Valle-Inclán, un milagro y Cristobal Colón en un paseo por Pontevedra

Google +TwitterFacebook
Cruceiro junto a la casa de Valle Inclán, Pontevedra

Cruceiro junto a la casa de Valle Inclán, Pontevedra

Hay segundos puestos que no tienen nada que envidiar a los primeros. Pontevedra tiene, en el segundo casco histórico más grande de Galicia, un número de atractivos edificios y callejuelas que no te cansas de recorrer y admirar. Desde uno de los mejores ejemplos en Galicia del Plateresco (la fachada principal de la Basílica de Santa María) a un cruceiro a cuyos pies se come, bebe y se disfruta la vida (en la Plaza de la Leña), en esta villa encontrarás el rincón adecuado para cada momento en esta pequeña ruta por Pontevedra que os propongo.

Esquivada en zig zag por el Río Lérez en su búsqueda del Atlántico, la Pontevedra que se encuentra al fondo de la Ría que lleva su nombre, ha sido hogar para marineros, comerciantes y funcionarios. Sus fortunas, y sus ruinas, han adornado sus calles con palacios, liceos, capillas, plazas y, de suma importancia para el peatón, abundancia de soportales donde cobijarse de la lluvia que con frecuencia riega estas tierras.

Soportales en Pontevedra

Soportales en Pontevedra

No se imaginaban los romanos que cuando construyeron un puente sobre el Río Lérez, como parte de la vía XIX que comunicaba Braga y Astorga, acabarían dando el nombre que llega a nuestros días (pues Pontevedra proviene de “Puente Viejo” en latín) al asentamiento de las inmediaciones. A aquel primer puente (también conocido como “Puente del Burgo”) siguieron otros en siglos posteriores y hoy cada uno de los que se mantienen en pie es muestra de un estilo y testimonio de una época, del hierro a los émulos de Calatrava.

Si cruzamos cualquiera de esos puentes para visitar Pontevedra y queremos pasar la noche allí para aprovechar mejor las horas, mi recomendación (y mi única experiencia en este aspecto), es alojarse en el céntrico Parador de Pontevedra. Te sentirás como un noble en este palacio del siglo XVI, lleno de detalles tan nobles como sus antiguos residentes, los Condes de Maceda.

Parador de Pontevedra, Galicia

Parador de Pontevedra, Galicia

Al salir del Parador, en la Rúa do Barón, tomad la calle hacia la derecha y al cabo de 50 m os encontraréis la Praza das Cinco Rúas (Plaza de las Cinco Calles) en la intersección de cinco pequeñas calles y a los pies de un elemento significativo del arte religioso en Galicia, un cruceiro. Estos elementos nacieron de una constante en cualquier religión dominante, suprimir los símbolos de la anterior religión creando unos nuevos en el mismo sitio. Lo hemos visto por ejemplo en Córdoba, cuando sobre una iglesia cristiana los musulmanes construyeron su mezquita y después, expulsados por fin estos de España, un templo católico tomó su lugar, aunque afortunadamente no se arrasó con el edificio.

En Galicia eran los politeistas romanos, tan encantados con añadir los dioses de los conquistados a su divino panteón, la memoria religiosa a erradicar. Ellos tenían por costumbre construir aras (altares) en los cruces de caminos, metáfora del camino de la vida y el de la muerte, especialmente sensible en Galicia, donde se creía que estaba el Fin del Mundo, el Finis Terrae.

Detalle del Cruceiro, Plaza de las Cinco Calles, Pontevedra

Detalle del Cruceiro, Plaza de las Cinco Calles, Pontevedra

La orden franciscana se encargó de que unos 10.000 cruceiros fueran levantados donde antes se realizaban ritos paganos. En este, en el fuste de la columna y en la parte de arriba, se ve a la Virgen María por un lado y a su hijo, ya crucificado por el otro, vida y muerte a pocos centímetros. A la altura de nuestros ojos tenemos a Adán y Eva, tapándose ya sus genitales y con la manzana en la mano mientras en un lateral observa la serpiente.

Lee:
El Festival O Marisquiño en Vigo (y no es gastronómico)

Y en un radical cambio de estilo, a pocos metros del cruceiro está una placa que indica que en esa casa vivió el escritor Valle-Inclán. Es de propiedad privada y no se puede visitar, al contrario que la Casa Museo que hay en Vilanova de Arousa. Pero a Valle Inclán sí que os lo podéis encontrar muy cerca, en la Plaza de Méndez Nuñez, aunque en forma de escultura.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Estatua de Valle-Inclán, Pontevedra

Estatua de Valle-Inclán, Pontevedra

Si subimos por la Rúa Isabel II, dejando a nuestra derecha el cruceiro primero y la casa de Valle-Inclán, después, a unos metros nos encontraremos en el acceso a la Rúa de Sor Lucía. Cualquier cristiano devoto reconocerá rápidamente el nombre pero para quienes sólo pisan las iglesias cuando hay boda o funeral, la palabra que les puede hacer ubicar a a esta monja es un lugar, Fátima. Sor Lucía fue uno de los tres pastores que vieron la aparición de la Virgen y aunque pasó la mayor parte de su vida como Carmelita, vivió en Pontevedra un corto periodo de tiempo.

En esta calle se levanta el Convento de las Hermanas Doroteas, dedicadas al cuidado de enfermos sin recursos. Aquí llegó en 1925 Sor Lucía y en su celda (cuarto, hoy visitable) tuvo una revelación mariana: quien el primer sábado durante cinco meses del año fuese a misa, confesase, comulgase e interpretara el rosario, conseguiría que la Virgen le asistiese en la hora de la muerte, que es lo que se ha dado en llamar el Misterio del Inmaculado Corazón de la Virgen Maria.

Iglesia de Santa María la Mayor, Pontevedra

Iglesia de Santa María la Mayor, Pontevedra

Como en Pontevedra no hay distancias, al menos en su casco antiguo, unos pasos más allá y antes de que termine la Rúa Isabel II, está la Iglesia de mayor rango de la ciudad, la Iglesia de Santa María la Mayor. Ni Catedral, ni Concatedral, pese a la importancia de la Villa, hubo que esperar a 1962 para que esta obra del siglo XVI obtuviera el rango de Basílica.

Para demostrar su importancia económica y su influencia, fue la organización civil más poderosa de la ciudad quien financió esta obra: el Gremio de Mareantes (marineros navegantes). Pontevedra vivió, y muy bien, del mar durante siglos, ayudada por un privilegio concedido en 1238 por el Rey Fernando III, el del monopolio del saín (grasa de sardina usada para el alumbrado doméstico).

Lee:
9 (más 1) visitas y experiencias imprescindibles en la provincia de Valladolid (Parte II)

Ignorantes de que el declive mercantil estaba a la vuelta de la esquina, pues nadie se esperaba una guerra y una derrota contra Inglaterra que rompiera lazos comerciales, a mediados del siglo XVI se construye esta Iglesia gótica. Accediendo, como me ocurrió a mí, al edificio por su parte trasera, es toda una sorpresa rodearla para encontrar una espectacular fachada principal.

El granito gallego es difícil de trabajar por eso hay que admirar doblemente la labor de quienes lo usaron para tallar en 1541 el “Tránsito de la Virgen” en varios pasos. Tenemos la escena de la Dormición de la Virgen (de acuerdo a la tradición católica, no murió sino que ascendió a los cielos), representaciones de santos y personajes importantes en la Iglesia.

Vista parcial de la fachada principal, Iglesia de Santa María la Mayor, Pontevedra

Vista parcial de la fachada principal, Iglesia de Santa María la Mayor, Pontevedra

Y Colón, por supuesto. Varios países y ciudades se disputan el honor de darle la nacionalidad al navegante y en Pontevedra hay testimonios históricos que avalan su galleguismo.

En el interior de la Basílica podemos encontrar una placa que dice “Este altar lo levantó la familia Colón” escrito en castellano antiguo. El apellido Colón se escribía entonces como Collón y esto lo hace aparecer exactamente como una palabra malsonante en gallego así que vemos un hueco en la placa donde falta una ele, para que no haya tacos en un lugar de rezos. Existe en las inmediaciones de Pontevedra una parroquia donde una casa, conocida como la casa Colón, que ha sido restaurada y convertida en Museo, pues se supone que fue su casa natal.

Otros dos puntos sostienen las pretensiones de la raíz gallega del Almirante. Uno es que la Santa María, que no era una carabela sino una nave mercante, se construyó en los astilleros de Pontevedra ¿tal vez por la relación con Colón?. El otro es linguistico y doble. Cuando Colón escribía a la Reina Isabel lo hacía en castellano pero con giros y expresiones típicamente gallegas (que es muy similar al catalán de la época). Y un reciente estudio ha demostrado que muchos lugares de los que descubrió Colón copian la toponimia de otros existentes en la Ría de Pontevedra.

Quedan para los eruditos las discusiones sobre el origen de Colón. Queda para el visitante a Pontevedra la sensación de que, para ser una villa pequeña (unos 80.000 habitantes), da mucho de sí. Por eso la semana que viene continuaré con este paseo por el casco histórico de Pontevedra y os hablaré de un pirata sanguinario y un loro irreverente.




Datos prácticos sobre Pontevedra

Oficina de Turismo Municipal
Casa da Luz, Praza da Verdura s/n
36002 – Pontevedra
Teléfono: 986090890
Email: info(arroba)visit-pontevedra.com

Esta es la página web oficial de Turismo de Pontevedra.

¿Chubasquero o gafas de sol? Estas es la previsión del tiempo en Pontevedra.

Muchas gracias a Turgalicia por la ayuda prestada durante este viaje.

Valle-Inclán, un milagro y Cristobal Colón en un paseo por Pontevedra
5 (100%) 1 voto
, , ,
Google + Twitter Facebook
7 Comentarios
  1. Noelia 16 enero 2015
  2. fabio diaz 16 enero 2015
  3. Avistu 18 enero 2015
  4. Avistu 18 enero 2015
  5. eva merino 27 enero 2015
  6. SienteGalicia 10 agosto 2015
  7. José Manuel 13 noviembre 2015

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *