Relax y exclusividad en el Seaside Hotel Palm Beach de Maspalomas

Vistas desde el séptimo piso de la piscina y parte del buffet

En mi reciente visita a Gran Canaria para adentrarme en el mundo del relax y spa, exquisita gastronomía y lujosos hoteles, nuestro campamento base lo establecimos en el legendario Seaside Hotel Palm Beach de Maspalomas.

Este magnífico hotel de diseño -pertenece al grupo Design Hotels– de cinco estrellas es uno de los pioneros de la zona de Meloneras. Construído en 1975, fue reformado hace diez años sin hacerle perder su estilo arquitectónico e idiosincrasia de los setenta.

Este toque setentero fue una de las primeras cosas que advirtió mi madre al llegar, a punto de dar las campanadas de la media noche, al hall del hotel. Es lo que tiene la experiencia. Al observar el bonito y colorido salón situado a la derecha del mostrador de recepción, en seguida me dijo: “¡Qué bonita esta decoración de los 70!”. Yo guardé silencio: nací en el 76.

El estilo y la decoración son los únicos vestigios de los 70, pues los servicios, instalaciones y comodidades del Seaside Hotel Palm Beach son de primera línea en este siglo XXI.

Rellenamos nuestros datos, nos dieron las llaves de las dos habitaciones dobles que nos habían reservado y dimos las buenas noches al bueno de Alex, que nos había recogido en el aeropuerto.

Todas las habitaciones del hotel tienen una decoración distinta. En este sentido, me quedo con la que tenía mi madre, de colores vivos. Sin embargo, prefiero las vistas que podía contemplar desde mi balcón.

Algunas habitaciones, como la mía, miran a la próxima playa de Meloneras, separada de la famosa playa del Inglés por el bonito campo de dunas de Maspalomas. Salí a la terraza tras deshacer la maleta y contemplé la imponente figura del centenario faro de Maspalomas justo enfrente, con la playa a mi izquierda.

Lee también:  Llegada y alojamiento en el aeropuerto de Mexico DF

El colorido salón del hall setentero

Un par de cómodas camas, televisión de pantalla plana y digno tamaño, escritorio, dos mesillas y sillones, armario grande, caja fuerte, mueble bar y cuarto de baño con ducha son todas las comodidades que presentan las amplias habitaciones equipadas con aire acondicionado.

A la mañana siguiente bajamos con tiempo al buffet de desayuno.

La zona de buffet, tanto para desayuno como para comida o cena, está situada justo al lado de la piscina principal, en un nivel inferior.

La variedad y calidad de la oferta energética mañanera es algo que me dejó sin saber qué elegir. Varias clases de quesos, mermeladas, mantequillas y bollería se mezclaban en una mesa. Bandejas con salchichón, chorizo y jamón pedían ser combinadas con la gran variedad de panes alrededor.

Yogures, fruta, zumos, y una amplia oferta de comida caliente en forma de bacon, huevos, tortillas y muchas otras más.

Hicimos bien en bajar con tiempo tanto aquella mañana como todas las otras para disfrutar de estos desayunos.

En días soleados -o no lluviosos- casi todos los huéspedes desayunan en las mesas diseminadas alrededor de la zona de buffet, al aire libre. También se puede comer y cenar allí pero existe un restaurante de menú justo al lado y una Trattoria que ofrece platos especiales por un cargo extra.

Las habitaciones son muy amplias

Un bar con decoración africana es el encargado de congregar a los que quieren tomarse una copa después de cenar o una cervecita al sol de media tarde. Si tenéis la mala suerte de coger unos días lluviosos -como nos pasó a nosotros- siempre os quedará el bar situado justo debajo de recepción, que suele contar con música en directo.

Lee también:  Viviendo la experiencia Bikefriendly en La Finca El Rancho de la Aldegüela

Nosotros pasamos la mayor parte del tiempo fuera del hotel, con lo cual disfrutamos sólo del buffet y el restaurante de menú.

La zona de la piscina principal parece un vergel. En el césped se mezclan distintos tipos de palmeras que guardan las numerosas hamacas y sombrillas que rodean la piscina.

Hay una piscina algo más pequeña y resguardada a espaldas de la principal. Está justo enfrente de una de las joyas del hotel: el centro de Spa y Wellness.

Este Spa ofrece el circuito Puesta en Forma a sus clientes. Dos piscinas de talasoterapia -tratamiento con agua salada- a 28 y 33 grados respectivamente; un área de descanso; sauna finlandesa a 90 grados, una biosauna a 60 (con cromoterapia y aromaterapia) y un baño de piedra en la zona de calor; y un fitness center que cuenta con maquinaria cardiovascular, aparatos de musculatura y equipamiento para gimnasia y aeróbic.

Esta era la vista que tenía desde el balcón de mi habitación

Nosotros probamos el masaje Pantai Luar de sus especialistas.

Cuando llegué a la pequeña habitación me tumbé en la camilla sin tener ni idea de lo que era este tipo de masaje.

Roberto, el masajista que me tocó en suerte, era un crack. Nos reímos tanto hablando que me tuvo que pedir que bajara la voz para respetar a los clientes que prefieren la calma y el silencio.

El Pantai Luar consiste en utilizar unos sellos calientes con los que te frotan todo el cuerpo para estimular la circulación y eliminar toxinas. A lo que llaman sellos son en realidad una especie de saquitos que contienen hierbas en su interior y son calentados a una alta temperatura.

Lee también:  Dónde dormir en Santiago de Compostela: Hotel Virxe da Cerca

Para cualquier tipo de tratamiento de relax que queráis hacer en la zona de Spa y Wellness del Seaside Hotel Palm Beach, el personal os ofrecerá -gratuiamente- albornoz, zapatillas, toalla y agua para beber.

Para los que estén enganchados al tema tecnológico, deciros que el hotel dispone de Wi-fi gratuita para todos los clientes (aunque tuve problemas con la fuerza de la señal en mi habitación del último piso), además de unos ordenadores de mesa con impresora que se pueden usar en una sala que se asemeja a una pequeña biblioteca con sus libros, equipos multimedia, televisión y sillones. Esta sala se encuentra justo subiendo las escaleras que se encuentran frente a los ascensores.

También hay un cajero y tienda de ropa exclusiva bajando las escaleras que van del hall principal al bar.

El personal del hotel nos trató de manera exquisita durante los días que estuvimos allí. Siempre hay algún miembro del equipo directivo hablando con los clientes y preguntándoles si todo está a su gusto.

Para nosotros, lo estuvo.

El Seaside Hotel Palm Beach de Maspalomas es claro ejemplo de la exclusividad, comfort, relax y buena gastronomía que se puede encontrar en Meloneras y Maspalomas, al sur de Gran Canaria.

Sitio Oficial Seaside Hotel Palm Beach

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, , ,
10 Comentarios
  1. Sergi 17 noviembre 2012
  2. Ismael 19 noviembre 2012
  3. David 19 noviembre 2012
  4. Sergi 19 noviembre 2012
  5. Ismael 20 noviembre 2012
  6. Sergi 20 noviembre 2012
  7. Ismael 20 noviembre 2012
  8. Sergi 20 noviembre 2012
  9. Ismael 21 noviembre 2012
  10. cruceros 17 enero 2013