Riviera Maya: un sueño hecho realidad


Artículo participante en el concurso de relatos Viajablog.
Escrito por Mª Dolores Vázquez.

Todo empezó un día de primavera, David y yo navegábamos por las innumerables páginas de viajes que hay en la red para encontrar un viaje que nos hiciera soñar… Egipto, Tailandia, República Dominicana, Argentina, Costa Rica… y por fin se mostró ante nosotros el viaje perfecto: 11 noches en el hotel Occidental Grand Xcaret, Riviera Maya (México)

Los sueños a veces se hacen realidad y estaba segura de que una de mis ilusiones se iba a cumplir: bañarme con los delfines, poder acariciarlos. Mi excitación crecía cada vez más, no veía el momento en el que mi gran ilusión se hiciera realidad.

Llegó el gran día y, junto con nuestras maletas llenas de ropa, zapatos, bolsos, medicamentos, maquillaje, una plancha,etc, llegamos al aeropuerto.

Conseguimos no perdernos en Barajas y llegamos al mostrador de facturación. Después de una hora, facturamos y sacamos los billetes. ¡Todavía nos quedan dos horas de espera! Tenemos los nervios a flor de piel.

Suenan los altavoces del aeropuerto ¡Es nuestro vuelo! Todavía quedan unos cuarenta minutos, así que decidimos acabarnos los refrescos con tranquilidad. Nos dirigimos a la puerta de embarque y ¡sorpresa! Hay una fila impresionante de gente esperando. Nos ponemos a la cola y cuando estamos a punto de llegar a la puerta, vemos con asombro que la puerta se está cerrando.

¡Dios mío, overbooking! Nos miramos perplejos. ¿Ahora qué hacemos? Nos dirigimos al mostrador de la aerolínea. Las maletas no aparecen. Recorremos medio aeropuerto para entrar por la zona de llegadas y poder buscarlas, pero no están…

Lee también:  Sentado en el umbral de alabastro

Vamos de mostrador en mostrador. Nadie nos da una solución. Ponemos una reclamación. Después de cuatro o cinco horas yendo de un sitio a otro, nos dicen que nuestras maletas están camino de Riviera Maya. ¿Cómo es posible? No han salido del avión, así que llegarán un día antes que nosotros.

Nos volvemos a casa apenados, enfadados, impotentes, nos vamos a dormir.
Amanece. Desayunamos. Volvemos al aeropuerto. De nuevo los billetes. Buscamos la puerta de embarque y nos quedamos cerca de la puerta. Esta vez nos ponemos de los primeros en la fila. Conseguimos subir al avión. Esta vez sí, estamos camino del Caribe.

Después de más de diez horas de vuelo, llegamos a Riviera Maya.
Estamos nerviosos. ¿Estarán nuestras maletas? ¡Sí!. Las recuperamos y salimos del aeropuerto en busca del autobús que nos llevará al hotel.


Llegamos al hotel Occidental Grand Xcaret. ¡Qué entrada de hotel! Es inmenso, lujoso, maravilloso. Ya no tenemos angustia, no sentimos impotencia, desesperación. Solo podemos pensar en que nos quedan diez días para disfrutar de este paraíso y poder cumplir uno de mis sueños: bañarme, tocar, jugar con delfines.

El hotel es inmenso. Tiene varias piscinas, playa (parecido a una bahía), varios restaurantes, bares (incluido el de la barra dentro de la piscina), tiendas, animales, ruinas, incluso un trenecillo que te lleva por el hotel.


Entramos en la habitación. Nos miramos. Tenemos una habitación enorme. Deshacemos las maletas y vamos a tomar algo. Pedimos nuestro primer cóctel y tomamos nuestra primera cena. Simplemente, maravilloso.

Al día siguiente, por la tarde, vamos a Playa del Carmen y reservamos las excursiones en Infocenter a mitad de precio de lo que nos pedían en el hotel (Chichen Itza, maravilla del mundo, y Sian Ka´an, gran parque natural)

Lee también:  Viaje a Sudamérica de tres semanas

La primera excursión fue a Chichen Itza. Nos quedamos asombrados por su inmensidad, su historia, su poder de seducción. El guía que nos acompaña brilla con su amabilidad y simpatía.

En Infocenter nos aconsejaron que hiciéramos las compras que pudiéramos dentro del recinto, ya que es el lugar turístico más barato, incluyendo Playa del Carmen, y así lo hicimos.


Cargados de bolsas volvemos a subir al autobús y nos dirigimos a un Cenote a bañarnos. El Cenote es impresionante por su oscuridad y sus aguas cristalinas.

Una vez secos comemos en un restaurante para turistas y por último la visita a Valladolid, ciudad colonial.

La segunda excursión es a Sian Ka’an. Nada más llegar nos quedamos impresionados por su tranquilidad y su paisaje natural.

Montamos en unas lanchas, únicamente llevando una gorra para el sol, la cámara de fotos y crema solar biodegradable, ya que es una reserva protegida y no puedes llevar nada que pueda contaminar. Sus aguas cristalinas son de película. Avistamos tortugas y delfines en libertad, toda una experiencia.

Llegamos a la isla de los pájaros, que recuerda a la película ‘Los Pájaros’ de Alfred Hitchcock dada la cantidad de aves que hay. Hace mucho calor, y por fin llegamos a la zona de baño, inolvidable por sus aguas cristalinas.

Todas las tardes paseamos por Playa del Carmen. Un pueblecito encantador, pero si te sales de las calles principales ves la pobreza que hay, con lo que a la vez que disfrutas del paseo no puedes evitar que se te encoja el corazón.

Llegó el día de los delfines en el parque Xcaret, al que tenemos entrada gratuita por alojarnos en el hotel del mismo nombre y que tiene acceso directo. El baño con los delfines lo contratamos en el mismo hotel. Estoy excitada, eufórica, no veo el momento. Entro en el agua, estoy muy nerviosa, ¿Lo notarán los delfines? Saltan, nadan a mí alrededor, dejan que les toque.

Lee también:  Triste bandoneón en San Telmo

No puedo expresar lo que siento. La alegría corre por todo mi cuerpo. Un sueño hecho realidad que nunca se borrará de mi memoria.

El hotel, Playa del Carmen, las excursiones y, sobre todo, la gente mexicana y no mexicana que conocimos hicieron que fuera un viaje para recordar.

Vuelta a España habiendo olvidado el periplo vivido en Barajas y reteniendo en la memoria cada minuto que pasamos en Riviera Maya.

Un viaje inolvidable, que volveríamos a repetir de principio a fin.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
7 Comentarios
  1. Hola 12 junio 2009
  2. Riviera Maya 26 noviembre 2009
  3. Riviera Maya 26 noviembre 2009
  4. Deb 2 noviembre 2011
  5. Marcela 23 marzo 2012
  6. Gaolga 22 diciembre 2012
  7. Luis Lopez 16 abril 2013