Qué ver en la provincia de Alicante

Costa de Villajoyosa, en Alicante

Costa de Villajoyosa, en Alicante

Hace una semana os comentaba que ya está bien de escribir tantos artículos sobre lugares tan lejanos de casa y dejar de lado mi tierra… ¡La millor terreta del món!

Entonces os dejé un artículo en el que os hablaba sobre los principales atractivos de la ciudad de Alicante. Sin embargo, la capital de la provincia, obviamente, no es el único lugar que merece la pena en Alicante. Cada año, llegan millones de turistas a nuestro aeropuerto e inmediatamente cogen un transfer que les lleva al pueblo donde van a pasar sus vacaciones o tienen su segunda residencia.

Y es que la Costa Blanca alicantina es, para muchos habitantes de países fríos, el paraíso terrenal. Se pasan la vida ahorrando y soñando con el día en que puedan retirarse en nuestra tierra, agraciada por la Madre Naturaleza con un clima envidiable, unas playas espectaculares y (esto ya de la mano del ser humano) una gastronomía exquisita.

Aquí te dejo un resumen de los mejores atractivos de la provincia de Alicante:

Las playas

Playa de San Juan

Playa de San Juan

Puedo vestirlo de la manera que quieras. Que sí, que tanto en la ciudad de Alicante como en los pueblos de la provincia hay algunos monumentos que merecen la pena. Que la montaña alicantina también tiene su encanto… Pero amigo o amiga lector@, no te voy a engañar, la gente viene a Alicante por sus playas y los más de 300 días de sol que tenemos.

En la capital tienes algunas playas que merecen la pena pero son mejores las que encontrarás hacia el norte y el sur. Muchos son los veraneantes que deciden plantar su sombrilla y extender su toalla en las playas cercanas a Torrevieja, donde, al entrar en una tienda, es casi tan probable que te hablen en español como en inglés.

Lee también:  Guía para disfrutar de la isla de Tabarca en Alicante

Sin embargo, para mí las mejores playas se encuentran en el norte de la provincia. Las pequeñas calas que se encuentran entre El Campello y Benidorm, de aguas cristalinas y abundante flora y fauna submarina; o las que se encuentran entre las playas de Denia y Jávea, llenas de cuevas intrigantes y que merece la pena recorrer en kayak o piragua; sin olvidar Calpe y su peñón de Ifach dominando sus dos playas.

Muchas playas de bandera azul donde elegir y disfrutar.

Montaña

Puig Campana

Puig Campana

Un clásico: playa o montaña. Así como las playas alicantinas apenas necesitan de publicidad, son pocos los que conocen el hecho de que Alicante es la segunda provincia más montañosa de España. Teniendo en cuenta que, a su vez, España es el segundo país más montañoso de Europa, la cosa no es moco de pavo.

La Sierra de Aitana es la cadena montañosa más emblemática de la provincia.

Alicante tiene multitud de posibilidades senderistas. La ruta del famoso Puigcampana (con sus leyendas); la que recorre la espina dorsal de Sierra Helada, entre Benidorm y Alfás del Pí; la que recorre los pequeños pueblos que jalonan la Sierra de Aitana, como el mítico Guadalest o Benifato; o la Sierra del Maigmó, cercana a Alicante.

De entre todos los lugares montañosos, me quedo con el Parque Natural del Macizo del Montgó, ubicado entre las poblaciones de Denia y Jávea. Esta extensión verde de pinar, carrascas y arbustos llega hasta acantilados que mueren en el mar. También incluye una reserva marina y las calas del parque son espectaculares. Buen lugar también para los ornitólogos, que aquí podrán contemplar especies de aves como el halcón peregrino, el búho real y el cárabo europeo.

Lee también:  Llega Valencia Cuina Oberta, la semana gastronómica de Valencia

Las rutas suelen estar bien señalizadas y siempre encontrarás alguna venta donde darte un homenaje al acabar la caminata. De todas maneras, te aconsejo que te lleves un bocata y disfrutes del avituallamiento mientras contemplas las vistas desde cualquiera de los muchos miradores de la provincia.

Pueblos con encanto

Altea

Altea

Ya hemos trillado los lugares naturales que ofrece la provincia de Alicante. Pero, ¿y sus pueblos?. Pues haberlos, haílos.

El más visitado de toda la provincia es Guadalest. No en vano, recuerdo que, hace unos años, la pequeña ermita que aparece colgada sobre uno de sus peñascos, apareció en la portada de la famosa guía sobre España de la archiconocida editorial viajera Lonely Planet. Realmente es un pueblo turístico que aprovecha la belleza de su enclave natural y sus edificios históricos para atraer a los muchos extranjeros que viven, o pasan unos días, en las cercanas poblaciones costeras, como Benidorm o Alfás del Pí.

Altea es el pueblo romántico alicantino por excelencia. A mí me gusta más que Guadalest, porque no tiene las aglomeraciones ni la invasión de tiendas de souvenirs del primero. Ideal para pasear por su bello casco antiguo y cenar una buena carne o un sabroso pescado en cualquiera de sus pequeños e íntimos restaurantes. Si quieres conquistar a alguien, llévale a Altea.

Calpe, vecino de Altea, tiene como mejor activo su peñón de Ifach, que emerge como un titán de las aguas del Mediterráneo y es uno de los trekkings más bonitos de la provincia. Después devora buen marisco en sus restaurantes a pie de playa.

En el interior, entre las huertas y los campos de cultivo, tenemos bonitos pueblos con castillo, como Villena o Sax.

Lee también:  Senderismo en Alicante: ruta circular del Puig Campana

¡No me digas que no hay lugares de los que disfrutar en Alicante! ¿Cuándo venís a verme?

 

 

 

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Qué ver en la provincia de Alicante
5 (100%) 2 votos
,
Una respuesta
  1. Alba 8 agosto 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *