Nochebuena viajando por el Mundo

Cena de Nochebuena en Siem Reap

La Navidad. El turrón, los polvorones, la lotería, el gordo de rojo y blanco patrocinado por Coca Cola, los Reyes Magos de Benetton, las míticas cenas de empresa donde siempre hay alguien que se maza hasta las trancas y tiene miedo a lo que se pueda decir de él el lunes y prepara su endeble defensa (“¡Yo no te toqué el culo, de verdad!”), las cenas familiares donde salen viejos rencores entre cuñados, suegros y yernos. Y los regalitos, lo mejor de todo.

Pero en dos ocasiones no he vivido todo ésto en el paraíso terrenal que es La Terreta, Alicante, mi casa.

Las Navidades del 2003 y 2009 fueron muy diferentes y me pillaron por zonas lejanas del Mundo cargando con mi mochila.

La que recuerdo con más cariño es la del 2003, en Camboya.

Rober, Eva -su novia por aquel entonces y esposa hoy- y yo cruzamos de Bangkok a Siem Reap el día de Nochebuena. Un viaje agotador por carretera y caminos de cabras para poder explorar las famosas ruinas del Imperio Khmer de Angkor Wat.

Al llegar al hotelillo al que nos llevaron, todos llamamos a casa para que nos fueran contando los preparativos para una de las noches más familiares del año. Aparte de añorar a familia y amigos, lo que más duele es cuando tu madre, al otro lado de la línea, va recitando como si nada cosas del tipo: “jamoncito serrano, lomo ibérico, langostinos, paté, chorizo de Guijuelo, caldo de cocido con pelotas…”. Te quieres morir. No recuerdas la última vez que comiste una de esas cosas.

Los 3 colgamos medio deprimidos y la gente del hotel debió notarlo porque al poco llegaron para decirnos que nos invitaban a una cena informal que tenían los empleados. Sólo éramos 4 turistas alojados y todos fuimos.

Pusieron una manta en la entrada al hotel y nos sentamos todos en el suelo. Seríamos 15 o así. Algunos hablaban inglés pero otros se limitaban a sonreir y ofrecernos cerveza, platos de pescado con especias y arroz, mucho arroz. La gente era muy simpática y, después de comer y beber, algunos nos invitaron a llevarnos en moto a una disco cercana donde -decían con orgullo- ponían música de Enrique Iglesias.

Los 3 pasamos porque el pedal que llevaba la moto era mil veces menor al que llevaban los que querían llevarnos. El ruso -el otro turista- decidió irse y a la mañana siguiente seguía vivo y decía que lo había pasado muy bien.

En el 2009 el mensaje del Rey -creo que tampoco hablaba de Urdangarín ese año- me pilló en Buenos Aires un mes y medio después de haber iniciado mi pedazo de viaje por Sudamérica.

Los tres compañeros de viaje y la novia de uno de ellos nos juntamos en el piso que habíamos alquilado en la zona de Palermo. Compramos un buen vino, unas bandejas de carne argentina y yo hice un revuelto de carne y verduras espectacular, Mattia -il piccolo bambino italiano- se encargó de la pasta y Marie de los aperitivos. Chicco, totalmente negado para la cocina, se encargaría de fregar todo al día siguiente.

Recordamos anécdotas de esas primeras semanas de viaje, hablamos de lo que nos quedaba por delante y nos acordamos de nuestras familias, como siempre ocurre por estas fechas.

Hay muchas Navidades
en la vida de una persona y no hace daño pasar alguna alejado de los tuyos pero cerca de nuevas personas que pueden merecer mucho la pena conocer. Conocer a viajeros en lugares remotos, estando ellos también lejos de los suyos, puede formar nuevas familias temporales con las que compartir momentos entrañables.

Y vosotros, ¿habéis pasado esta noche tan especial en otro lugar y lejos de los vuestros?.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
12 Comentarios
  1. Pau 23 diciembre 2011
  2. Purkinje (mapaygps) 23 diciembre 2011
  3. Quique 23 diciembre 2011
  4. Purkinje (mapaygps) 23 diciembre 2011
  5. Avistu 24 diciembre 2011
  6. pak muñoz 24 diciembre 2011
  7. Oscar 25 diciembre 2011
  8. Avistu 27 diciembre 2011
  9. Markitos 23 diciembre 2015
  10. David 24 diciembre 2015
  11. Lifeline 3 enero 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *