de coche. Veréis al llegar al corazón del pueblo que existe un cartel en inglés donde pone “Walking Only” señalando hacia la cima del pueblo. Nosotros le hicimos caso y dejamos el coche en un parking. No obstante, se puede seguir con el coche en dirección norte pues existe un parking libre justo en frente de la iglesia.

Lee:
Los pueblos más bonitos de Cantabria

Arcos aparece en las guías como el pueblo más bonito de la zona. No obstante, a nosotros nos gustaron otros más perdidos y con mucho más encanto que más adelante detallaremos.

Arcos viene bien en la ruta y en ningún caso es una pérdida de tiempo. Las vistas al valle son impresionantes desde lo alto del castillo. La iglesia bien merece una paradita y deambular por sus calles limpias y blancas es una maravilla.

Sin aumento de precio te facilitamos el alquiler de coche con nuestro buscador:

Tras realizar la ruta nos dirigimos al siguiente pueblo en nuestra ruta:

Visita a El Bosque

Ya en el interior de la sierra de Albarracín surge un grupo de casas blancas de entre la frondosa vegetación del valle. Antiguamente fue la casa señorial de los Duques de Arcos. Merece la pena perderse por sus callejuelas repletas de casas blancas, fuentes y flores en cada portal.

el-bosque-pueblos-blancos

Visita a Grazalema

Desde El Bosque se inicia un ascenso hasta llegar al Puerto de Boyar a 1,103 metros de altura. Desde ahí podremos observar unas preciosas vistas del recorrido realizado. Esta zona curiosamente es la que recibe más litros de agua de toda la península. Difícil creerlo en un día soleado de septiembre pero así lo afirman los meteorólogos.

pueblos-blancos-cadizDesde lo alto del puerto de Boyar se obtienen preciosas vistas del Salto del Cabrero -una impresionante hendidura en la roca- la sierra de Albarracín, el castillo de Aznalmara, el Higuerón de Tavizna y el verde valle del Boyar a nuestros pies.

Existe un alto en el camino en el mismo puerto donde aparcar y gozar de las vistas.

Llegamos a Grazalema y a los pocos minutos de andar por el pueblo se convirtió en nuestro pueblo blanco preferido.

Lee:
Visita turística a Sevilla con la Sevilla Card

Grazalema se encuentra en el corazón de la sierra. El casco antiguo fue declaramo Conjunto Histórico y la plaza, la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Aurora y las casitas blancas a su alrededor forman un idílico escenario.

Comimos en uno de los restaurantes del pueblos y las manitas de cerdo y los filetes de ciervo no nos dejaron indiferentes en absoluto.

Seguimos el camino y nos dirigimos hacia el siguiente destino:

Visita a Benaocaz

Llegamos al pueblo alrededor de las cuatro de la tarde y no esperábamos encontrar un alma en esa tarde calurosa de septiembre. No la encontramos pero rápidamente descubrimos donde se encontraba el pueblo entero. Tras la verja de un patio nos llegó el rumor de una fiesta y entendimos que el pueblo entero se encontraba en ese patio disfrutando de alguna celebración.

Paseamos por las cuestas del pueblo. Mucho más real que otros ya visitados y donde a uno no le importaría quedarse una temporada y descansar del trajín de la ciudad.

pueblos-blancos-desde-jerez

Visita a Ubrique

Tras Benaocaz nos dirigimos hacia Ubrique. Existe un camino romano que une Ubrique con Benaocaz pero nosotros seguimos la moderna carretera que une los dos pueblos.

Se trata de uno de los pueblos más grandes de la zona. Probablemente la mejor vista del pueblo es la que puede verse por la carretera llegando desde Benaocaz.

Ubrique fue declarado conjunto histórico. Su casco antiguo es medieval y está repleto de calles estrechas y bonitas plazas con fuentes y multitud de flores en los portales de las casas.

Tras visitar Ubrique decidimos retornar a Jerez de la Frontera. En menos de dos horas nos encontramos en el centro tras haber realizado una preciosa escapada por los pueblos blancos de la provincia de Cádiz.

pueblos-blancos

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
, , ,
Google + Twitter Facebook
8 Comentarios
  1. Intermondo Travel 6 noviembre 2013
  2. Intermondo Travel 6 noviembre 2013
  3. Noelia 6 noviembre 2013
  4. Ana María Sarmiento Tavel 16 junio 2014
  5. Makuteros 21 marzo 2015
  6. Quique 21 marzo 2015
  7. Jean Marie Hernandez 4 marzo 2016