Visitando Brno, capital de Moravia del Sur

Ayuntamiento de Brno

Ayuntamiento de Brno

Cuando uno se acerca a Brno, la bella catedral de San Pedro y San Pablo se levanta inexpugnable sobre la colina de Petrov. Así lo debieron de ver también los soldados suecos cuando sitiaron la ciudad en 1645, durante la Guerra de los Treinta Años. Brno fue la única ciudad del centro de Europa que resistió el envite.

Durante los siglos XVIII y XIX Brno floreció gracias a la industria textil y muchos de los arquitectos que estaban perfilando la bella e imperial Viena fueron reclutados para trabajar en la capital de Moravia del Sur. La prosperidad continuaría en el siglo XX hasta las guerras mundiales y la llegada de la oscura etapa comunista.

Hoy en día, Brno es la segunda ciudad más grande y habitada de la República Checa, sede del poder judicial y cuyo ambiente estudiantil le da un toque desenfadado a su arquitectura monumental.

Llegamos al centro de Brno en un gris día de marzo, dejamos las cosas en el hotel y salimos a explorar esta ciudad que tanto tiene que ofrecer al viajero. Aquí os dejo mis impresiones sobre los mejores lugares que ver en Brno:

Catedral de San Pedro y San Pablo

catedral-brno

El gran Petr, uno de los mejores guías que tuve jamás, nos llevó a comenzar nuestra visita a Brno por la catedral de la ciudad. Rodeábamos el exterior mientras nos explicaba sus características barrocas y góticas pero lo que se quedó grabado en mi mente es la historia sobre el papel de la catedral durante el sitio de 1645.

Los soldados suecos tenían sitiada la ciudad desde hacía 4 meses. El general sueco estaba harto de la situación y comenzó a pensar que era imposible quebrantar la resistencia de las tropas checas, comandadas por un general francés. Finalmente, decidió lanzar un ataque definitivo en la mañana del día 15 de agosto. Antes de ello, había prometido que si no lograba tomar la ciudad al mediodía abandonarían el sitio y se marcharían. Un jornalero escuchó esto y llegó a la ciudad utilizando los túneles secretos que aún hoy existen en Brno. La noticia llegó al general francés justo a tiempo.

Lee también:  Visita y alojamiento en Hong Kong

El ataque de los suecos fue tan feroz que sobre las 11 de la mañana la situación era realmente desesperada. El francés ordenó entonces que las campanas de la catedral repicaran 12 veces en lugar de 11, anunciando la llegada de un mediodía para el que realmente aún faltaba una hora. La treta salió bien y los suecos detuvieron el ataque, convirtiendo a Brno en la única ciudad centroeuropea que aguantaba un sitio así.

Vamos, que ni escrito por un guionista de cine. Desde entonces, en Brno a las 11 se escuchan las 12 campanadas.

El antiguo Ayuntamiento (Stara Radnice)

Vistas desde la torre del antiguo Ayuntamiento

Vistas desde la torre del antiguo Ayuntamiento

El antiguo Ayuntamiento de Brno es casi tan viejo como la ciudad. Las primeras partes del mismo se construyeron en el siglo XIII aunque hay otras más tardías. Destaca su portada del gótico flamígero, del principio del XVI, con sus columnas torcidas, y el pequeño museo sobre la ciudad que se ha organizado en su interior.

Tras pasar por alguna antigua sala que hoy en día se usa para conciertos, subimos a la torre del Ayuntamiento. Desde aquí gozamos de las mejores vistas posibles de la ciudad. No dejéis de subir.

El laberinto subterráneo de Brno

IMG_4453

Aunque Brno es preciosa en su superficie, existe otra ciudad subterránea donde la oscuridad se adueña de todo. Los túneles fueron excavados durante la época medieval. Lugar de contrabando, escondite, osario, mercado, bodega o despensa de alimentos, el laberinto de Brno ha tenido multitud de usos distintos durante estos largos siglos.

Ahora se puede visitar tras habilitar un recorrido de unos 45 minutos por estas catacumbas. Recorrimos los túneles observando las cámaras en las que se han recreado escenas de la época: una especie de despensa, el laboratorio de un alquimista y alguna sala de tortura. Una experiencia diferente en Brno.

Lee también:  Qué ver en Barcelona: Los 10 imprescindibles

La Villa Tugendhat

El exterior de la Villa Tugendhat...

El exterior de la Villa Tugendhat…

Y el salón...

Y el salón…

De entre la casi inacabable lista de monumentos históricos de Brno, la Unesco decidió otorgar la elevada distinción de lugar Patrimonio de la Humanidad a esta villa construida en 1929 por el arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe para la adinerada familia Tugendhat.

Se trata de una muestra única de la arquitectura modernista que se dio entre la artistocracia europea durante los años 20.

Cuando la recorrimos por dentro, me resultó difícil pensar que esa casa tenía casi 90 años de antigüedad. Interruptores de luz camuflados con el mobiliario, sistemas motorizados de subida y bajada de cristaleras, mobiliario de diseño, etc. En aquella época debió ser una casa totalmente futurista. Impresionante la visión del arquitecto alemán y también lo es el hecho de recorrer una casa cuya sensación de realismo te hace esperar que en cualquier momento vaya a aparecer uno de sus antiguos habitantes de alguna habitación.

Como apunte histórico, me gustó saber que aquí se firmó, en 1992, el tratado que supuso la escisión de Checoslovaquia.

El ambiente universitario

La Plaza de la Libertad es uno de los puntos de quedada de los universitarios

La Plaza de la Libertad es uno de los puntos de quedada de los universitarios

Os doy una simple cifra: de los 400.000 habitantes de Brno, unos 100.000 son universitarios. No hace falta echar más cuentas para saber que en Brno puedes disfrutar de una vida cultural y nocturna mucho más que decente.

Hay nada menos que 13 universidades, de las cuales 6 son públicas. Las distintas facultades se reparten por toda la ciudad, siendo la sede de varias de ellas bonitos edificios antiguos del centro histórico.

Lee también:  Mezquitas de Estambul

Si te apetece tomarte unas buenas cervezas checas en locales velados por el humo (aquí aún se puede fumar en los garitos) donde la gente disfruta de música en directo o elegida por un DJ escoge entre algunos como Traubka, Alterna, A2 y Fléda.

Otros lugares que visitar en Brno

Plaza del Mercado de la Col

Plaza del Mercado de la Col

Caminar por las calles de Brno es como hacerlo por un museo. La llamada pequeña Viena está plagada de edificios monumentales, palacios, plazas, iglesias, parques, museos y demás. Vimos algunos de ellos durante el par de días que hicimos de Brno nuestra base de operaciones para explorar la bella región de Moravia del Sur.

En la Plaza de la Libertad (Námesti Svobody) vimos la casa de los Señores de Lipá y nos tomamos una sabrosa sopa de col en uno de sus restaurantes. Otra de las bonitas plazas de la ciudad es la del Mercado de Col (Zelný trh), donde vimos algunos puestos de frutas y verduras junto a la fuente barroca de Parnas, llena de adornos y figuras mitológicas. En esta plaza también se encuentra un pequeño teatro donde, se dice, actuó un joven Mozart.

El castillo de Spilberk, fundado en el siglo XIII, muestra hoy exposiciones sobre Brno y a los que les gusta el turismo un poco macabro, les recomendaría visitar el osario que hay bajo la iglesia de San Jaime. Aquí encontrarán, dispuestos de una forma casi artística, los restos de las personas que perdieron la vida durante las epidemias de cólera medievales y el sitio de la ciudad.

Por último, si te gustan las motos, intenta hacer coincidir tu visita a Brno con la prueba del mundial de Moto GP que se disputa en el circuito de la ciudad. Y es que en Brno hay un poco para cada viajero.

¿A qué esperas para venir a visitarla?

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Visitando Brno, capital de Moravia del Sur
3.67 (73.33%) 3 votos
, , ,

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *