Qué ver en Bucarest: visita a la capital de Rumanía

Palacio militar de Bucarest

Palacio militar de Bucarest

Bucarest es una de esas ciudades que nos pide un pequeño ejercicio visual para que nos entre bien por los ojos. A primera vista la capital de Rumania nos parecerá gris, un lugar donde el asfalto y el cemento domina el espacio, con edificios enormes, amplias calles y coches por todos lados.

No obstante, si nos fijamos con más detalle encontraremos contrastes sugerentes que nos hablan de su historia, de un pasado y un presente que viven con intensidad el brusco cambio de rumbo que tomó el país a partir de la revolución de 1989 dando paso a la democracia.

Visita al Palacio del Parlamento

La plaza Unirii con el coloso Palacio Presidencial al fondo

La plaza Unirii con el coloso Palacio Presidencial al fondo

Los 32 años de comunismo concentrado en la figura de Nicolae Ceauşescu vistieron la ciudad de edificios colosales. El mejor ejemplo de ello es el Palacio del Pueblo, el segundo edificio administrativo más grande del mundo tras el Pentágono. Y, a buen seguro, si Ceausescu lo hubiera sabido de antemano, hoy en día, sería todavía más grande.

Este colosal edificio se extiende sobre una aéra de 340 mil metros cuadrados. Para su construcción se tuvieron que derribar diversos barrios, una docena de iglesias, sinagogas y más de siete mil casas. Actualmente alberga el Parlamento Rumano, se alquilan múltiples salas y muchas más permanecen cerradas. Las leyendas sobre los secretos que se esconden bajo el edificio se suceden y entre ellas se cuenta que hay varios búnkers en su interior e incluso un metro con línea directa al aeropuerto de Bucarest.

iglesia-bucarest

La iglesia de Mihai Voda del siglo XVI

centro-bucarest

Paseando por el centro histórico de Bucarest

Existen diferentes tours que van entre los 25 y 50 leis para visitar el Palacio del Parlamento. La entrada principal para turistas se encuentra en la ala norte del edificio. El tour habitual incluye la visita de salas principales y el balcón donde no sólo Ceauşescu se dirigió a su pueblo sino también Michael Jackson quien fue el primer famoso en pisar Bucarest tras la caída del antiguo régimen y saludó al pueblo de Budapest en una de las más desafortunadas escenas del cantante.

Lee también:  Visita a Singapur de dos días

Plaza Unirii y centro histórico

La estatua del inmortal príncipe Vlad en el centro de Bucarest

La estatua del inmortal príncipe Vlad en el centro de Bucarest

El centro de Bucarest lo encontraréis saliendo de la parada de metro de la Plaza Unirii. Al salir de la boca del metro observaréis una gran plaza con jardines, flanqueada de tiendas y centros comerciales y podréis atisbar las primeras vistas al gran Parlamento.

El Boulevard Unirii también siguió la moda megalómana de Ceauşescu de todo a lo grande. Como en Bucarest no tenían su propio Champs Elysée se decidió construir una avenida todavía más grande que la parisina por apenas unos metros para así confirmar burocráticamente su grandeza. Hoy en día nos ofrece una calle exageradamente grande para los propósitos y medidas objetivas de la ciudad.

Calea Victoriei boulevard, ideal para tomar shisha

Calea Victoriei boulevard, ideal para tomar shisha

Si cruzamos desde la plaza Unirii el canal del río Dâmboviţa que atraviesa el centro de la ciudad entraremos en la zona más amable e interesante del centro histórico de Bucarest. Se llama Lipscani y afortunadamente resistió las tentaciones megalómanas de Ceauşescu.

Frente a la Plaza Unirii y a las puertas del Lipscani se levanta un antiguo Caravan Sarai que servía como parada en la Ruta de la Seda en el antiguo bosque que conformaba la zona de Bucarest durante la Edad Media. Hoy en día este edificio construido principalmente en madera se encuentra remodelado en forma de restaurante con bonitas terrazas interiores.

templo-bucarest

El centro atesora una serie de edificios del siglo XIX, ruinas de la antigua corte medieval del príncipe Wallachian, algunas iglesias ortodoxas con relieves y pinturas muy interesantes y un buen abanico de restaurantes y pubs modernos que decoran las calles con buen ambiente y espíritu de terraceo.

Lee también:  Visita al Museo de Historia de Barcelona

La Plaza de la Revolución

estatua-bucarest

palacio-banca

Los acontecimientos de 1889 se vivieron intensamente en esta plaza donde podemos ver el balcón donde Ceauşescu trató de calmar a la población infructuosamente. En la misma plaza de levanta una estatua en forma de largo pincho que ensarta una especie de nube negra. Vendría a ser la instauración de la democracia dejando atrás al comunismo. De todas maneras, los locales lo conocen llanamente como el pincho de patata.

Alrededor de la estauta de recuerda a través de una larga lista de nombres los mártires que murieron durante la revolución de 1889.

Parques en Bucarest

Lago frente al Palacio de Mogosoaia

Lago frente al Palacio de Mogosoaia

Existen varios parques por la ciudad que ofrecen un agradable verde en contraste con el hormigón y el asfalto. Entre ellos destaca el Herăstrău Park, el más grande de Bucarest con lagos y el río Colentina serpenteando por su interior y amenizado con restaurantes, terrazas y bares. Entre ellos encontraréis el aclamado Hard Rock Café para los amantes de coleccionar sus camisetas en cada rincón del mundo.

El Jardín Botánico se construyó a finales del siglo XIX y ofrece un variado abanico de plantas de cualquier parte del mundo.

Centros Comerciales

edificios-bucarest

Desde que se instauró la democracia el número de centros comerciales en Bucarest no ha parado de crecer. Se contabilizar una buena docena de Malls en el interior de la ciudad y es una buena manera para descongestionar el centro y mejorar la tarea casi imposible de aparcar en las calles principales de la ciudad.

El Palacio de Mogosoaia

Mogosoaia-palace-bucharest

El Palacio de Mogosoaia

Si queréis realizar una sencilla escapada de un día a las afueras de Bucarest, el Palacio de Mogosoaia es una opción formidable. Se trata de un Palacio contruido a finales del siglo XVII de estilo renacentista para la aristocracia feudal de la época. El lugar es un espléndido jardín con lago, flores, restaurante y terrazas donde pasar un agradable día lejos del ajetreo de la capital. Durante los fines de semana lo encontraréis abarrotado de locales pero si tenéis la oportunidad de escaparos entre semana disfrutaréis de un merecido descanso entre la agradable vegetación que rodea este amplio palacio.

Lee también:  Visita a la torre Bellesguard: la joya escondida de Gaudí
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Qué ver en Bucarest: visita a la capital de Rumanía
3.33 (66.67%) 3 votos
,
Una respuesta
  1. Ameseros Viajeros 10 junio 2014

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *