¿Realmente es peligroso usar el móvil en un avión?

Aviso para apagar equipos electrónicos (AirEuropa de Palma a Ibiza)

Aviso para apagar equipos electrónicos (AirEuropa de Palma a Ibiza) (c) Avistu

No hay ningún accidente confirmado en la historia de la aviación debido al uso de teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos de los pasajeros durante el vuelo. Más claro no se puede decir y, sin embargo, antes de que despegue cada uno de los 800.000 vuelos comerciales anuales, en cualquier parte del mundo por megafonía nos pedirán que apaguemos nuestros móviles y aparatos electrónicos.

Y que no os vea el personal de a bordo que no respetáis esa norma. Durante un vuelo entre Dublín y Madrid cuando la azafata observó mis auriculares y, aunque la luz de “abrocharse el cinturón” estaba apagada, me indicó que debía desconectar el móvil. Amablemente le indiqué que mi Nokia 5310 (era el año 2008) estaba en modo vuelo pero no le importó, sacó la revista de la aerolínea del compartimento, buscó la página adecuada y con un triunfal dedo me indicó la sagrada letra impresa, “los móviles deben permanecer apagados durante el vuelo”.

“Entonces, ¿para qué narices hay un modo vuelo en mi móvil” pensé yo.

¿Interfieren los teléfonos móviles con los instrumentos de un avión?

¿Interfieren los teléfonos móviles con los instrumentos de un avión? (c) Avistu

Parece que a este respecto los tres jugadores de este partido (los fabricantes de aviones, los operadores de los mismos y los organismos de aviación) no se ponen de acuerdo con los fabricantes de móviles. De hecho, la coordinación brilla tanto por su ausencia que hay aerolíneas que no permiten que se enciendan los móviles desde que se cierran las puertas mientras otras autorizan que se haga si están en modo vuelo.

Lee también:  Equipaje de mano: preparar la mochila para volar con Ryanair (con vídeo)

En Estados Unidos, por ejemplo, la prohibición emana tanto de la FAA (Administración Federal de Aviación) que es la que se encarga de las cuestiones de seguridad aérea, como de la FCC (la Comisión Federal de Comunicaciones), que regula cuestiones de telefonía, radio y televisión, entre otras. ¿Por qué es esto? Pues porque las comunicaciones pueden verse afectadas cada vez que los 300 pasajeros de un avión comercial pasan cerca de una torre de telefonía con sus móviles, tabletas y ordenadores encendidos a 10.000 pies de altitud.

La principal teoría detrás del “no enciendan sus móviles” y otros aparatos electrónicos (ordenadores portátiles, reproductores de MP3, DVD y televisiones portátiles, etc.) es que las emisiones electromagnéticas que se producen durante su funcionamiento podrían interferir con los instrumentos del avión. El fenómeno puede asimilarse a lo que ocurre cuando acercas un móvil a un altavoz y los cables del mismo actúan como antenas, provocando ese molesto ruido que todos hemos sufrido alguna vez.

Los equipos del avión son básicamente radios (emisores y/o receptores en alguna banda del espectro electromagnético), y se usan para comunicarse con la torre de control, para enviar datos de posición, radares meteorológicos y de navegación, etc. Si alguien enciende un móvil (que puede generar una potencia de hasta 3 w) podría interferir con las mismas y alterar las comunicaciones, de voz y datos.

En caso de que en el cableado del aparato hubiera alguna zona indebidamente aislada, en la cabina se podrían recibir – por las interferencias – datos erróneos. Y como un teléfono encendido intercambia información con las antenas de telefonía a su alrededor regularmente, lo esté usando su propietario o no, todo ello, podría provocar un accidente aéreo si se permite el uso a los pasajeros de aparatos electrónicos a bordo.

Lee también:  Cámaras para la acción, vídeo y fotografía como nunca los habías visto

Sin embargo hay varios factores que ponen en duda esa afirmación.

Los teléfonos móviles de los pasajeros en un aeropuerto ¿no afectan a los instrumentos de vuelo?

Los teléfonos móviles de los pasajeros en un aeropuerto ¿no afectan a los instrumentos de vuelo? (c) Avistu

Por un lado, los aviones están básicamente blindados ante las interferencias electromagnéticas y eléctricas o sus aparatos no podrían sobrevivir a algo tan frecuente (si, lo es) como es ser alcanzados por un rayo.

Por otro, ya está ocurriendo que los pasajeros mantengan los móviles encendidos durante todo el vuelo (incluso enviando mensajes y hablando). Una encuesta realizada por el Wall Street Journal a 500 pasajeros mostraba que un 40% de ellos no habían apagado el móvil al despegar o aterrizar en un vuelo reciente. Un 7,5% habían dejado el WiFi y el modo normal activados y un 2% usaron el teléfono o Internet. Y los aviones llegaron a su destino de una pieza.

Un amigo que es Guardia Civil me contó que, en la escena de un accidente de tráfico, se encontró con que una de las víctimas tenía un bolígrafo clavado en la espalda. No había sido intencionado pero dada la velocidad del impacto, el inocuo objeto que estaba en la bandeja trasera salió disparado al producirse la colisión con tanta fuerza que se incrustó en la espalda de uno de los ocupantes.

En un avión, las fases de despegue y aterrizaje son las más delicadas desde el punto de vista de las maniobras a realizar y también las más propensas a sufrir turbulencias. ¿Os imagináis que se produjera alguna incidencia y un iPad saliera volando por la cabina? Por ello, y para que la gente preste atención a mensajes importantes de la tripulación, obligar a apagar equipos electrónicos – y por lo tanto convertir en innecesario el uso de auriculares – es una forma de asegurarse la atención total de los pasajeros en esos momentos.

En un aeropuerto los aviones están rodeados de emisores electromagnéticos

En un aeropuerto los aviones están rodeados de emisores electromagnéticos (c) Avistu

Cuando uno vuela en un país desarrollado, lo más probable es que lo haga en un avión que tenga pocos años de antigüedad, pues los aparatos más viejos (lo que en términos aeronáuticos pueden ser 30 años) suelen acabar en los desguaces o en aerolíneas de países menos desarrollados (donde, si se realiza el mantenimiento y revisiones adecuadas no tienen porqué suponer ningún riesgo).

Lee también:  El petróleo sube pero las tarifas aéreas se mantienen

Dado que las certificaciones, normas y procedimientos de construcción han cambiado en 30 años, es posible que los aviones más antiguos puedan ser más susceptibles a los efectos de aparatos (smartphones, tablets, lectores de libros electrónicos),que se desarrollaron décadas después de que ellos surcaran el cielo por primera vez.

“Es posible”, “tal vez”, “en teoría”, “bajo determinadas circunstancias” son las expresiones más repetidas al referirse a la interferencia de los dispositivos de los pasajeros con los aparatos del avión. La decisión de levantar o no la prohibición del uso de aparatos electrónicos no está en manos de los técnicos sino de los políticos. Como el consenso general aparentemente es “más vale prevenir que lamentar”, la norma parece que seguirá vigente durante mucho tiempo.

Una foto (ilegal) de Barcelona en la aproximación a El Prat

Una foto (ilegal) de Barcelona en la aproximación a El Prat (c) Avistu

A mí (que valoro el silencio) no me importa que el uso de teléfonos móviles esté prohibido a bordo. Lo que me molesta es – aunque lo pongo en modo vuelo – tener que hacer fotos y vídeos a escondidas, para que ninguna azafata me riña.

Fuentes | HowStuffWorks, MythBusters, EDN Network, Air&Space Smithsonian, Daniel Simons

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
15 Comentarios
  1. Quique 28 octubre 2013
  2. Marinois 28 octubre 2013
  3. Patricia Cuni 28 octubre 2013
  4. xipo 28 octubre 2013
  5. Felipe 29 octubre 2013
  6. paula 29 octubre 2013
  7. Avistu 29 octubre 2013
  8. Avistu 29 octubre 2013
  9. Avistu 29 octubre 2013
  10. Avistu 29 octubre 2013
  11. Avistu 2 noviembre 2013
  12. Zeneida 3 noviembre 2013
  13. Lucas 4 noviembre 2013
  14. Avistu 7 noviembre 2013
  15. Avistu 7 noviembre 2013