Robo en Perú: vigilad al viajar en autobús

Bueno, como no podía ser de otra forma – tratándose de mí- ya me robaron por primera vez en este viaje por Sudamérica.

Ha sido la peor manera de entrar en Perú, pero bueno ya me lo he tomado con mucha filosofía.

Este post servirá también de consejo para la gente que viaje por estos lugares.

El robo fue al despiste mientras viajaba en el bus que me llevó desde Tacna, pequeña ciudad punto de entrada al Perú desde su vecino Chile, a Arequipa. Es lo que pasa cuando vas cansado y bajas la guardia.

Aunque normalmente no me separo de mi mochila de mano, en esta ocasión, dada la estrechez de los asientos del bus, la puse en el compartimento que tenía sobre la cabeza. El segundo gran error fue el hecho de sacar fotos durante el trayecto y levantarme a dejar la cámara en la mochila a la vista de todos.

Estuve conversando largamente con el hombre de 76 años que me tocó por compañero y que se dedicó a darme consejos sobre los lugares que debía visitar en su bien amado país. De nuevo usé la mochila para sacar mi libro de notas y hacer anotaciones de sus consejos.

No me dormí en casi todo el largo trayecto que pasamos con mucho calor y que duró unas cinco horas más de lo que me dijeron en la agencia que compré el billete en Arica, Chile.

Pues en alguna de las dos últimas paradas, ya a pocos kilómetros de nuestro destino, algún vivo aprovechó que mi mochila se había movido algo hacia atrás de mi posición y la sacó del bus para quedarse con ella.

Yo no me di cuenta hasta que llegamos a Arequipa y la busqué. Sentí una mezcla de impotencia, cabreo y decepción – para conmigo mismo, por no estar alerta- que me hicieron llegar al cuartelillo que tenía la policía en el terminal, con un careto hasta el suelo. La verdad es que fueron muy amables conmigo y registraron mi denuncia. Mi malhumor se fue pasando debido al cansancio, el hambre y el darme cuenta de que sólo la cámara y los cargadores de los distintos aparatos que llevo conmigo estaban en la mochila. Éso en el aspecto material, pero lo que sí me dolió fue perder mis cuadernos donde tenía todas las anotaciones de estos casi cinco meses de viaje, los emails de la gente que fui conociendo por el camino, mapas hechos a mano por viajeros que me hablaban de sus países… y muchas más cosas que son irrecuperables y que duelen más que la cámara.

Ya he recomprado casi todo y ahora ando con mil ojos por este país. No me gusta tener que estar tan alerta porque no disfrutas las cosas igual, pero es lo que hay.

Al menos, a estas alturas de mi otra gran aventura de hace cinco años, ya me habían robado dinero y la mochila entera, además de dos Canon EOS nuevecitas de mi gran amigo y compañero de viaje, Rober.

Así que, aún habrá que dar gracias. Si váis a viajar en bus por Perú, escoged una de las compañías que son un poco más caras pero ofrecen gran seguridad como Cruz del Sur u Oltursa. Merece la pena pagar más e ir más tranquilo y nunca perdáis de vista vuestra mochila de mano.

Esperemos que este sea el último contratiempo de este tipo aunque me hace recordar que lo verdaderamente importante es la salud, así que ésto no me amargará el viaje.

¡Un saludo desde Lima!

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
7 Comentarios
  1. Quique 1 abril 2009
  2. Pau 1 abril 2009
  3. Anonymous 1 abril 2009
  4. Yola 2 abril 2009
  5. David 2 abril 2009
  6. marc 2 abril 2009
  7. lilian 1 marzo 2013