Qué ver en Nápoles en 3 días

plaza-dante-napoles

Piazza Dante en Nápoles

Hicimos bien al reservar el coche hasta el día en que llegamos a Nápoles. Habíamos realizado una ruta en coche por el sur de Italia empezando por Bari, recorriendo Puglia, Matera y la costa Amalfitana. Preferimos dejar el coche en el mismo aeropuerto de Nápoles y relajarnos por sus callejuelas, sin el estrés de movernos en vehículo por su ajetreado tráfico y olvidarnos de buscar un aparcamiento gratuito por el centro de la ciudad, algo solo al alcance de conocedores de sus secretos.

Desde el aeropuerto tomamos un autobús que nos dejó en el centro de la ciudad y en breve nos encontramos a las puertas del hostal donde habíamos reservado una habitación. The Fresh Glamour Accomodation, y de fresco y glamuroso más bien tenía poco. Unos colores cantones de verde pistacho y lila daban entender su particular manera de entender ambos conceptos. A pesar de ello, encontrar una habitación doble más o menos decente por 75 euros en el centro de Nápoles tampoco es tarea fácil y aceptamos pulpo como animal de compañía.

napoles-iglesia-centroLo primero que hice una vez nos instalamos en nuestra habitación es agarrar el mapa de Nápoles y estudiar atentamente las diferentes zonas turísticas de la ciudad. Es una asignatura que considero casi obligatoria para visitar cualquier ciudad relativamente grande y de esta manera organizar los días de viaje, evitar imprevistos y pérdidas de tiempo.

Nos alojábamos cerca de la parada de metro Universitá, entre el centro histórico, el barrio español y la marina. Un enclave ideal desde el que podíamos realizar la mayoría de escapadas a pie.

Lee también:  El Valle de Itria y la costa de Puglia

Nápoles tiene un aura especial. El gigante Vesubio, con su dramático pasado, preside la ciudad y prácticamente podemos observar su silueta desde cualquier punto de la capital de la Campaña. Los estereotipos clásicos de Italia ganan resonancia en Nápoles donde las motos circulan por todos lados, las pizzerías cuentan con largas colas de clientes y se comen con rapidez, al más puro estilo expresso y el arte se encuentra en las calles, como si de un museo al aire abierto se tratara.

El centro histórico de Nápoles

La primera sensación que tuve al deambular por las calles del casco viejo de Nápoles fue la de encontrarme en un Raval barcelonés anterior a las Olimpiadas del 92. Nos encontrábamos cerca de la Piazza del Gesù, donde una gran estatua de bronce de la Virgen Inmaculada preside la plaza. En el interior de la iglesia encontraréis monumentales obras renacentistas.

napoles-centro-historicoTras la visita paseamos por el casco antiguo entrando en iglesias que no os van a dejar indiferentes, como la de San Domenico Maggiore, en la plaza que lleva el mismo nombre, con un marcado legado del barroco y un buen número de reyes de la corona de Aragón descansando bajo sus piedras.

Llegamos a la Nápoles Subterránea (9.50 euros la entrada), donde un viaje bajo tierra nos lleva a conocer los restos del acueducto de Augusto que se prolongaba a lo largo de 170 kilómetros entre Sarno y Nápoles. El subsuelo de la ciudad fue modelado por los griegos y ha dado cobijo a lo largo de los siglos a cristianos y a los italianos que huían de las bombas durante la primera Guerra Mundial.

Lee también:  Visita al Museo de Historia de Cataluña

Las paredes del Duomo de Nápoles, levantadas durante el siglo XIV, parece encerrar el barrio antiguo de la zona más moderna de la ciudad. En su interior podréis contemplar la zona del subsuelo con interesantes superposiciones de distintas épocas con el legado griego, paleocristiano, romano y gótico.

Durante un viaje a Nápoles no os podéis perder una visita al Museo Arqueológico Nacional. La entrada sale por 10 euros pero realmente merece la pena la visita. En su interior encontramos la espléndida Farnese con múltiples estatuas de la época romana con algunas tan famosas como el impactante Toro Farnesio. En la sala superior se halla el curioso Gabinete Secreto con pinturas y esculturas de tono picante así como la colección de mosaicos que nos trasladarán a la mítica Pompeya en caso que todavía no hayáis realizado la ineludible visita a la célebre ciudad asolada por el fuego del Vesubio.

toro-farnesio-napoles

El Toro Farnesio en el Muse Arqueológico Nacional de Nápoles

El barrio español y Castel Nuovo

A partir de la bonita vía Toledo, para mi una de las más majestuosas y bonitas de Nápoles, se abre el llamado barrio español en recuerdo a los siglos (entre el XVI y XVIII) durante los que la ciudad de Nápoles fue dominada por españoles. Esta zona se levanta sobre el mar y ofrece una fácil orientación a través de sus calles cuadriculadas, todo lo contrario de la caótica estructura del casco antiguo.

Los calles por sí mismas no tienen especial encanto pero merece la pena deambular por ellas y fijarse en los pequeños detalles; las variadas vírgenes y capillas que encontramos en cada esquina, los pequeños restaurantes ofreciendo el pescado del día, sus gentes sacando sus sillas a la calle y conversando entre ellas. El barrio español ofrece esa quintaesencia canalla, tradicional y simpática que habitualmente los estereotipos colocan a los italianos.

Lee también:  Visita a Pamplona: más allá de los Sanfermines



Booking.com

A los pies del barrio español y frente al golfo de Nápoles se levanta el Castel Nuovo. Sin duda, lo primero que me vino a la mente al contemplarlo es que necesitaría un buen lavado de cara pues sus paredes no podían parecer más negras aunque más tarde entendí que la piedra usada para su construcción es volcánica y de ahí el oscuro contraste que ofrece bajo el cielo soleado del sur de Italia. Un arco de triunfo situado entre dos grandes torres marca la entrada principal al castillo. Obviamos la visita al interior del castillo.

Nos faltaron unas cuantos lugares más para visitar en Nápoles pero por falta de tiempo no nos fue posible. Entre ellas el castillo de Sant’Elmo desde donde, según dicen, se obtienen las mejores vistas a Nápoles, su perfil costero y al imponente Vesubio que preside la ciudad.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Qué ver en Nápoles en 3 días
5 (100%) 7 votos
, ,
19 Comentarios
  1. El Magazine del Viajero 14 marzo 2014
  2. Quique 15 marzo 2014
  3. Jack 29 marzo 2014
  4. Quique 29 marzo 2014
  5. Roberto 2 junio 2014
  6. Quique 2 junio 2014
  7. salvatore 2 julio 2014
  8. ane 16 septiembre 2014
  9. Mariló 31 octubre 2014
  10. Quique 1 noviembre 2014
  11. pedro 8 diciembre 2014
  12. virginia 1 febrero 2015
  13. Sergio 20 marzo 2015
  14. Virginia 23 marzo 2015
  15. Marta ClickFerry 1 febrero 2016
  16. Bea 6 agosto 2016
  17. Quique Cardona 6 agosto 2016
  18. Jolly 15 agosto 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *