Pescado, marisco y arroces de calidad en la Playa Muchavista de Alicante

Google +TwitterFacebook
El famoso arroz a la piedra del restaurante Rosas

El famoso arroz a la piedra del restaurante Rosas

La zona de la Playa Muchavista, en Alicante, es el lugar en el que he sido más feliz en toda mi vida. Mis padres compraron un apartamento ahí hace como 32 años y pasé una infancia y juventud que nada tiene que envidiar a la que representaban los protagonistas de la entrañable serie de Verano Azul. Aunque el apartamento lleva siendo alquilado por muchos años, yo sigo volviendo a la urbanización siempre que puedo e intento no pisar otra zona de playa alicantina distinta a la que me vio crecer.

La Playa Muchavista reúne todos los ingredientes para que sea un gran lugar vacacional. La playa está menos concurrida que la cercana zona de San Juan, no hay una vida nocturna que se alargue hasta altas horas de la madrugada y, además, tiene muy buenos restaurantes donde comer después de una buena jornada playera o tener una cena romántica mediterránea.

Uno de los mejores restaurantes de la zona es el Rosas. Este restaurante familiar situado en la Avenida de Alicante, 25 (Tel: 965 657176), lleva 20 años ofreciendo una cocina de alta calidad a turistas y locales que tienen ganas de disfrutar de platos de corte típico mediterráneo.

Los sepionets en su tinta

Los sepionets en su tinta

Hace un mes aproveché el clima casi veraniego del que ya disfrutábamos en Alicante para ir un rato a la playa con un amigo y después nos pasamos por el Rosas a darnos un pequeño homenaje. Los platos están basados en pescados y mariscos y el omnipresente arroz. Los productos que llegan a la cocina provienen de proveedores locales y nacionales pero también cuenta con una cetárea -vivero donde se crían crustáceos destinados al consumo- que les da la posibilidad de ofrecer bogavantes, bueyes de mar, almejas de carril, centollas y ostras, entre otros, de la mayor frescura posible.

Lee:
Red Garden: disfruta de toda la cocina asiática en un solo lugar

Nos pedimos un par de cañas mientras esperábamos a que llegara nuestra primera entrada. Los boquerones fritos los acompañamos con una fresca ensalada de la que ya casi habíamos dado cuenta cuando fueron invitados a nuestra mesa unos sepionets en su tinta cocinados a la plancha. Su textura era tierna y el sabor de la tinta se mezclaba con el aceite de oliva y un pequeño toque de limón, haciéndonos lamentar el no haber pedido una segunda ración. Unos exquisitos cortes de salmón marinados nos sirvieron como último preámbulo antes del plato estrella.

Boquerones fritos

Boquerones fritos

El salmón marinado es una de las especialidades de la casa

El salmón marinado es una de las especialidades de la casa

Mi amigo Fran me había hablado una y otra vez de la calidad del arroz a la piedra, plato sugerencia del chef. Yo había comido varias veces en el Rosas pero siempre fui un asiduo fiel a dos arroces sabrosísimos que realizan a la perfección: el de magro y verdura y el clásico arroz a banda. En esta ocasión me dejé convencer y quise darle la oportunidad a la especialidad llamada “a la piedra”.

Un caldero negro contenía uno de los arroces más buenos que he probado en mi vida. Es de estilo meloso -con una buena cantidad de caldo- y viene acompañado de mero, almejas y pequeñas gambitas peladas. Además nos encontrábamos en la época perfecta para disfrutarlo ya que, al ser del estilo meloso, te hace entrar en calor un poco más de la cuenta si lo comes uno de los días veraniegos de fuerte calor.

A pesar de la gran cantidad servida, no nos levantamos de la mesa hasta que dimos cuenta del último grano que contenía el caldero. Como todo tiene un precio, esta proeza nos llevó a sacrificar el postre pero creo que mereció la pena. Acompañamos semejante manjar con un vino blanco y fresco que dejamos a elección de la simpática camarera.

Lee:
Receta para preparar un buen Margarita
El Restaurante Rosas en Muchavista ofrece buena cocina a buen precio

El Restaurante Rosas en Muchavista ofrece buena cocina a buen precio

DSCN1884

Para la calidad, tanto de la comida como del servicio, que ofrece el Rosas los precios son bastante moderados. Se puede comer una buena carne (entrecots, solomillos, cabritillo, chuletas cordero) por precios que se mueven entre los 12 y 20 Euros. El pescado (dorada, atún, rodaballo, lubina…) se mueve casi en la misma franja, 12 y 22 Euros. Incluyendo vino y postre puedes quedar totalmente satisfecho y feliz por no más de 30 euros con suma facilidad.

Abren durante todo el año así que no dudéis en pasaros a disfrutar del Rosas en cualquier momento que rondéis esta bonita y tranquila parte de la costa alicantina.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
6 Comentarios
  1. Marcello Arrambide 26 junio 2014
  2. David 27 junio 2014
  3. Pau-lita 30 junio 2014
  4. Patricia 23 julio 2014
  5. David 23 julio 2014
  6. Luís Rodríguez 31 octubre 2014

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *