Rescate frustrado en Pakistán

Google +TwitterFacebook

1250445309_0No todo en el mundo de los viajes y la aventura es un campo de rosas y, lamentablemente, las tragedias ocurren.

Estos últimos días he estado enganchado a la prensa digital siguiendo el intento de rescate que se estaba llevando a cabo para poder sacar de la montaña al alpinista aragonés Óscar Pérez.

Como imagino que la mayoría sabéis, Óscar sufrió una grave caída cuando bajaba de hacer cima en el paquistaní Latok II (de unos 7.100 metros de altitud), fracturándose una pierna y una mano. Quedó atrapado en una repisa a unos 6.300 metros de altitud, en una pared casi vertical. Su compañero, al ver que no podía hacer nada para sacarlo de allí, se bajó a pedir ayuda lo más rápido que pudo.

Días después se organizó un equipo de rescate capitaneado por el ex-director del programa de Al filo de lo imposible, Sebastián Álvaro que, a pesar de intentarlo con todas sus fuerzas, tuvieron que darse por vencidos ayer debido a las malas condiciones metereológicas que podían poner en peligro la vida de los integrantes del equipo.

Reserva tu viaje al mejor precio:

El mal tiempo a esta altitud y en esta temporada no es cosa de un día sino que comentan que posiblemente la montaña quede cerrada hasta Julio del próximo año. Ésto, unido a las pocas posibilidades que había de encontrar al montañero con vida, les ha hecho tomar la difícil y frustrante decisión de regresar.

Ahora surge el debate sobre la rapidez en organizar el rescate, la colaboración limitada de los paquistaníes, la responsabilidad de quien realiza deportes de tanto riesgo…En fin, muchas cosas. Pero la verdad es que sólo de ponerme en la piel del chaval atrapado allá, se me ponen los pelos de punta y me quedo realmente triste. Solo, congelado, con fracturas en pierna y mano, sed, hambre y lo peor: con la leve esperanza de que alguien vendrá a por ti al oir el helicóptero que utilizaron para tomar fotografías de la pared. Sinceramente, no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Una pena enorme. Que la montaña lo guarde bien para siempre.

Puntúa este artículo