Oslo: autobuses propulsados con… mierda

Como lo oyen. Las autoridades de Oslo están acondicionando la red de transportes de autobuses de la capital noruega para que funcionen con biometano procedente de extremento humano.

Se trata de la primera iniciativa para conseguir reducir las emisiones de dióxido de carbono y conseguir la neutralidad de estas emisiones dañinas para el medio ambiente a mediados del este siglo.

La pregunta que a más de uno le vendrá a la cabeza es si empezarán a adornar las calles de Oslo con Ambipur… Por lo visto, los entendidos en el tema fecal, cuando los restos de extremento se convierten en metano el olor desaparece.

Sin duda, se trata de una buena noticia observar que países desarrollados como Noruega dejan la teoría a un lado y aplican de una vez nuevas formas de energía al uso diario.

Vía | El próximo viaje

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Lee también:  Viaja con la cámara en la gorra
Puntúa este artículo