La prueba de los 5000 kilómetros en Nueva York

Google +TwitterFacebook

Una de las cosas que echaré de menos cuando me vaya de Dublín -aunque volveré- son las noches de tertulia y risas con mis amigos y compañeros de piso: Manu y Diego, o Charrua como le llamamos aquí.

Hoy, mientras escribía un artículo para Viajablog, Manu se descojonaba comentándome algo que había leído en el Earth: a visitor´s guide (Weird, Strange, Bizarre…and True) La Tierra: una guía para visitantes (Extravagante, extraño, estrambótico…y cierto), un libro que cuenta cosas curiosas sobre todo tipo de campos del ser humano y su entorno.

Para quien vaya a pasar parte de sus vacaciones de verano a Nueva York, quizás encuentre un evento que le pueda atraer. Se trata de una prueba atlética de proporciones desmesuradas que pone a prueba a los participantes tanto física como psicológicamente. Los participantes deben recorrer 5.000 kilómetros en 50 días -así, como suena- dando vueltas -de unos 900 metros cada una- en un circuito urbano en la zona neoyorquina de Queens.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Este reto fue ideado por Sri Chinmoy, nacido en la India y emigrado a Estados Unidos en 1964. Yo no había oído en mi vida este nombre pero, leyendo su biografía, veo que fue una persona de cierta relevancia. Atleta, filósofo, compositor, artista y escritor, creía en una vida equilibrada y plena de meditación, servicio al prójimo y tolerancia religiosa. Tuvo seguidores de renombre como Carlos Santana y fue profesor de atletismo de Carl Lewis además de sprinter y decatleta.

El corredor que ostenta el record de esta prueba la realizó en algo más de 41 días. Haciendo cuentas sale que se realiza un esfuerzo sobrehumano y no quiero ni pensar en qué ocupas la cabeza durante todas esas horas al día en que no dejas de dar vueltas a un mismo circuito. Y así casi dos meses.

Lee:
Burriac Atac! Una carrera nocturna por la montaña

Parece que la prueba goza de cierta fama y son muchas las personas que acuden al ver el evento. Sinceramente, yo creo que es una frikada y hay que estar bastante mal para hacer esto, pero imagino que cada uno tiene su forma de ser y sus motivaciones. De todo hay en la viña del señor. Entiendo algo más otras pruebas duras como la Maratón de las Arenas -240 kilómetros en 6 días corriendo por las arenas del Sáhara- en los que al menos estás en contacto con un medio natural de sobrecogedora belleza, pero dar vueltas a un bloque de edificios en Nueva York, pues no le veo yo el qué.

Pero para la gente a la que le pique la curiosidad, si os pasáis en verano por Nueva York y estáis hartos de ver rascacielos, tiendas, museos, parques…y queréis hacer algo realmente alternativo, podéis pasaros a animar a los corredores de esta peculiar prueba.

Puntúa este artículo
, ,
Google + Twitter Facebook