Viajaremos de Europa a Australia en 4 horas

Google +TwitterFacebook

Recuerdo aquellos vuelos de 10 horas en el avión de British Airways desde Londres a Nueva Delhi o las 14 desde Auckland – Nueva Zelanda – a Santiago de Chile. Daba tiempo a todo. Normalmente estaba de charla con Rober pero el de Auckland-Santiago lo hice solo. Cuando la chica brasileño-japonesa que tenía a mi lado se cansó de que le contara batallitas sobre su viaje aquel chico español delgado y de piel negra aceituna, me tocó explorar minuciosamente todas las prestaciones de la pantallita que Qantas te pone en la cabecera del asiento de delante. Y, francamente, eso acaba por aburrir.

Los translados en avión no suelen ser tan amenos como los de bus o tren ya que – aún no sé bien porqué – la gente es menos propensa a entablar conversaciones con desconocidos. Vamos, ni cuando viajo recién duchado y afeitado.

Pero bueno, seguro que es un motivo muy diferente el que ha movido a la empresa británica Reaction Engines a comenzar los trabajos de investigación para crear un avión hipersónico de pasajeros capaz de hacer que los europeos lleguemos a puntos de Sudamérica, Asia o Australia en lo que tardan en pasarte por la pantallita El Señor de los Anillos y un par de episodios de Los Simpsons. Eso, traducido al idioma no-friki, son unas 4 horas y media.

Reserva tu viaje al mejor precio:

La aeronave, denominada A2, tendrá capacidad para unos 300 pasajeros aunque sus dimensiones son bastante más grandes que las del Airbus 380 (que puede transportar hasta 853 pasajeros). Para ello utilizará un nuevo tipo de motor impulsado por hidrógeno líquido, utilizado comunmente en los cohetes espaciales. Se pretende que estos motores obtengan el oxígeno del aire y no necesiten llevarlo en tanques internos.

Su autonomía será de unos 20.000 kilómetros – ¡te evitarás las odiadas escalas!- y podrá alcanzar los 5.000 kilómetros por hora (match 5 o cinco veces la velocidad del sonido) para hacer que cualquier ciudadano europeo tenga la opción de volar a cualquier parte del Mundo en un tiempo de dos a cuatro horas (tal vez sólo 1 capítulo de los Simpsons entonces).

En cuanto a los precios, salvo que Ryanair nos sorprenda adelantándose a este programa financiado con fondos públicos y apoyado por la Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea, serán tan elevados como los de realizar ese mismo trayecto en la clase Business de los vuelos tradicionales. Sí, es caro, pero seguro que hay empresas y gente con pasta que preferirá
ahorrarse 15 horas de vuelo.

Este avión hipersónico tiene 2 pequeñas pegas: no estará disponible hasta dentro de unos 25 años y no tendrá ventanillas, cosa que disgustará a aquellos que padezcan claustrofobia y a los que pensaban ver a Supercoco a esas alturas.

Puntúa este artículo