¡Dadme una pinta!…¡Por Dios!

Google +TwitterFacebook

paquito despedida Hoy es Viernes Santo y por fin la compañía en la que trabajo cierra sus puertas y podemos disfrutar de uno de los días festivos irlandeses como cualquier otro habitante del país. Es lo que tiene cuando trabajas en una multinacional, cuando es festivo en Irlanda, no lo es en los Estados Unidos, Japón o Francia y te toca ir a trabajar con las calles desiertas. Aunque tiene un punto positivo, acumulamos un día extra de vacaciones y te pagan ese día de trabajo un poco mejor. ¡Y olé!.

Pero no son sólo las compañías y comercios los que cierran hoy sus puertas, sino que también lo hacen los pubs. Y así dicho suena normal, pero en un país en el que parece que hay más pubs que personas – o peor, que ovejas – no lo es. El Viernes Santo es el único día del año en el que no te servirán bebidas alcohólicas en ningún establecimiento.

Reserva tu viaje al mejor precio:

A las 12 de la noche del Jueves Santo, día previo a un festivo – o sea, que la gente sale de marcha – dejan de servir pintas en las barras de todos los pubs de la ciudad. Y esto, en un país tan amante de la bebida como Irlanda, es casi una tragedia.

Y ¿cómo afrontan/mos el tema por aquí?. Pues claramente, si hay ganas de fiesta: se tiene fiesta. El Viernes Santo se convierte el día de las house parties por excelencia. Legiones de jóvenes y no tan jóvenes soportan largas colas en los supermercados y Off Licence – tiendas de licores – durante el jueves para aprovisionarse de bebidas que serán consumidas en cualquier fiesta que se precie al día siguiente. En una ciudad en el que el 50% de sus habitantes tiene menos de 26 años y la media edad ronda los 30 – a veces me pregunto si no habrá algún tipo de campo de concentración donde tengan a toda la gente mayor que no se ve por la calle – estaba claro que alguna alternativa se encontraría.

Lee:
De policías y hachas en Mozambique

Este es el resultado de la combinación de catolicismo y pasión por la bebida en la Isla Esmeralda.

Son muchos los turistas que visitan Dublín durante la Semana Santa y se llevan la sorpresa al ver que no pueden tomarse su ansiada Guinness en Viernes Santo. Así que ya sabéis, aquí estamos todos a Dios rogando…¡pero en las casas privando!. Un saludo y ¡felices vacaciones!

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
3 Comentarios
  1. Anonymous 21 marzo 2008
  2. David 22 marzo 2008
  3. Anonymous 1 abril 2008