Paella en Casa César en Valencia

valencia
Una de las imprescindibles experiencias culinarias que no puede dejar de disfrutar el visitante que se acerca por Valencia es el de probar una paella de la tierra. Es cierto que en toda España se pueden encontrar variantes de este plato, ya sea con su nombre original o con el disfraz de “arroz con…”, pero, sea uno más o menos particular con sus ingredientes, como en Valencia, en ningún sitio.

Y si hay un sitio en la ciudad del Turia que yo recomiendo en particular, ese es Casa César, a medio minuto de la arena de la Playa de la Malvarrosa. Su dueño, César padre, aficionado a los coches con historia, es el orgulloso propietario de un dos caballos amarillo que ha conducido hasta el Cabo Norte, entre otros sitios, y que os podéis encontrar aparcado en el establecimiento, si no anda con él recorriendo medio mundo.

Con una abundancia de azulejos de motivos blancos y azules, y fotografías de tremendas paellas, el restaurante tiene poco más de una decena de mesas así que en temporada alta conviene reservar por adelantado. Allí me llevó mi amiga Isabel, convencida de que no me iba a arrepentir de su elección. Yo admito que me encanta el arroz pero soy una de esas personas que lamentan la profusión de “bichos” (mejillones o almejas, gambas, pollo, etc.) en el plato, porque se pasa uno la mitad del tiempo apartando, cortando o pelando, y no haciendo lo que realmente deseo: ¡comerme el arroz!.

paellaCuando llegó nuestra paella, me alegró comprobar que era tal y como la habíamos pedido, venía con sólo dos (enormes) gambas rojas rompiendo la uniformidad de los dorados granos, a los que acompañaban trozos de calamar, todo ello innegablemente recién cocinado en caldo de pescado, nada de cubitos de Avecrem o similares.

Lee también:  Locales económicos donde comer pescado en Estambul

Aunque habíamos entretenido la espera por el plato principal tomando como aperitivo una ración de ensaladilla rusa y otra de clóxinas/clóchinas (una especie de mejillones valencianos) cada uno llenó dos platos completos de arroz y la cuchara consiguió arrancarle otro medio a la paellera sin mucho esfuerzo. La jarra de sangría que pedimos, y la mesura de una botella de agua mineral, fueron el perfecto lubricante para lo que ya era un exceso calórico. Una exquisita tarta de queso con arándanos fue el postre al que conseguí crearle hueco donde parecía que no había, para terminar cerrando la sobremesa, como no podía ser menos, con un café y un chupito de orujo de hierbas.

El precio de semejante delicia fue de 30 euros por cabeza, un pequeño exceso que bien cabe justificar amparándose en que el mejor arroz, en Valencia, y si estás en Valencia, pásate por Casa César.

Dirección y teléfono de Casa César en Google Maps

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
3 Comentarios
  1. mochilero 5 octubre 2009
  2. Avistu 7 octubre 2009
  3. GIOVANNI DONVITO 30 mayo 2012