Rincones de Barcelona: La Plaza de Sant Felip Neri

plaza-felip-neri-barcelona

La fuente de la plaza Sant Felip Neri

La plaza de Sant Felip Neri es uno de los rincones más bonitos de Barcelona. Son pocos los lugares de la ciudad que esconden un pasado macabro, impactante y terrible como esta pequeña plaza y a la vez se muestran, hoy en día, con un orgullo renovado.

Para llegar a ella deberemos conocer bien las callejuelas que se ramifican desde la Catedral de Barcelona. Nos ganaremos la belleza de la plaza de Sant Felip Neri a partir de girar a la derecha, luego a la izquierda y así hasta llegar a este pequeño rincón de Barcelona que generalmente se presenta tranquilo y alejado de las multitudes de turistas. Si la encontramos, sin lugar a dudas, nos ganará el corazón.

Consejo práctico
Si vas a viajar a la ciudad condal, no te pierdas nuestra guía rápida sobre Barcelona con todos nuestras recomendaciones y secretos para descubrir a fondo la ciudad de los prodigios.

En medio de la plaza veréis una fuente. Lo que no veréis es la multitud de cadáveres y esqueletos que esconde bajo sus adoquines. Antiguamente, bajo la plaza se levantaba el cementerio judío de Montjuïc Bisbe. Un privilegio al que sólo podían acceder los judíos más ilustres puesto que a la mayoría de mortales pasaban a mejor vida en extramuros, fuera de las murallas de la ciudad.

Frente a la fuente preside la plaza una iglesia de estilo barroco de principios del siglo XVIII. Probablemente su estilo arquitectónico no sea lo que más os vaya a sorprender de la iglesia. Más bien, una serie de agujeros en su fachada que todavía derraman historia y acontecimientos que traumatizaron la ciudad.

Tras el arco entramos en la plaza de Sant Felip Neri

Tras el arco entramos en la plaza de Sant Felip Neri

Fue a principios del 1938, durante la Guerra Civil española, cuando los aviones de guerra sobrevolaron la ciudad y los vecinos se refugiaron donde pudieron. Alguno de ellos, una cuarentena, se escondieron en los sótanos de uno de los edificios de la plaza de Sant Felip Neri. El presagio que anunciaban los aviones no se hizo esperar y una mortífera bomba estalló en la misma plaza destruyendo gran parte de las construcciones y la fachada de la iglesia recibió el impacto de la metralla que hoy en día todavía puede observarse.

Lee también:  ¿Locura o genialidad?: MIBA, el Museo de Ideas e Inventos de Barcelona (con vídeo)

42 personas murieron mientras buscaban cobijo en los subterráneos de la plaza de Sant Felip Neri, entre ellas, unos veinte niños. Prácticamente no quedó nada en pie en la plaza salvo la fachada de la iglesia barroca.

Pasado un tiempo, durante los años cincuenta, se decidió restaurar la plaza. Se hizo una curiosa mezcla arquitectónica transportando y levantando piedra a piedra otros edificios que habían sido derrumbados en otras zonas como en la cercana Vía Laietana o de la misma plaza de la Catedral. Por esta razón, el entorno nos parece todavía antiguo a pesar de que la mayoría de construcciones se levantaron hace apenas seis décadas.

Cuando lleguéis a la plaza de Sant Felip Neri, caminad en silencio, admirad la fuente, sus aledaños, tomaros un café tranquilamente en la terraza del hotel, contemplad la metralla tatuada en la fachada de la iglesia y recordad a esas 42 personas que perdieron la vida y hoy, 77 años más tarde, el presente los recuerda con marcas imborrables en el legado arquitectónico de la ciudad.

Cómo llegar:


Wikipedia | Plaza Sant Felip Neri
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Rincones de Barcelona: La Plaza de Sant Felip Neri
5 (100%) 1 voto
,

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *