Ruinair destapa lo peor de Ryanair

Google +TwitterFacebook

Tras llegar de Atenas y pasar la noche en el aeropuerto de Dublín, esperando para embarcar en el avión de Aer Lingus que me llevaría a Alicante me pasé por la recién abierta tienda de libros y revistas. Mirando los 10 más vendidos encontré algo curioso: tanto el número 1 como el 10 se referían al mismo tema, es más, a la misma compañía: Ryanair.

En el puesto 10 estaba Michael O’Leary: A Life in Full Flight (una vida en pleno vuelo), donde Alan Ruddock nos cuenta la historia del hombre que consiguió convertir Ryanair en el actual gigante de bajo coste. Pero, como a mí me va más el bajar el mito – o también bajar la Mythos, la cervecita griega que caía tantas noches con mis amigos en Grecia – pues me centré en el que se encontraba en el estante dedicado al número 1 en ventas: Ruinair de Paul Kilduff.

Este simpático escritor dublinés decidió un buen día reservar un billete para Málaga con Ryanair. Llegó a entablar conversaciones profundas con las máquinas expendedoras de chocolatinas del aeropuerto andaluz en las 10 horas que tuvo de retraso. El incidente le dio la idea de dedicarse a viajar por toda Europa con las tarifas más baratas de la compañía del arpa e ir escribiendo sobre retrasos, madrugones para coger aviones a horas en las que sólo pasa el camión de la basura, personal de vuelo tan simpáticos como los Gremlins después de beberse un vasito de agua después de las 12 y aeropuertos a tomar por saco de la ciudad a la que, se supone, estabas viajando. Además, en la misma portada, hace mofa de los fantásticos precios que anuncia la aerolínea, diciendo que su libro cuesta sólo 1 céntimo de euro…pero, más tasas, gastos, etc…son 13.99.

Lee:
Iberia cobrará por la segunda maleta en vuelos de largo recorrido

La verdad es que he volado con Ryanair en incontables ocasiones desde que desembarqué en la isla esmeralda y corroboro todo lo que dice Kilduff excepto el tema de los retrasos, que apenas he sufrido uno o dos de un par de horas máximo. Antes de reservar un vuelo con ellos, asegúrate de dónde está exactamente el aeropuerto al que vuela para evitar sorpresas como el viaje de hora y media de bus que separa Hahn y Beauvais de Frankfurt y París respectivamente, o los 45 minutos de Charleroi a Bruselas.

Pero bueno, si tienes flexibilidad de fechas -y de ánimo- puedes conseguir volar a media Europa a unos precios realmente buenos.

Kilduff recomienda volar sólo con la tarifa más baja y así, al menos quedas en paz con ellos. La frase de portada es muy explícita: “Ruinair: Cómo ser tratado como una mierda en 15 países diferentes…y casi que te guste”. Pues para él no ha sido precisamente una ruina. Ha sido tan grande el éxito que ya está trabajando en la secuela: una historia sobre viajes de bajo coste en el Este de Europa que se llamará…Ruinairski…me parto.

Y tú…¿tienes alguna anécdota que contarnos con faenas de aerolíneas?

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook