Polémica por el mochilero superviviente en Australia

Google +TwitterFacebook


Jamie Neale es un chaval de 19 años que, como muchos otros anglosajones, se tomó su año sabático al finalizar los estudios previos a la Universidad. En sus viajes dio con sus huesos en la vasta Australia -destino favorito para mochileros irlandeses y británicos por aquello del idioma- y estando en Sydney decidió ir a conocer las cercanas Blue Mountains.

El tío se fue para Katoomba, pueblecito que mucha gente usa como campamento base para adentrarse en la zona salvaje de las montañas; se alojó en un hostal y decidió que al día siguiente haría una ruta por la zona de arbustos y bosque que se extendía a pocos kilómetros del pueblo.

Partió a la mañana siguiente dejando móvil y pasaporte en el hostal, pensando que la excursión sólo le llevaría unas horas. Apareció, trás 12 días de búsqueda, demacrado, con magulladuras y casi muerto de inanición. Incluso sus padres le daban ya por muerto por la larga duración de su ausencia en una zona donde las noches son bastante frías en esta época del año (invierno austral).

Según contó a los medios de comunicación una vez se hubo repuesto, perdió la orientación cuando tomó la dirección errónea en un cruce de sendas. Al poco se encontró caminando por el medio de la floresta salvaje y tardó 12 días en encontrar algo que se asemejara de nuevo a una senda hecha por el hombre.

Jamie cuenta que se alimentó de semillas y raíces y dormía donde podía, cobijándose con trozos de troncos y ramas de los árboles.

Todo fue alegría y alborozo cuando rescataron al joven, sobre todo para sus familiares, habiéndose desplazado el padre a su Australia natal para participar él mismo en las labores de rescate.

Hasta aquí todo bonito y bien. Pero después surgen las dudas y los comentarios de la gente.

Reserva tu viaje al mejor precio:

El protagonista de este suceso fue abordado por un agente de celebrities que trabaja en Sydney y firmó un acuerdo con el padre y el hijo por el que tiene la exclusividad para negociar contratos sobre su historia con los medios de comunicación ingleses y australianos que se interesaran por ella.

Se rumorea que Sean Anderson, el agente en cuestión, puede haber recibido ofertas cercanas a los 30.000 euros por la historia de Jamie, provenientes de una cadena de noticias inglesa (imagino que será Sky porque ya he podido ver el programa especial que le hicieron). Otro agente del mundillo piensa que además de documentales sobre la historia, Jamie podría sacar libros y dar charlas sobre supervivencia y autosuperación en colegios.

Sin embargo, los ciudadanos de Katoomba que tanto se alegraron de verle con vida ahora le miran con suspicacia y poco respeto. La operación de salvamento llevada a cabo por voluntarios de la zona costó alrededor de 58.000 Euros y la mayoría piensa que, de ser cierto que la historia va camino de tener beneficios económicos, el inglés debería compensar económicamente a la gente involucrada en su salvamento.

Yendo aún más lejos en el tema, hay gente que levanta rumores que afirma que fue todo un fraude y un montaje dirigido a poder sacar tajada económica del tema.

Ésta no es la primera vez que se da un caso similar en Australia ya que en 2006, Todd Russell y Brant Webb sobrevivieron al colapso de una mina en Tasmania. Permanecieron sepultados por 14 días a unos 900 metros de profundidad y una vez rescatados vendieron su historia por más de 1 millón de Euros.

La verdad es que yo no creo que el chaval lo hiciera como parte de un montaje y el tema de perderse en el bosque forma parte de la aventura y el atrevimiento que suele tener la gente que se carga la mochila al hombro para hacer este tipo de viajes. Lo que sí que apoyo es que Jamie destine sus ingresos publicitarios a sufragar los gastos de su rescate.

¿Qué opináis vosotros?.

Fuente, Noticia

Puntúa este artículo
2 Comentarios
  1. Quique 23 julio 2009
  2. David 23 julio 2009