Francis Joyon: Navegando el mundo como el viento

Google +TwitterFacebook

Ni Juan Sebastián Elcano ni aquél simpático león que vestía elegantes trajes e iba siempre acompañado de un pequeño ratón que le llamaba – con extraño acento andaluz – “Señor Fog“. El que ostenta el record de velocidad dando la vuelta al Mundo en barco es, desde el pasado día 20, el francés Francis Joyon.

Este aventurero de 51 años decidió viajar solo en su barco alrededor del planeta, consiguiendo hacerlo en tan sólo 57 días, 13 horas, 34 minutos y 6 segundos, batiendo el anterior record – en manos del británico Ellen MacArthur desde el 2005 – en nada menos que 14 días.

Messieur Joyon confesaba a los periodistas a su llegada a Brest, su punto final al noroeste de Francia: “No tengo ninguna vocación de héroe. Mi única vocación es hacer mi labor de navegante lo mejor posible“. También aseveraba: “Estoy feliz porque he llegado antes de lo esperado y he logrado que, ahora, el record sea aún más difícil de batir“.

Pero este gran navegante y aventurero ya poseía el record antes de ver cómo se lo arrebataba MacArthur en el 2005 por un sólo día de diferencia. Ahora vuelve a sus manos confirmando el pique profesional de estos dos colosos de la navegación en solitario.

Francis consiguió esta increíble marca a pesar de estar a punto de verse obligado a abandonar por el daño que sufrió su mástil de 32 metros.

Partió desde Brest el 23 de Noviembre, rodeó Sudáfrica, Australia y la punta de Sudamérica antes de dirigirse de vuelta hacia las costas francesas. Además se apuntó varios records durante el recorrido. Cruzó el Océano Índico en 9 días, 12 horas y 3 minutos y el Pacífico en sólo 10 días, 14 horas y 30 minutos.

Hasta Cabo de Hornos, al que llegué en 35 días, el barco estaba navegando al 100% de sus posibilidades. Subiendo hacia el Atlántico, se fue haciendo más complicado y en los últimos días el barco sólo estaba al 85%, comentaba el sucesor marinero de Willy. Añadía: Sin embargo, para batir un récord como éste, lo que necesitas sobretodo es que el mar te lo permita. Como yo respeté el mar, respeté mi barco y fui alrededor del Mundo sin polucionarlo, el mar me dejó surcarlo en paz”

Bueno, ya sabéis, si de pequeños eráis unos enamorados de películas del tipo 20.000 leguas de viaje submarino o, simplemente, os aventurabais con vuestra barca Toy hasta donde vuestros padres ya nos os podían ver desde la orilla – y volvías con picaduras de medusa – quizás algún día podáis batir este récord. ¡Aunque el hombre os lo ha puesto muy difícil!

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo